Etiqueta: salud

test contra el daltonismo.

Test contra el daltonismo

Una personilla de mi entorno, que está en edad de aprender el nombre y los colores de las cosas, me propone esta fórmula para curar mi daltonismo. Como ustedes saben, el daltonismo (por John Dalton, 1766-1844, físico y químico inglés que lo padecía) es defecto –no enfermedad– de la vista que consiste en no percibir determinados colores o en confundir algunos de los que se perciben. Mi daltonismo no es grave –digamos daltónico con carnet de conducir– pero eso no me ha librado de algunos ridículos a la hora de componer un traje o de emparejar unos calcetines. Mi personilla, a la que llamaremos por sus siglas, Teté, cree que mi defecto no es cromático sino lingüístico, en lo que no va demasiado descaminada, pues ¿cómo nombrar como los demás el color que no vemos como los demás? Así que me propone su método infalible, muy escolar y ajustado a la didáctica que ella aprende en la escuela. Aquí un payaso con los colores básicos y aquí botones de muestra con su grafía escrita en letra de trapo: Danielito, solo tienes que poner atención, ser bueno y acertar. ¡Y la oftalmología, sin saberlo!

Test contra el daltonismo


quirófano.

Rembrandt Lección de anatomía

muy esdrújula y muy griega, la palabra quirófano, de quiro-, mano, y fainein, mostrar: local para operaciones que puedan presenciarse al través de una separación de cristal. Se dice así porque en los tiempos heroicos de la cirugía lo más importante era la transmisión de conocimientos del maestro a sus discípulos. No había cristal ni distancia de escena a anfiteatro en la Lección de anatomía de Rembrandt, de 1632, cuando el pintor tenía 26 años. Por ese cuadro merece ir al Mauritshuis de La Haya.

Para curar a los vivos había que conocer la materia, y eso, con la obsesión de la resurrección de la carne el Día del Juicio, ponía las cosas a la ciencia bien difíciles. Un reo fresco y recién ajusticiado, entonces, total:

–A este pobre, ¡quién demonios lo va resucitar!

Nos recuerda la Wiki que el del cuadro de Rembrandt es un varón de 41 años ahorcado por robo a mano armada; los discípulos, patrones que pagaban por ser incluidos en la pintura. ¡No tiene años el cameo! (cameo, por cierto, no tiene nada que ver con cama –la cama de hospital o de la morgue–, sino con camafeo, joya incrustada en otra mayor.)

Sobre la base de la resurrección y con un toque de Jesús Aguado, alguien parecido a mí escribió allá por el 92, año de exposiciones, esta versión del Sermón de la Montaña:


SERMÓN DE LA MONTAÑA

I.

Qué habrán pensado los humildes

pastores, las rameras, los esclavos

fronterizos al imperio, nubios

leprosos o tullidos

ellos

con esa pinta el día

de la resurrección


 

II.

El día de la resurrección, tú y yo

qué imagen de estos años, qué traje

de gala elegiremos


 

Daniel Lebrato
¿Quién como yo?


/ a mi amiguito viviente /


campeones.

campeones

Discapacidades, sobra decirlo, las hay de dos clases: la congénita que en medicina preventiva se ve venir (y es asumida por la madre que acepta traer al mundo una criatura deficiente) y la sobrevenida en vida por causa de accidente.

Sea como sea, la maternidad debiera correr cien por cien a cargo de la madre o la pareja que decide seguir para adelante con un embarazo a sabiendas de que traerá al mundo, más que una persona, un problema de largo recorrido, problema que con las desviaciones fiscales y presupuestarias acabaremos pagando usted y yo, que no tenemos descendencia o somos partidarios del aborto terapéutico y de la maternidad consciente, cuando no de la adopción de menores y del control de natalidad.

Por supuesto, nada que objetar a campeones que ya están en nuestro entorno, salgan o no en la película y en los Goya. El problema es la ideología provida que le hace el juego a la Iglesia y a las ideologías más ultra conservadoras.

Si se nos pide el carné de conducir para manejar un vehículo, ¿cómo no pedir por cada preñez y parto garantías sanitarias y económicas que avalen el permiso de natalidad, crianza, educación y mantenimiento de un nuevo ser?

Desde la perspectiva del Estado, que somos todos, francamente, no lo entiendo.

–enlace a La gala de los Goya


 

demostración de la ley de la relatividad.

cultiva tus derechos marihuana por Taringa!

El mismo día y hora que en Uruguay[1] se abrió la venta legal de marihuana, en El Cerro de Andévalo (Huelva, España) la Guardia Civil practicó hasta tres detenciones por un sembrado de 64 mil plantas de marihuana descubierto a raíz de un incendio forestal que llevó el olor hasta el cuartelillo.
–Mi sargento, aquí huele a porro.[2]

En Uruguay, la maría, en las farmacias.
En España, delito contra la salud pública.

–La relatividad era eso, querido Watson.


[1] República Oriental del Uruguay, bonito y raro nombre para un Estado independiente desde 1825 que se tituló así en 1930 y lleva a creer que Argentina fuera la Occidental, aunque no es así (Wiki).

[2] porro se toma por palabra genérica, según Las mil maneras de llamar a los porros en España, de Pol Rodellar para Vice Channels.

la muerte os siente bien.

Elisa Armario, de Diario de Cádiz, me dio este titular: Morir en casa es casi imposible. Se trata de la unidad de cuidados intensivos a domicilio del Servicio Andaluz de Salud, que escasea por algún punto de la provincia, lo habitual por los recortes y más en verano por vacaciones. Hay dos modos de afrontar el porvenir, la vida y la muerte, la vejez. Uno es: llegado el momento, el Estado proveerá. Y otro es al modo Usa, donde tengo previstos y pagados mis gastos de salud. Como estamos donde estamos, se lleva hablar mal de Donald Trump y bien del Obamacare y nuestras pancartas insisten en pedir al Estado del Bienestar. Pero el EdB está en cuarto menguante. El sistema no ha entrado en crisis de gastos sociales para repetir sus errores. De ahí, las privatizaciones. Para la muerte digna, primero, considerarla parte ‑y no excepción‑ de la vida digna y, segundo, que la ciudadanía se pare a contemplar su estado cuando se está a tiempo al inicio de la vida laboral: quién soy, qué tengo y qué puedo esperar alcanzar o qué futuro daré a la familia que yo ‑no el Estado‑ decida tener; un horizonte vital visto con ojos de hormiguita previsora y no de graciosilla cigarra. Nuestra solidaridad ideológica (de moda, el tema refugiados) es compatible con educar en la responsabilidad individual ‑y no colectiva‑ del cuánto es y quién lo paga, preguntas que la juventud EdB no se suele hacer. Las personas mayores necesitadas de asistencia, antes de serlo, han sido mentes adultas en la vida activa. Y no estaría de más pensar en cooperación ‑no necesariamente en cooperativas ni en hospitales‑ antes de que no nos podamos valer. Cooperación puede ser que mi madre y mi tita, las dos viudas y muy mayores, vendan lo suyo y se vayan a casa de un sobrino nieto muy bien dispuesto a quien le quedó muy grande el piso cuando su mujer y sus hijas se emanciparon. Así, la asistencia a domicilio podría no tener ni que aparecer. El día que la previsión y la concentración de intereses se hagan tendencia, como ahora se dice, sostenible. Cuando me paro a contemplar mi estado es endecasílabo de Garcilaso y La muerte os sienta bien, película de Robert Zemeckis del año 92. De humor negro, dice la guía. Como si hubiera otro humor. Feliz día del carmen, canto, poema, viña, huerto o jardín. Como si hubiera otras Cármenes.


abordaje integral del enfermo terminal y su entorno (curso en la UPO de Sevilla).

P03-CIENCIAS-SALUD CARTEL CURSO CUIDADOS PALIATIVOS

Universidad Pablo de Olavide (Sevilla)

Curso de Experto:
Cuidados Paliativos: Abordaje integral del enfermo terminal y su entorno

dirigido a profesionales de la salud, de los servicios sociales y auxiliares de los cuidados domiciliarios o en geriátricos a pacientes crónicos avanzados

Duración:
20 eurocréditos (ECTS), 25 horas por ECTS.

Fechas previstas:
del 1 de octubre 2017 al 6 de julio 2018

El Curso abordará de manera interdisciplinar los aspectos clínico-médicos, de cuidados paliativos, psicológicos y relacionados con el duelo, así como los jurídicos y los antropológicos, culturales y espirituales, que se desenvuelven en el entorno de la enfermedad terminal y la muerte, tanto en quienes lo viven personalmente como en los profesionales que intervienen, familiares y allegados.

El profesorado estará compuesto por expertos en los distintos temas.

En el área clínico médica y de enfermería contamos, entre otros, con el Dr. José Luis Royo Aguado, experto en cuidados paliativos y en hospitalización domiciliaria, habiendo sido Jefe de Servicio de estas áreas en el Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla. Junto a él, contamos con el catedrático de Neurociencia de la UPO Dr. D. José Mª Delgado y con el Intensivista, D. José Pérez Bernal, director general de Trasplantes del Colegio Médico de Sevilla.

Del área jurídica se encargará el Profesor Titular de Derecho Civil de la UPO D. Francisco Oliva. Tratará todos los aspectos relacionados con la legislación vigente en materia del Derecho a la Muerte Digna (tema en el que participó en cuanto a la Ley Andaluza que lo trata) y otras cuestiones relevantes como el testamento vital, las últimas voluntades, la eutanasia, etc.

En el área psicológica participarán, entre otros, el profesor titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla D. Miguel Garrido, experto en Terapia de Familia, así como la psicóloga Dª Rosa Sánchez, experta en terapias de grupo y la psicóloga Alma Serra, experta en el proceso de Duelo.

En el área cultural, antropológica y espiritual participarán entre otros los profesores D. Isidoro Moreno, Carmen Mozo, catedrático y profesora titular de Antropología de la Universidad de Sevilla y D. Emilio Carrillo, economista que ha publicado diferentes libros, profesor de Espiritualidad en la Universidad de Barcelona y ha participado en numerosas conferencias sobre “la Vida más allá de la Vida”. Los profesores Jaime Gil Arévalo, Daniel Lebrato, Miguel Florián y Pedro A. Cantero impartirán conferencias sobre el arte, la literatura, el cine y la música en los procesos finales de la vida.

Este Curso será impartido en su mayoría de sesiones los viernes por la tarde y sábados por la mañana.

Se está solicitando por parte de la Universidad que las empresas sociosanitarias puedan facilitar el acceso al Curso mediante ayudas o becas a su propio personal.

Podéis igualmente facilitar la difusión del presente Curso entre aquellas personas que por razones de interés profesional quieran acometer estos estudios de Experto que actualmente tienen una importante demanda entre las entidades relacionadas con la salud y la enfermedad que desean contar en sus equipos profesionales con personas formadas multidisciplinarmente en este ámbito de los cuidados paliativos.

Para mayor información, pueden contactar con el Responsable Académico del curso:

Francisco Oliva Blázquez.
Profesor Titular de Derecho Civil UPO. Responsable Académico del Curso.

folibla@upo.es. Tfno: 670 460 130

Web: http://www.upo.es/postgrado/Titulo-de-Experto-Cuidados-paliativos-y-atencion-integral-al-paciente-terminal-y-su-entorno


 

la buena muerte.

Tanto rezarle al Cristo de la Buena Muerte,
¿para cuándo la buena muerte
como derecho humano, y no divino?

Sostiene Álex Meléndez: <<La gente se echa las manos a la cabeza con las palabras de Samanta Villar, «Los hijos restan calidad de vida»: el que tenga un poco de sentido común, honestidad y haya sido padre no lo puede negar, sobre todo lo suscribirá cuando el cuñado de turno le compre al niño una corneta o un tambor de juguete en un puesto de la Alameda. Bromas aparte, el intento continuo de aparentar felicidad, que todo está controlado y la homogeneización del pensamiento para no destacar para bien o para mal… Cuidado, la vida es otra cosa y pocos tienen la suerte de que les regale algo sin un mínimo de empeño. Ser consecuente ofende, así que demos gracias a que nuestro amigo Carsten, que ya estará en algún lugar, no tuvo que irse escuchando «soy el novio de la muerte» y sí lo hizo como le dio la gana: una calada y un trago largo. «Hay que ser disciplinado en todo, hasta en la frivolidad» (Francis Bacon).>>

–artículo completo de Álex Meléndez, en La opinión de Málaga.