Etiqueta: Zafarrancho Vilima

trajinar.

20190516_194916
trajinar en vídeo 2:11

trajinar. [530.000] Del latín vulgar *tragināre, y este de trahĕre, arrastrar, tirar de. 1. Acarrear o llevar géneros de un lugar a otro. 2. Ir de un lado a otro con cualquier ocupación o actividad. Figuradamente, manipular. definiciona. llevar, acarrear, acarrear, portear, cargar, transportar, transbordar, traer, enviar, mover, llevar, trasladar, transbordar o embarcar grandes géneros, productos o mercancías de un punto a otro. Existe trajín, trajino, trajinante, trajinador; relacionadas recua y recuero. etimológico de chile. trajinar. De una remota raíz indoeuropea tragh (tirar, arrastrar, mover), de donde traer (1140) y derivado, atraer, abstraer, contraer, distraer, extraer, sustraer, abstracto, contrato y derivados, trazar, tracción, tractor, tren, trineo, trecho, traje, retrato, retrete, retreta, retráctil, entrenamiento, entreno. corominas. trajinar (1607) del catalán traginar (1176). Familia es trajín, traiña, traina o trainera.

En andaluz coloquial, masculino de varón, trajinarse es enrollarse o pretenderlo con una mujer y, en femenino, es apañárselas una mujer para salirse con la suya.

literatura. Mª José Aguilar Rueda (Martín de la Jara, Sevilla, 1981). Siete puentes sobre el Sena. «Clara, adormecida en el trajinar cotidiano de supervivencia urbana, había olvidado sus orígenes.»

Una escritora mexicana (Susana Pagano) escribe un Trajinar de un muerto (2011), donde se demuestra que algunos difuntos no se retiran a descansar en paz sino continúan entre nosotros.

Es tan transitivo el verbo que dejo a ustedes con esta reflexión:

LA SOLEDAD DE LOS VERBOS TRANSITIVOS

La soledad de los verbos transitivos,
del latín transitivus: que pasa o se transfiere
a objeto o a persona, acusativo el caso.

La soledad de los verbos en la pizarra
buscando algún sintagma que los quiera
y nos hacen saber estamos solos
y conviene cuidar del complemento
directo o indirecto o lo que caiga.

Daniel Lebrato, Historias de la literatura

/ a Peláez, el último de la clase,
y a Zafarrancho Vilima, que me estará escuchando /


TRAJINAR
vídeo 2:11


magué.

Profesor Lebrato con Rafa Iglesias, Manu Sánchez y Álvaro Martín
Rafa Iglesias, Daniel Lebrato, Manu Sánchez y Álvaro Martín en los estudios de Radio Sevilla Cadena Ser, presentación de la revista TeVeo con Zafarrancho Vilima

MAGUÉ en VÍDEO (2:49)

magué [24.600 gugles, no en Dile] pretérito de amagar (1202), de origen incierto: a) del gótico af-maga, desamparar, y este magan, tener fuerza; b) del árabe ámag, caminar con aire amenazador.

amagar significa hacer ademán de herir o golpear, finta o engaño en el juego. amagar y no dar. Juego de muchachos como para dar a otro un golpe, sin llegar a dárselo. La amenaza del amago adquiría su flexión en pasado, amagué y, de ahí, a magué, jerga infantil.

El profesor José María Miura, criado en Triana, nos recuerda lo que era el juego (que hoy sería acoso) de –Un, dos, tres… ¡Un magué! entre niños que en régimen de cuatro contra uno y a la voz de ¡un magué! cogen a otro por las piernas y brazos y amenazan con estamparlo o lo estampan como ariete por la pelvis contra un árbol o contra un poste con ánimo castrante o anti libidinoso.

Ese un, dos, tres, se quedó en –¿Qué? –¡Un magué!, corte similar a cinco, [por el culo] te la jinco. Son variantes del premio que tenían palabras acabadas en ‑oya, ‑ón, ‑ones, ‑ajo y similares. En el esplendor de este afán poético, que se incubaba en los colegios al pasar lista el profesor, se llegó a sacar ripio o premio a cualquier apellido. Martínez: ¡atríncamela con calcetines! Es curioso, porque el masculino varón huía de contactos que pudieran parecer mariconadas o mariconerías. Sin duda, el centro de la vida era la polla y la polla, como un ídolo, había que adorarla y hacer que los demás le rindiesen pleitesía. ¡Una hermosura, la infancia!

MAGUÉ en VÍDEO (2:49)

Daniel Lebrato con José María Miura, Carmen Villalobos y perros 2016 11 10
en el centro, el profesor José María Miura

nivel de vida y maternidad.

ZV la noche del alumbrao Feria 2019 (2)

No hay derechos sin deberes y cuando los derechos no son abstractos, sino de pago o prestaciones concretas, todas las leyes de la economía coinciden: derecho que alguien no paga (porque se le dé gratuito), derecho que alguien paga. Recientemente, Pablo Iglesias exhibió el artículo 47 de la Constitución que dice que todo español tiene derecho a una vivienda digna. Muy bien. ¿Y qué? Que denuncie el incumplimiento ante el juzgado o la fiscalía y, si no, que dimita o lo deje.

Pasa también con el derecho que tienen todas las mujeres, todas y cada una, a la maternidad. El titular Una de cada cuatro madres solas vive en situación de pobreza severa, mejor podría decir la previa: la maternidad clase baja (en mujeres solas o emparejadas; en varones) aumenta el riesgo de pobreza severa o precariado.

Iglesia y clase política, en punto a natalidad, se sintonizan perfectamente: el belén se llama Estado del Bienestar. Adórelo quien se lo crea. De hecho, las ayudas a la familia a quienes más benefician es a las clases altas que, aun sin ayudas, podrían permitirse familia numerosa.

Otro día hablamos de cómo un Estado no mediatizado por la Iglesia no debería, con dineros públicos, financiar familias privadas, habiendo como hay tanta infancia necesitada que está deseando la adopción.

/ a Marcial Ruiz /

(En la foto, Zafarrancho Vilima en la caseta de Radio Sevilla Cadena Ser)


 

canotier.

Daniel Lebrato en Plaza de Armas años 60viajero con canotier, bastón de paseo y maletín

Daniel Lebrato en Plaza de Armas años 60 (2).jpg

canotier o canotié, plural canotiés [1.270.000 o 17 mil gugles]. Del francés canotier, antes canoa. Sombrero de paja con el ala estrecha y plana, y la copa baja, cilíndrica y normalmente rodeada por una cinta. Según el Etimológico de Chile, canoa aparece en el Diario de Colón el 4 de diciembre de 1492 y es voz taína, lengua hablada en las islas caribeñas, canot en francés, primero los remeros y luego el sombrero, por el empleo de esta prenda en el deporte náutico. Para Corominas es voz araucana, al sur de Chile. Canotier obligado, el de los gondoleros de Venecia.

El canotier fue el sombrero de moda en la pintura impresionista plenairista (de plein air: al aire libre) durante la Belle Époque (1871-1914). Caído en desuso entre nosotros bajo el imperio del sombrero mascota (de pellizco) tipo italiano o inglés, el canotier sobrevive, en femenino, en las bodas y, en masculino, en los sombreros de ala ancha y rígida que se ve en las ferias y en el Rocío. Famosos con canotier: Fred Astair, Maurice Chevalier, Audrey Hepburn o Coco Chanel.

Daniel Lebrato en Plaza de Armas años 60 (3).jpg

En las fotografías de portada, tomadas, calculo, por los años 60, se ve a un viajero subiendo al tren en la que fue estación Plaza de Armas de Sevilla, hoy centro comercial y de ocio. Juro a ustedes que al ver esas fotos me di cuenta de que yo, Daniel Lebrato (1954) que casi no había nacido, ya estuve allí de mayor con mi canotier y mi bastón y mi maleta. Y me acordé de las fotitos y del juego del tiempo en El resplandor, de Stanley Kubrick y Stephen King (1980 y 1977). ¡Qué horror! o ¡Genio y figura!

2015.08.13. Daniel Lebrato por Ricardo López
Foto: Ricardo López

canotier en el Etimológico de Chile

en la página Malonsilla

Buzón Zafarrancho Vilima.

Zafarrancho Vilima

mondrigón. Término utilizado en la Andalucía occidental, especialmente en Cádiz (España), para señalar al hombre homosexual. Parece que tiene origen en su parecido fonético con el término maricón, y que pudiera haber sido utilizado como eufemismo en coplas de chirigotas. (Diccionario gay en la página Moscas de Colores)

piompa. Homosexual, marica. Posible deformación de ponerse en pompa, a su vez derivada de en popa, o sea, la parte de atrás.

talega. Del árabe hispano talíqa, acción de colgar. Sustantivo femenino. 1. Saco o bolsa ancha y corta. 2. Lo que cabe en una talega. 3. Bolsa que usaban las mujeres para preservar el peinado. 4. culero o bolsa de lienzo que se pone a los niños. 5. Mil pesos duros en plata. 6. Caudal monetario, dinero. 7. Capacidad de cuatro fanegas.

zangolotino,na. De zangolotear (onomatopeya de zangl, balanceo. Mover continua y violentamente algo). Persona joven aniñada o infantil en su comportamiento y en su mentalidad.


 

majazo (golpe).

Profesor Lebrato en la Ser

vídeo 1:36

majazo (golpe con el coche) [5.610 Googles] (no en Dile), frecuente en Andalucía y Canarias. majazo es aumentativo de majo (no en Dile), mazo de hierro, y este de malleus, martillo. majar es 1. machacar, golpear. 2. golpear en la era el cereal para separar el grano de la paja. 3. coloquialmente, molestar, cansar, importunar. Manuel Garrido Palacios en Diccionario de palabras de andar por casa (Huelva y provincia) anota: majazo, porrazo contra algo. Se rompió la crisma de un majazo contra el suelo. Qué buen majazo se ha dao hace un rato el tío Usebio contra el canchal del barranco sin hacerse nada serio. Y registra majo, útil para majar. majuelo es viña joven y majada, de malla, lugar donde albergan de noche el ganado y los pastores. Familiares son majadero y majadería, quien nos machaca con su actitud o tontería y quizás majo, de origen incierto, tipo popular achulado que afecta elegancia y valentía, dicho por la impertinencia del personaje y ahí están las majas de Goya (1746-1828), la vestida y la desnuda. Escribe el crítico de arte José Ignacio Martínez Martín: el nombre de majas con que se conoce a estas dos pinturas es denominación reciente; con él se denominaba a las mujeres de clase social baja madrileña que se caracterizaban por su libertad de costumbres y su desparpajo en el trato. Ya ven cómo una misma raíz o palabra puede servir para bien o para mal. Quédense con las palabras regresivas, que son aquellas que ya no circulan pero que tuvieron que existir algún día. Si hay monaguillos es porque alguna vez tuvo que haber monagos como si haya lebratos es porque antes hubo liebres.

enlaces Etimológico de Chile, José Ignacio Martínez Martín

España va de pompis (por no decir de culo).

Como hay lenguaje de catequesis, hay lenguaje de cacutepepis, acrónimo de caca, culo, teta, peo y pis, picardías de la infancia de las que huye la Iglesia. Eufemismo eclesial y algo cursi es pompis, palabra en español muy posterior a culo (1155) o nalga (1400), con las Gracias y desgracias del ojo del culo, de Quevedo desde principios del 17 (1628).

pompis con ese o sin ese (como bajini o bajinis, nalga o nalgas). [pompi sin ese gana en internet y en Andalucía (22 a 19).] viene del latín pompa y no hay que confundirlo con otro latín pompa, ceremonia, que da pompas fúnebres.

El pompis de pompa procede de una máquina para elevar agua y, de ahí, ruido; la bomba de artillería vendría después [hay pompas de jabón y antiguamente hacer pompa era ahuecar la falda para sentarse.] Una [Dissertatio theologica de pompis satanae] Disertación teológica sobre el pompis de Satanás se publicó en Alemania en 1758. Quien decía pompi no cagaba, hacía popó. Hablen bien, caguen a gusto y ríanse del diccionario.

pompis en directo para Zafarrancho Vilima