Etiqueta: Zafarrancho Vilima

vacaciones en intimidad.

daniel lebrato íntimo vilima

Las vacaciones las suelo dedicar a mí y a quien conmigo va, origen de Agosto. Teoría del sismógrafo, escrito entre la Maga, Fuenteheridos, por la parte sierra, y las Piletas, en Sanlúcar, por el mar. Este año, agosto ha tardado en imponer su reino diez días más, hasta el 10 de San Lorenzo, efecto de la entrevista que el 22 de julio cerró en Radio Sevilla, Cadena Ser, el curso Zafarrancho Vilima con Daniel Lebrato, íntimo Vilima, audio de hora y media de duración que puede oírse (empieza la publicidad), mientras se hace otra cosa, pinchando aquí (en Ivoox) o aquí (PlayerFM), o en versión cine con imágenes y hasta en versión reducida y sin cortes publicitarios pinchando aquí, 75 minutos.

Desde el 23 de julio, que recibí el audio o podcast (esa palabra que detesto), he tenido que revisar y renombrar mi fondo de imágenes, más de 20 mil archivos, 65 gigas, para que se hagan una idea, tarea que uno tiene que eternizar sobre un buen disco duro, no en Google Fotos ni en ninguna otra nube, y es como abrir la caja de membrillo donde antes se guardaban las fotos familiares por orden de caída. Mi criterio ha sido dejar las fotos como están, al margen de los destrozos del tiempo. Tal como éramos.

Vino después formar álbumes que no estaban creados y, a los vídeos, quitarles el sonido para que no pisasen la audición. Eso me llevó a Movie Maker, el programa de Windows con que estoy familiarizado. Lo que sería nuevo para mí es el editor de audio que, al final y tras probar softwares gratuitos, me llevó a suscribir de pago WadePad, de NCH, y aprender a manejarme como técnico de sonido: solo así podría limpiar la emisión. El resultado, largo de trabajo y corto de paciencia, lo doy, día 11, para librarme de él y declararme absolutamente en vacaciones. Y pienso en mis arrobas conectadas que, por alguna razón, tuvieran interés en ponerse los cascos y ver qué dice el profesor Lebrato de su infancia y obsesiones. Hasta ayer no pude visionar con Pilar el desfile de imágenes: su opinión era imprescindible.

Por ser didáctico –esa manía de profe–, aconsejaría a ustedes poner o tener al día sus datos curriculares y hacerlo en soporte a salvo de obsolescencias: internet, el canal más sólido que se conoce tras el libro, la carta, el papel Kodak o el objeto mismo. Así, quienes estuvimos en el mundo quedaremos libres de doctorales sobre nuestra persona y obra. A cierta edad y con dominio, anticiparnos a lo que seremos: póstumos.

Debo a Álvaro Martín, mi Alvarito, ahora que él me quiere llamar papá (como pueden ver en el Tráiler de 24 segundos), su generosidad, maestría y dedicación. Estos son los enlaces a “Esta es mi vida” o “Reina por un día” con un repaso a De quien mata a un gigante (Blogspot, 2019), tan importante en el juego de preguntas y respuestas y que andaba, el pobre, algo maltrecho.

Para sentarse en pantalla, para ponerse los cascos o para salir corriendo, ESTOS SON LOS ENLACES:

DANIEL LEBRATO, ÍNTIMO VILIMA audio vídeo edición de Daniel Lebrato (75 minutos, sin cortes de publicidad)

audio + vídeo en Youtube

DANIEL LEBRATO, ÍNTIMO VILIMA solo audio edición de Daniel Lebrato (75 minutos, sin cortes de publicidad)

audio en GoogleDrive

Tráiler 24 segundos

coda.

Portada Rilke Ronda

Por no confundir cola, cola de rabo o de toro, con “lo añadido al final de una obra musical”, la cultura fue hasta Italia y se trajo la palabra coda, que allí sigue significando cola o rabo de toro, pero el pueblo qué sabe de italiano. Es el varón que acude al médico y prescinde del polla o carajo y lo que le lleva a consulta es su pene (de pana o de pena), de pen penis, cola o rabo otra vez, estilográfica en inglés (no ingles, sino english).

Gonzalo Rivas

Esto es coda –y no digresión– porque discurre detrás de un hilo que viene a mi ovillo desde Gonzalo Rivas, pasando por Tres estampas de Ronda (Málaga); Ronda donde echó Gonzalo su infancia y, con él, su hermana Carmen, Carmen Rivas Rubiales, la del Viaje al sur Rilke en Ronda. En ese libro que me ha venido como un pájaro anillado a este lado de la playa

Dedicatoria de Carmen Rivas Rilke Ronda

(“Para Daniel, por nuestro hermoso coincidir en tus estampas de Ronda: Rilke, Vilima, tu libro Hacia y Gonzalo. Con todo mi cariño, Carmen Rivas Rubiales, Ronda, julio de 2019”)

se puede leer:

«A primeros de año se compraban fanegas de picón de orujo, se subastaba el estiércol del matadero y se acordó aumentar el alumbrado en la Plaza de Lamiable para las fiestas de carnaval que ya estaban cerca. En las primeras semanas de 1913 en la misma Ronda que estaba siendo para Rilke un ‘apartado retiro’ se libraba una partida en el capítulo de “calamidades” por socorros facilitados a pobres transeúntes. No había celebración que no incluyera 100 hogazas para los indigentes e, incluso, en ocasiones se les ofrecía pan en sufragio del alma de algún finado. Pobres mendicantes a los que debió encontrar el poeta en sus paseos por Ronda como ya antes lo había hecho en Toledo o en Córdoba. De cuantos pudo cruzarse en las calles de entonces, guardará la imagen que desde París le describe en marzo de 1913 a Katharina Kippenberg: El mendigo es en España como una mano que intentase detener el destino que irrumpe embozado por todas partes; en París es sencillamente como un arbusto en donde la miseria florece antes de echar hojas.»

Concluye [eLTeNDeDeRo]: Si no queda satisfecho de biografía y geografía y conciencia social; sabiduría y compromiso, le devolvemos su dinero. Gracias, Carmen. Gracias, Gonzalo. Y gracias, Álvaro Martín y Zafarrancho Vilima que los trajo a mi vida, esta es su coda entre el jardín de senderos que se bifurcan y ríos que van a dar en la mar.

Daniel Lebrato, 31 de julio de 2019


coda de la coda.

Todos los 31 de julio son el día cristiano de Ignacio de Loyola, muerto tal día como hoy en 1556 (hace 463 años), día de vísperas (palabra antónima de coda) cuando las vacaciones valían un mes y ese mes era, en nuestro hemisferio laboral, el caluroso agosto. Sobre esa base, queden ustedes con esta Teoría del sismógrafo:

Ignacio de Loyola, sacerdote vasco y santo, prototipo del noble caballero de la cruz y la espada, fundador de la bulliciosa Compañía de Jesús, privilegiada por bula pontificia del mare magnum, como decir nostrum pero de los siete mares y cinco continentes para la mayor gloria de Dios, aconsejaba a los suyos no hagáis mudanza en tiempos de mudanza, no os mováis cuando todo se mueva, lo que viene a ser un modo, y seguramente el mejor, de inventar el sismógrafo. Nacido al mundo en Azpeitia, 1491, y bautizado Íñigo López de Recalde o Ignacio d’Óñez y Loyola, murió en Roma la tarde del 31 de julio 1556 años después de su señor Jesucristo, de quien fue peregrino. Los ángeles del Vaticano repartían propaganda del cielo en vacaciones.

Daniel Lebrato, escrito en Agosto

Estos son los enlaces:

Hacia,

Gonzalo Rivas, por Álvaro Martín,

Carmen Rivas Rubiales, por Paco Correal.


Carmen Rivas Rubiales

homenaje.

Daniel Lebrato CM para agency-resources 2

homenaje (desde 1140) [104 millones de gugles. francés: hommage; inglés: homage], del occitano o lengua de oc o provenzal a través del catalán homenatge. De ome, hombre, en el sentido de “es mi hombre”, mi vasallo:

  1. Acto o serie de actos en demostración pública de admiración y respeto que se celebran en honor de alguien o de algo. Sinónimos: celebración, fiesta, devoción, respeto, reverencia.
  2. En la Edad Media, juramento solemne de fidelidad hecho a un rey o señor y, de ahí, sumisión, veneración, respeto hacia alguien o de algo. Sinónimo: vasallaje. Hay además pleito homenaje y torre del homenaje.

En agosto 2019, la noche del 22, a las 22, Álvaro Martín, de Zafarrancho Vilima, entrevistó en la sección Íntimo Vilima al profesor Daniel Lebrato, en la que daría “la cara humana de un personaje que lleva con nosotros desde el primer programa. Siempre lo echamos del estudio, pero hoy ha venido a quedarse y contarlo todo, incluidos sus años locos en la movida”.

Daniel Lebrato se lo tomó como un honor, un verdadero acto de homenaje y días previos preparó una estrategia para salir en la foto protagonista y comunista a la vez, partidario de lo social que iguala y partidario de él como rey solo, estrategia que tituló y comparó con La física del color:

Se llama ‘síntesis aditiva’ al color blanco suma de los otros colores. Para ser tú mismo el color blanco, lo mejor y más fácil es ser la suma de todas las personas que imaginarte puedas: 7.8 millones de sétúmismos. Esa suma elemental te dirá si tu tatuaje, tu melena, tu corbata, tus zapatos, tus tacones, tus chanclas, tus faldas o pantalones, tu velo o tu tapado islámico, tienen algo de original. Por no hablar de tus ideas y de tus escomoyodigo, que se despachan por cáterings a mogollones, o de las liturgias a las que acudes por pura emulación social: emparejar, casar, bautizar, criar, comunionar, ir al tanatorio, morirte de ser copia de copias que te han copiado encima.

Para ser uno mismo, lo mejor es no ser ni siquiera quien eres. O prepararte a ser todos los hombres y todas las mujeres. Entre el túmismo mayoritario y el túmismo de cada quien, Daniel Lebrato daría toda su singularidad, todo su no parecerse a nadie, por que no hubiera nadie sin ropa.

–¿De uniforme?

–¡De uniforme!

–No me lo puedo creer -espetó la doña Incrédula.

–Es lo que tiene, señora, ser comunista y no parecerlo en absoluto.

¿Ser quien soy? Tomé de Borges la idea de lo que pesa ser quien uno es. Y tomé de Pepe Fernández, entonces director de Radio Sevilla Cadena SER, lo que cuesta ser en la Ser. Hoy los Borges y los Fernández me sonríen vía Álvaro Martín. Como hay quien acaba hasta los huevarios, habrá quien acabe hasta los cascos. Este es el enlace a la entrevista: Daniel Lebrato con Álvaro Martín en la Cadena SER.

Foto portada: Daniel Lebrato, CM para @Bussines.Twitter, impartiendo al grupo becario de Zafarrancho Vilima.


 

el día que dejé la política.

img-20190706-wa0002

Nunca me ha interesado la política de nombres propios, protagonistas que acaparan la cosa pública. Solo los movimientos de masas. Ideas sin masas y masas sin ideas no van a ningún sitio. EL TeNDeDeRo cierra hoy su reflexión política. En esta estupidez que se llama España en funciones no me busquen con pretextos o causas dictadas por el Estado del Bienestar, como igualdad, feminismo, animalismo, oenegés para salvar el medio ambiente, la infancia o el planeta. No, padre. ¿Enmiendas parciales al sistema? A la totalidad, siempre.

A 230 años del libertad, igualdad y fraternidad y a 102 del proletarios, uníos, y de todo el poder a los soviets, aquellas divinas palabras en que un día creyó la humanidad bien pensante vienen a dar a Trump, Macron, May, Merkel, Salvini, Macri o Bolsonaro; a Putin; al último emperador, todavía; a Estados islámicos que tapan a las mujeres, y a ellas les gusta. Una llama de la Generación Podemos ardía en Grecia, ya se ha extinguido. Aquí en España –salvo que alguien me diga qué sigla me he perdido, qué partido o movimiento, que no me he enterado– quienes estuvimos en el albor de un nuevo porvenir ya sin Franco hemos venido a dar a tres ríos que van a dar en la mar, que es el morir: Alberto Garzón, que recoge las aguas de lo que llovió el Pce en 1977; Pedro Sánchez, por lo que fueron las ansias de cambio con el primer Psoe, 1982; y Pablo Iglesias, ¡con lo que fue el tsunami de Indignaos!, de Democracia Real Ya! y del 15-M! Veinte años después, no son, no somos nada.

La Revolución francesa pudo acabar con el Viejo Régimen: no quiso. Las revoluciones soviéticas quisieron acabar con el Nuevo burgués capitalista: no pudieron, no supieron o no las dejaron. Hoy buscamos en Google anticomunismo y comunismo (sistema que el mundo no conoció) y obtenemos más resultados que el capitalismo que nos envuelve y que, curiosamente, nadie quiere nombrar. Y aún dirán, si les preguntan, que lo importante es ser positivo, hacer cada uno lo que pueda.

Queden ustedes con la parte más jovial y positiva de Zafarrancho Vilima recomendada por este que es el serio de la película. Y adiós.


Foto portada: © LeMonge (2019)

chupapostes.

Daniel Lebrato sentado en Monte Algaida

chupapostes en vídeo (1:48)

chupapostes [862 gugles] (ni en Diccionario ni en Wikipedia). En fútbol informal y antes de la invención del fuera de juego, el chupapostes era el que se quedaba todo el partido junto al portero rival sin correr ni moverse esperando un balón pasado o rebotado para poder marcar. chupar es voz onomatopéyica: absorber, mamar, tragar y, en deportes de equipo, abusar del juego individual. En Cuba es detener (la policía). En Venezuela, fumar. chupar del bote, aprovecharse. Familiares: chupada, chupete, rechupete, chupetón. No confundir con ¡chupi!, que viene de ¡yupi!, interjección.

poste, latín postis, jamba de una puerta. chupapostes es palabra de muy poco uso. Así se llama un tuitero y una revista en WordPrees dedicada a temas de fútbol. Se lee en la página Derrotismo Ilustrado: El chupapostes era un clásico de los partidos de fútbol del colegio. Era un ser despreciable cuya única habilidad era la de quedarse pegado a la portería contraria esperando a que alguien se la echara o, en su defecto, a que algún balón rebotado le llegara de casualidad. En ese momento le metía una patada a la pelota, normalmente marcaba gol (era divertido ver a niños de metro cuarenta cubriendo porterías de tamaño profesional) y lo celebraba como si fuera Maradona en aquel partido contra Inglaterra.

Para combatir el chupapostes se reglamentó el fuera de juego (offside; no offgame), expresión que por sí misma ya es bastante divertida y que casi nadie, no especialista en fútbol, casi nadie la entiende. Sean solidarios, no chupapostes, y que no les pille la vida en fuera de juego.

Daniel Lebrato sentado en Monte Algaida

chupapostes en vídeo (1:48)

paripé.

paripé. [338 mil apariciones en Google] En el Dile, desde 1936. [1]

Del caló paruipén, cambio, trueque: fingimiento, simulación o acto hipócrita. hacer el paripé (en Cuba, hacer la muela; en Argentina, hacer biógrafo) es presumir, darse tono.

En Wikipedia, entradas:

Literatura posmoderna: “Colapsando toda distinción entre sueño y realidad, moralidad y crimen, paripé y vida real, espectáculo y religión, muchos dramaturgos europeos siguieron la línea demarcada por el teatro de lo absurdo”.

El gran marciano: “Más tarde Nacho Rodríguez descubriría la inocentada y sería avisado por sus compañeros para que continuase con el paripé”.

Ramón J. Sender, La tesis de Nancy (1962): “Sólo hay paripé si hay frustración. Y cuando lo hace un comprador de lana a veces lo trasquilan. Dice Borrow que los gitanos ingleses usan la palabra paripé añadiendo una n: paripén”.

Gitanismos agudos en ‑é hay un montón: calé, gaché, chavoré, batipuré, lentré, cascañé. Pueden verse en la página El caló, idioma del pueblo gitano.

paripé es de esas palabras racistas de origen (en boca de payos y por lo gitano asociado a lo falso), pero simpática y expresiva y libre ya de connotaciones peyorativas desde el momento que el hablante no vincula el significante con el significado social cuando la palabra fue adoptada. Caso igual a morisqueta, término procedente de morisco y moro en tiempos de Reconquista, que ya usamos sin ánimo de superioridad. Peor es meter la pata en casa del cojo, dar de mano en casa del manco o tener buen ojo ante la ciega que nos vende el cupón, por decir frases o locuciones en castellano viejo que, sin embargo, pueden molestar. Hablen bien, hablen libres y que sea verdad la máxima de Mariano José de Larra: solo el sable es peligroso; la palabra, nunca.

[1] DILE o Dile es el acrónimo de Diccionario de la Lengua Española, también DRAE. El DILE comparte siglas con el Diccionario Latinoamericano de la Lengua Española, con sede electrónica en Argentina.


Manu Sánchez.

20190503_115515

Conocí a Manu Sánchez vía Álvaro Martín y Zafarrancho Vilima, invitados por Manu a un directo de La cámara de los balones. Fue en el Centro Cívico de Castilleja de la Cuesta la tarde noche del martes 5 de marzo. Manu me pareció más alto que en la tele, y de un choca esos cinco de varón cabal, ni flácido ni macho macho. Lo poco que hablamos (había minutaje y escaleta) me confirmó el amor de MS por la etimología:

–¡El Profesor Lebrato, supongo!

–Exageraciones de Alvarito, Manu: el secreto del profesor es rodearse de buenos avíos.

Yo aquel día iba sin mi ordenador, así que tendría que esperar la palabra que Álvaro nos fue a proponer como experiencia piloto sobre la marcha, la palabra trajinar.

–Vendrá de “traíña”, de traer, improvisó Manu.

–Yo hubiera dicho de “traje”, por vestido o apariencia, respondí.

Semanas después, coincidimos con Rafa Iglesias, de la revista TeVeo, en el estudio Radio Sevilla de la Ser donde trajinar se grabó, y nos hicimos la foto. De lo más compartido en lo que va de Zafarrancho Vilima.

Otro día tuve ocasión de visitar 16 escalones, la productora y estudio de Manu Sánchez en Dos Hermanas. Manuel Sánchez Vázquez, 33 años, empresario y con un pie en la Ser, en Canal Sur, en la Sexta o en Telecinco, es de esos hijos que uno no hubiera querido tener, de tan pronto como nos aventajan a sus padres. Desde luego, el manejo de pizarra que ha hecho célebre a Manu Sánchez ya lo hubiera querido para sí el profesor Lebrato.

Lo único que repararía en Manu Sánchez sería el conflicto Norte Sur o Cataluña Andalucía al que acude, supongo, por pillarle la vena fácil a un público tan nacionalista andaluz como el nacionalista catalán. Seguro que Manu, cuando vuele más alto y más lejos, y cuando Cataluña alcance nítidas mayorías por su independencia o su contrario, aceptará lo que él tan bien ha explicado en su pizarra sobre otras geografías, ya sean Estados Unidos o antigua América española. A siglos luz del conócete o sé tú mismo,[1] nos daremos la bienvenida a la república de nuestra casa (lema de Ikea) y el derecho a decidir puertas adentro lo que más nos guste. Lo dice un sevillano nacido en Barcelona (1954) como barcelonés de cuna fue Fernando Mansilla (1951).

Viernes, sábado y domingo, 21, 22 y 23 de junio 2019, Manu Sánchez se encierra en el Cartuja Center de Sevilla con El Rey Solo, El Último Santo y El buen dictador, su trilogía sobre Monarquía, Iglesia y Estado. Pedazo encierro. Pasen y vean. Luz a la gente que luce con luz propia.

/ a Fernando Mansilla, póstumo /

[1] conócete a ti mismo. Según la Wiki, se lo disputan Heráclito, Quilón de Esparta, Tales de Mileto, Sócrates, Pitágoras o Solón; y Pausanias lo vio inscrito en el templo de Apolo en Delfos.