Etiqueta: fiestas

San Fermín.

Toros
SANFERMINES
y sanferminas:
¡Déjenlo ya!
Háganlo por la mejoría de ustedes
y por los toros y vacas
en general.
*


Anuncios

policía.

Lío nazareno RAFAEL_IGLESIAS

Desde los sucesos que perturbaron la madrugá del año 2000, la Semana Santa de Sevilla (y otras partes) se apunta a más de lo mismo: a que haya mucha, mucha, policía. La palabra policía (del griego organización política, gobierno) designa tanto (1) cuerpo encargado de velar por el mantenimiento del orden público y la seguridad ciudadana, como (2) buen orden que se observa y guarda en las ciudades. O sea, que policías hay tres: la que sale de uno, como educación cívica; la escrita en ordenanzas que se cumplen y la impuesta uniformada: Local, Nacional o Guardia Civil. La diferencia es: cuerpos y fuerzas de seguridad cuestan una pasta y, encima, no aportan al pib absolutamente nada: ni bienes de consumo ni valores de cambio (como sería el caso de la industria de armamento, que sí produce beneficios a través de la exportación).

Entre campañas contra el acoso y maltrato (principalmente a las mujeres) y macabras noticias de sucesos, la tendencia en los últimos telediarios es a reforzar y reforzar seguridad y vigilancia, que habrá que preguntarse quién las paga. Si en lo que pasa en la calle un día cualquiera hay mucho de impredecible, no así en el caso de espectáculos previstos como partidos de fútbol o procesiones de Semana Santa. Y ahí los gastos de policía que los paguen de su bolsillo convocantes y beneficiarios: clubs de fútbol y afición; cofradías y público cofrade. Pero dejen ya de pedir más y más policía (que son también prohibiciones de aquí no se puede estar o por aquí no se puede pasar), que hay mucha Sevilla que pasa de procesiones y hay quien se va al campo o a la playa, donde también hace falta mucha, mucha, policía.

¡Ah!, y a la vuelta, que no nos encontremos la ciudad hecha una mierda llena de cera y peligro para caminantes, motos y bicicletas. Quien manche, que limpie y deje la ciudad como estaba. Bastante hace la ciudad, que cede sus espacios. Y, si no, ya saben: procesiones en carrera oficial por el Estadio de la Cartuja, pasando por caja igual, igual que pasa por caja la afición del Betis o del Sevilla.


 

dafo: cenizas o polvos enamorados.

Analisis_FODA

Se llama dafo a un organigrama a favor y en contra, ventajas e inconvenientes, de una empresa, institución, proyecto o persona. La gráfica del dafo adopta la forma de una margarita que hubiera que deshojar para adivinar el porvenir. Hoy, más que nunca, mi amiga Dafo está hecha un lío y llena de contradicciones. A favor, tiene la f de fortaleza y la o de oportunidades y, en contra, la d de debilidades y la a de amenazas. Mi amiga Dafo ha sido y es también Foda y Dofa (en inglés, Swot: strengths, weaknesses, opportunities y threats). Sin entrar en más detalles de su nombre, hoy, miércoles 14, Dafo puede elegir entre el Día de los Enamorados o el Miércoles de Ceniza. Si elige el Día de los Enamorados, mi amiga aún pudo escoger entre este 14 de febrero o el día 3 que ya pasó. La clave está en las cigüeñas, a las que se asocia el renacer de la vida y el amor y la natalidad cuando la sangre alteran los días más largos: a Inglaterra tardan más las cigüeñas en regresar. Atiendan, si no, al “por San Blas, las cigüeñas verás”, refrán de experiencia que sitúa entre nosotros todos los 3 de febrero como nuestro auténtico San Valentín. Miércoles de Ceniza, pues, decide Dafo, frente al día de ayer, Martes de Carnaval que encima fue martes y 13 tenido por de mala suerte. La ceniza significa el recuerda, hombre, que te has de morir, que polvo eres. ¿Polvo enamorado? ¡No!, replica airada doña Cuaresma: 40 días de aquí al Domingo de Resurrección sin más polvos que los de Valdés Leal en sus pinturas del Hospital de la Caridad. ¡Veremos!, responde por lo bajini don Carnal el del Libro de Buen Amor (1330‑43). Vencerá doña Primavera y vencerá don Amor pero ¿qué comerá Dafo todos estos días? La Cuaresma de Juan Ruiz admitía pescados en la dieta (ahora llamada mediterránea) pero el pujante vegetarianismo ha extremado sus posturas hasta llegar al ser vegano que excluye cualquier animal de la mesa, de la ropa y de objetos personales: no cuero, no pieles, nada que haya respirado o tenido ojos. La última pregunta se la hace Dafo leyendo a Margarita Yourcenar. Margarita tenía que ser. ¿Acaso, cuando las arrancan, no sufren las lechugas? En lo que queda del siglo 21 la coincidencia entre Enamorados y Ceniza volverá a darse en 2024 y 2029, o sea, piensa Dafo, todavía me puede felicitar lo que él quiera el abuelito y mi novio y yo tendremos los polvos que nos pida el cuerpo. Si es que el idiota y yo seguimos juntos. Les dejamos con Quevedo en Amor constante más allá de la muerte:

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera:
mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.
Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido,
su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.
polvo serán, mas polvo enamorado.


/ a Javiero /

culto, cultura y fiestas populares.

portadaCD_Culto_VS_Cultura

RAP CULTO CONTRA CULTURA por Juan Caracol y Rafa Iglesias


cinco felpudos para entrar en fiestas populares.

uno.

Las fiestas tienen su explicación en el calendario que imponen el trabajo y la cultura. La fiesta no anula la explotación del hombre por el hombre y mantiene separados el altruista concepto del bien común y el personal concepto del bien particular. El verbo del trabajo es deber, deber de deuda y deber de obligación, y su opuesto o antídoto es el verbo poder: diviértase quien pueda.

dos.

La cultura presenta dos caras: racional, una, que es el saber; y emotiva, otra, que es el querer; polos que han sido representados por el árbol de la ciencia (o del conocimiento del bien y del mal) y por el árbol de la vida. Entre el egoísmo y el altruismo, entre el saber y el querer, entre el deber y el poder, la fiesta padece las mismas contradicciones que los días de labor. Y es vano, y falso, el intento de la antropología (de la conservación) que quiere ver en la fiesta valores de excepción o transgresión a una norma cotidiana. Fatalmente, no lo es. Don Carnaval es hijo, bueno y dócil, de doña Cuaresma.

tres.

No os engañen las voces que, aljofaradas y olorosas, oiréis hablar de las fiestas de primavera como exaltación de la vida y los sentidos, cosas así. Que por mayo era, por mayo, canta el romance del prisionero. Ni por mayo ni por abril. El mundo es el que es y en primavera nos limitamos a percibir un efecto cósmico que tiene que ver con la biología y con la economía, no con la cultura, administrada, en este caso, por concejalías y delegaciones ávidas de turismo a cualquier precio ideológico.

cuatro.

Tampoco es de añorar lo que en el pasado fueron fiestas que hoy parecen desvirtuadas (entre otras causas, por la masificación que atrae el turismo): todo ceremonial viene de la barbarie, la rivalidad o la superstición. Tras el caballista de la Feria está el gañán que ensilla el caballo al señorito y tras la guapa pareja que baila la sevillana está la mano que monta y desmonta la caseta.

cinco.

Y no os molestéis contra la Iglesia o las castas que imponen su calendario de días sagrados o festivos. Molestaos con el Estado (que sois vosotros, que somos todos) que lo consiente. Si fuerais el párroco, el capillita o el señorito, ¿no haríais también uso de los privilegios que gozan ellos? Pues eso. Cuando cambie este mundo, cambiará la fiesta.

[eLTeNDeDeRo]

noche de San Juan.

noche de san juan foto la voz de galicia
foto La Voz de Galicia

No admite la Academia sanjuán. Y debería, como admite donjuán. Noche de San Juan, de sanjuán para los amigos, las navidades laicas se celebran ahora. Por sanjuán no hay misa ni cura que la bendiga. Aún no había cristianismo, y Juan de Zacarías se lo inventó. Empezó a bautizar en el río Jordán a quien Dios quiso (que pasara por allí), con lo cual daba entrada a una Iglesia en obras

, porque ni Jesús de Nazaret, a quien Juan llevaba cinco años, fue primero en bautizarse, ni el Padre tenía el Cielo preparado para recibir almas, ni estaba San Pedro de portero. En fin, una chapuza. Será por eso, y porque es un santo de agua y fuego, que a Juan Bautista lo pusieron al cuidado de la fiesta de las hogueras en el mar y a dividir los dos hemisferios. Esta noche, quemad algo de ningún valor pero de mucho valor para vosotros. La quema puede ser simbólica pero hay que hacerla a su hora, las doce, y expresar un deseo. Viene bien por sanjuán una buena compañía ‑puede ser un libro, un vino‑, con el propósito renovado de ser buenos y justos frente a la injusticia que nos rodea, que esa, sí, a ver si arde bien pronto. Inventaos la gloria, como hizo el Bautista. Feliz verano en el Norte, invierno en el Sur, y paz a los hombres y mujeres de buena voluntad. Algún día venceremos.

SAN JUAN

 

Pagano como un dios cristiano o a la inversa.

Ardiendo y apagando incendios que provoca.

 

Tiene las uvas sin uvas que le disputan

los primeros de enero y el hemisferio sur.

 

Se sabe la canción de a quien conmigo,

de misteriosas albas, romances y pilotos

 

y la instantánea pólvora que brilla y que se apaga

como nosotros en la noche más breve.

Agosto

pecar con diez añitos.

Como sería imposible que padremadre y sociedad se pongan de acuerdo sobre lo que está bien y lo que está mal, hablen los límites y limitaciones de la minoría de edad, según la cual el niño o la niña no puede votar, ni trabajar, ni ser persona jurídica ni ingresar en sociedades que no sean específicamente infantiles, y no lo son ni el ejército ni la religión. Pasa que el Estado, casado con la milicia y con la Iglesia, mira para otro lado y la familia actúa entonces por imitación, algo particularmente escandaloso en cuanto llega el día del desfile o en cuanto llega mayo y, con mayo, las comuniones, padres y madres que promovéis o consentís la entrada del pecado en la conciencia de vuestros hijos. ¿Qué piensan del pecado en tutorías, pedagogía, psicología, ciencias sociales o en recursos humanos? Ya dijo aquel que, mientras se prohíbe taxativamente o está mal visto todo lo que pueda cambiar el mundo, se permite y se promueve todo aquello que deje el mundo tal y como está. En eso, y no otra cosa, consiste el ser conservador. Y el ser liberal, en el dejar hacer, que, si es peligroso en materia de economía, no digamos en ética y moral tocante a nuestras vidas y a quienes, indefensos, dependen de nuestro “liberalismo” entre comillas. Padres y madres: asumid vuestra responsabilidad.

–enlace a stop comuniones.


 

la religión y yo.

A falta del Corpus, la primavera se ha despachado de religiosas demostraciones. Algo conocedor del paño ‑desde Semana Santa, al Rocío que acaba de terminar‑, veo en mí un antes y un después que evito no confundir con el cansancio o el escepticismo que trae la edad. Daniel Lebrato ha sido visto en la Aldea con su amigo Luis Fernando queriendo tocar la virgen un lunes del Rocío (gafas y camisa rota, fue el resultado). Daniel Lebrato ha introducido a sus hijos en Semana Santa, les ha enseñado a cangrejear delante de los pasos. Era para mí la religión tan natural (cultural ambiental, quiero decir) como tener salud: conocer para elegir, era mi teoría como padre. Y hasta un par de zapatos de Daniel Lebrato hicieron estación de penitencia el miércoles santo que uno de los míos no tenía calzado negro adecuado. Eran los 90 y las hermandades no pedían acta de bautismo para recibirte como hermano y darte la papeleta de sitio. Total, que ese camino lo tengo andado como la Raya Real y las etapas del Camino, con Rafael Gálvez y amistades que íbamos de picnic a las paradas de Gines, de Camas o de Triana, desde Sevilla, al Aljarafe, al Quema o a Palacio.

Ahora, cuando abrenuncio a todo eso, no es por agotamiento y falto de novedades. No es un río Quema propio y generacional: es un Quema que ha pasado la historia. El río que la lleva se llama tres culturas y se llama yihadismo, despropósitos culpables de la invasión del tapado en nuestras vidas y del yihadismo en nuestras muertes, responsabilidad de la que mis viejas amistades cristiano católicas se desentienden y evaden. Lo diré a lo bruto para que me lluevan las opiniones en contra: a Ignacio Echeverría, fiel creyente, lo ha asesinado en Londres su propia ideología, que desde los años 70 anda coqueteando con los servicios de inteligencia en la resiembra de una religión integrista y retrógrada cuyos episodios (desde los ayatolas hasta el Daesh, pasando por las Guerras del Golfo y el apoyo a Israel y a Arabia Saudita) son bien conocidos y con la complicidad de la Iglesia. Y ya no puedo un domingo de ramos llevar a mi nieta a ver la Borriquita con los ojos que la veía antes ni me puede dar más que náusea el salto de la cansina Reja que Canal Sur nos mete hasta en la sopa en el asilo. Último viaje a Religión cero cero.