Etiqueta: [La corte del rey bobo]

Daniel Lebrato en La Corte del Rey Bobo.

img-20190828-wa0000

Lanzo al mundo del conocimiento y al conocimiento del mundo LA CORTE DEL REY BOBO, libro que le gustará si le gusta alguno de estos tres episodios, que sirvan de muestra. Por lo demás, el libro es gratuito, de fácil lectura en dispositivos, y a disposición. Quien lo desee para impresora no tiene más que pedir el pdf. Sus lemas son los del Arcipreste sobre el Buen Amor: ande de mano en mano a quien quier lo pidiere, y de Hermann Hesse, El lobo estepario: el precio, por persona, es la cordura.

LA CORTE DEL REY BOBO
Llegaron a la corte del rey bobo
de otras cortes queriendo conocella
pues eran fama sus maridos bobos
y sus mujeres bellas y doncellas.
La corte del rey bobo era una joya
cuando iba el rey con los maridos bobos
a esas cruzadas, las mujeres bobas
rodeadas todas de guaperas pollos.
Decíanse y contábanse bobadas
de amor en filtros, de Tristán e Isolda,
que frailes bendecían con su labia
y vates bateaban por Europa.
Ginebra y Lanzarote sacan nota.
Y un rey también. El bobo, no. El idiota.
*

MOBILE WORLD CONGRESS BARCELONA
Por fuertes y fronteras vinieron hasta el rey
caravanas con artes de cambiar la guerra, el mundo.
Pero ellos, incapaces
de leer las rayas de la mano del futuro,
solo estuvieron pendientes de si al rey salía
la corte en pleno o si faltaba
algún embajador a recibirlo.
*

EL DISCURSO DEL REY
De tanto oírse llamar en tercera persona
su ilustrísima, su señoría,
su santidad, su eminencia, su excelencia o su alteza,
extravían el tratamiento y en las noches
de invierno, cuando sus mujeres les riñen porque roncan
llegan a creer que su etcétera no está o que no son ellos.
Por eso, cuando nadie las ve, sus majestades
(que esa es otra: concordar femenino y plurales mayestáticos),
mientras los demás se tocan los huevos o las narices,
ellos, el cetro, la vara, la mitra o la corona,
el sello o el anillo.
Y al hablar se hacen un lío.
*


DANIEL LEBRATO EN LA CORTE DEL REY BOBO

se presentará próximamente
en la Asociación Científico Cultural Cisco de Picón,
Carbonería en calle Parras 2, Sevilla.


foto portada: Paloma Cantero


lo último en la guerra de las galaxias.

Extravertida Editorial

Leído en la contraportada de una novela publicada bajo el sello Extravertida Editorial:

«Si deseas el ebook o libro electrónico de este libro, envía una foto con tu nombre escrito o con tu sello ex-libris en la página cinco, donde se sitúa el título, y envíanos esa foto a editorial@extravertida.es. Recibirás el ebook en varios formatos gratuitamente por correo electrónico.» A todo esto, la página 5 del libro no existe: la numeración ¡empieza en la página 13!

página 13

El episodio, que es materia propia de Tinta de calamar, se comenta por sí solo. La república de las letras ha pasado, en pocos años, del elogio del libro de papel, a perder los papeles. La metamorfosis de la autoría ha recorrido fases que, en resumidas, suponen optar la obra larva a premio literario o demanda editorial, a ser quien se postula o quien se autopublica a su costa y hasta faltarle el respeto, como altiva mariposa, al público que consuma o defienda el consumo de la literatura en digital.

Es el último episodio de la guerra de las galaxias entre Galaxia Gútenberg y Galaxia Google o Internet. Este lance en la Extravertida pasará a formar parte de La Corte del Rey Bobo, especie de Tinta de calamar másmenos coplera y ripiosa. Próximamente, en Blogspot.

Extravertida Editorial

Si esto es el hombre.

La Luna de Méliès

El año 19 vino muy bien a la España borbónica, pelota como ella sola, la celebración de la llamada Llegada del hombre a la Luna como si hubiera sido perla de la Corona de Castilla, gesta de Colón o Sebastián Elcano.

Hay que recordar que el Gobierno llevaba meses en funciones. Por miedo a remover monarquía o república y por miedo a la cuestión federal, no se habían atrevido a lo más fácil: reformar Constitución con ley electoral. Y la nota que daba la clase política era particularmente baja, casi la misma que daban sus votantes.

–A los 50 años del viaje a la Luna, pues -se frotaron las manos en el Consejo de Rtve-, cumpleaños feliz que ameniza el verano y distrae de otras efemérides. (Entre todas, los cincuenta años del Proceso de Burgos, reactivo de luchas obreras y estudiantiles que dieron a España su particular Mayo francés.)

–¡A los 50 del Apolo! y ¡a toda tele!

La llegada del hombre a la Luna (1969) fue una película de La Nasa, con Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins. La película cuenta cómo estos tres, en los papeles de astronauta, salieron de Cabo Cañaveral, Florida, Tierra, el 16 de julio de 1969 (el 16 quizá por ser el día de la Virgen del Carmen) para llegar a la Luna el 20, y el 21 darse un ingrávido garbeo transmitido en directo por todas las cadenas del Imperio. Armstrong y su previsible frase; Armstrong y Aldrin como parejas míticas del cine; Armstrong, Aldrin y Collins como los Tres Mosqueteros del espacio, todo, todo, contribuyó a un éxito (sobra decir:) sin precedentes.

Cincuenta años después, la revista eLTeNDeDeRo demostró científicamente algo con lo que se había estado especulando en círculos de actividades anti americanas: la película no fue un documental basado en hechos reales, sino montaje o ciencia ficción dentro de los clásicos del género fantástico.

–Llegar, llegaron, claro que sí. Lo que se discute es que los tres del Apolo 11 fueran humanos. Militares, sí. Espías, sí. Al servicio de una única bandera, sí, y no de la Onu. Y en alta misión secreta y de guerra de bloques.

Si, a la salida de un campo de exterminio nazi, Primo Levi se preguntaba si esto es un hombre (Se questo è un uomo), mismo derecho tenemos los supervivientes del exterminio Usa (desde Hiroshima y Nagasaki: Corea, Vietnam, de Israel y tanta Guerra del Golfo) a no mezclar nuestra humanidad con la suya, nuestra paz con su guerra, nuestra carrera por la vida con su carrera de armamentos, por no hablar de sus guerras comerciales. Donde Estados Unidos pisa –supongamos la Luna– no vuelve a crecer el hombre.

–¿Armstrong, el Hombre?, ¿Armstrong, la Humanidad?

–¡Venga ya!

[ Manuscrito hallado en La corte del Rey Bobo ]

Foto portada: La Luna, de Méliès, fotograma cartel de la película (1902)

elecciones en la corte del Rey Bobo.

◊ leer en horizontal ◊


LA INVENCIÓN DE LA URNA

Para no andar a hostias todo el santo día,
de Grecia se trajeron el pacífico invento.
Y en días sucesivos estuvieron pendientes
del rabillo del ojo de su Rey, que lo era
por la gracia de Dios, no se olvide.
–Como una hucha de cristal de planos paralelos
-explicaba en su pizarra, base por altura,
el vendedor de aquella geometría fabulosa-.
–Para lelos -murmuraba el Rey entre dientes-.

*


LA INVENCIÓN DE LA IZQUIERDA

Antes del nuevo arte de comer (con cuchara y plato
para no meter los dedos en la sopa
puesta al centro de la mesa), la derecha era
la mano de la espada y la que daba Dios
a los justos en la Comedia del Dante,
a Adán en la Sixtina y al buen ladrón en el Calvario.

Se hizo diestro el canon, lo maestro y hábil,
lo astuto, lo sagaz, lo chic y lo torero,
dice el vulgo. Y zurdo, sinónimo de atroz
y mal nacido, cosa del diablo o mal augurio,
como los pájaros que a despedir salían
por su siniestro lado al héroe hacia el destierro.

Y así, a los nuevos tiempos y cabildos
(pues no era plan quemar a tanto hereje:
¿quién araba los campos?, ¿quién pagaba los diezmos?),
se dio a los pobres un espacio hasta entonces
vacío o de servicio, para legos.

–Yo era el Rey de la Corte y soy ahora
Rey de las Cortes -iba pensando el bobo
camino del Discurso de la Corona.

*


LA INVENCIÓN DE LA CARTA MAGNA

Se puso de moda la democracia y había que darle
al pueblo libertad de pensamiento y de expresión.
El Ministro de Ideas tuvo una idea.
Todas las ideologías serían permitidas,
los derechos humanos como el habeas corpus,
el sufragio o la justicia universal.
Habría partidos políticos pero
la patria y la Corona no se pondrían a discusión.

*


LA INVENCIÓN DEL SUPREMO

De lejanas cortes y extrañas embajadas
llegaban hasta el Juez Supremo a conocerlo
pues eran fama sus sentencias, todas
de original y copias, de tribunal cum laude,
contra quienes a aquel buen Rey
(que había patentado el Estado del Bienestar
permanente revisable, la democracia perpetua,
el banquillo eléctrico, la cámara de paz con su
Constitución armada) tocara o tocase los borbones.

*


LA IZQUIERDA NACIONAL

La izquierda imaginaria, que a la calle
sacaba la bandera y que al Rey y a la Razón
de Estado obedecía, y al Día de la Patria,
y al himno nacional, se admiten letras,
juraba por sus muertos (muertos
de un pasado federal por la República)
que ser nacionalista era absoluta-
mente incompatible con ser de izquierdas.

*


Daniel Lebrato en La Corte del Rey Bobo


la invención de la izquierda.

Daniel Lebrato en La Corte del Rey Bobo
Daniel Lebrato en la corte del rey bobo.


ANTES DEL NUEVO ARTE DE COMER (CUCHARA Y PLATO

para no meter los dedos en la sopa
puesta al centro de la mesa), la derecha era
la mano de la espada y la que daba Dios
a los justos en la Comedia del Dante,
a Adán en la Sixtina y al buen ladrón en el Calvario.

Se hizo diestro el canon, lo maestro y hábil,
lo astuto, lo sagaz, lo chic y lo torero,
dice el vulgo. Y zurdo, sinónimo de atroz
y mal nacido, cosa del diablo o mal augurio,
como los pájaros que a despedir salían
por su siniestro lado al héroe hacia el destierro.

Y así, a los nuevos tiempos y cabildos
(pues no era plan quemar a tanto hereje:
¿quién araba los campos?, ¿quién pagaba los diezmos?),
se dio a los pobres un espacio hasta entonces
vacío o de servicio, para legos.

–Yo era el rey de la corte y soy ahora

rey de las cortes -iba pensando el bobo
camino del discurso de la corona.

*

LA INVENCIÓN DE LA IZQUIERDA
Daniel Lebrato
en La Corte del Rey Bobo


 

Foto en el Bar Casa Rafita, Miguel Cid, 82, Barrio de San Lorenzo, Sevilla.

 


 

COPLAS POR SEMANA SANTA.

Resucitado

COPLAS POR SEMANA SANTA
en campaña electoral ([1])

1.
La Borriquita le llaman
a quien ni pone ni quita
la democracia, esto es:
yo voto, yo, no el Procés.

2.
Yo voto, yo, no el Procés,
que es de derechas, yo izquierda.
¿Presos políticos? No. Po-
líticos presos, joder.

3.
Lo de Jesús ante Anás,
Caifás o Poncio Pilatos,
son pasos “de tribunal”;
lo del Procés, lavamanos. [2]

4.
–¿Qué preso queréis que os suelte?, [3]
¿a Bienestar o a Procés?
–¡A Bienestar, Bienestar!
Procés, a la cruz con él. [4]

5.
¡Votadnos, por Dios, votadnos!
a Izquierda Unida Podemos,
o al Psoe que está en los cielos:
¡Votadnos, por Dios, votadnos!

6.
¡Que está en peligro la España

del bienestar conseguido!
(El cuenta burros ve cuatro.
Con el que él monta son cinco.) [5]

7.
Al malo de la película
–quien no pensaba votar–,
por su abstención llaman Judas,
a falta de Barrabás.

8.
Después de tanto milagro
(salarios dignos, pensiones),
agonizó: –¡Progre!, ¡Progre!,
¿por qué me has abandonado? [6]

9.
–Resucitó. Aquí no está
cadáver ni quien lo dijo.
–Esto va a ser que el muy hijo
de puta ha vuelto a ganar. [7]

10.
Cuarenta días, Cuaresma;
cincuenta, Pentecostés;
ya está el Rocío en la Aldea:
Adviento y vuelta al Belén.


[1] España, Elecciones Generales, 28 de abril de 2019. En las noticias coincidió Semana Santa con campaña electoral y Juicio al Procés.

[2] Otra versión: lavaplatos. Inhibición de la izquierda ante el Procés.

[3] Mateo 27:17

[4] Otra versión: que es quien nos da de comer.

[5] Sobre la fábula del hombre que tenía doce burros y al recuento olvidó el que él montaba y contó solo once alarmado porque le faltaba uno. Lógicamente, el burro era él.

[6] Padre, Padre, ¿por qué me has abandonado? (Mateo 27:47).

[7] El hijoputa debe de ser la derecha, que la izquierda daba por muerta.


 

8 de marzo.

8 DE MARZO
El éxito de aquel día (que empezó siendo
de la mujer trabajadora) fue tal,
que acabarían declarándolo
festivo y regalando a las mujeres
pancartas feministas El Corte Inglés.

*

EL HILO INVISIBLE
(Phantom Thread, 2017)
Montadas en sus tacones de aguja,
con sus escotes de arte y ensayo,
las ganadoras del Óscar, o nominadas,
desfilaban por la alfombra roja,
unas de otras envidiosillas del premio,
del peinado o del vestido o de la cola
que traerían colas de público y cadenas
de todo el mundo.
Prada o Giorgio Armani o Valentino
o Reynolds Woodcock en su película
tenían las llaves del costurero de las reinas.
Pero ellas, dignas y unánimes, cuatro días
antes de aquel 8 de marzo, juraban todas
por sus muertas que estaban contra
los estereotipos femeninos.

*

CONVENIO COLECTIVO
El trabajo doméstico, la casa, la familia,
no está pagado con nada y es el casi
40 por cien del PIB según la EPA,
decían unas, o habría que pagarlo
como cualquier trabajo, gritaban otras
del Sindicato Sus Labores (S.L.)
ante la patronal de sus maridos
Mimujer y Misniños S.A.

*

Daniel Lebrato
La corte del Rey Bobo