Etiqueta: Antonio Delgado

Tema de Caín y Abel.

nacionalismos y nacionalidades

Una de las fábulas bíblicas que no he entendido nunca es la de Caín y Abel. Acostumbrado en el colegio a que la agricultura es un grado superior a la ganadería (por cuanto la vida se hace sedentaria y deja de ser trashumante), no comprendía que Dios ‑en su egoísmo‑ prefiriera al ganadero Abel frente al agricultor Caín, quien tenía que ser por fuerza más civilizado que su hermano. Después, la fábula la interpreto así: Dios nos avisaba de que el cultivo de la tierra traería a la larga la propiedad privada del suelo y ‑con la propiedad‑ las civilizaciones constituidas que, a base de lindes, trajeron los estados y fronteras, con sus banderas, que desgraciarían esa aldea global y común llamada Paraíso.

Quizá por eso, al presente, igual miedo me da quien plantea acoger abierta e incondicionalmente a quien venga de fuera (política de acogida o de refugiados) como quien plantea no acoger o poner condiciones para la acogida. Una y otra postura juegan a Caínes y Abeles, pátridas y apátridas: quienes poseen la tierra y quienes no, y la buscan. Y tan peligroso me parece el xenófobo ¡No vengas! como el recepcionista ¡Ven con lo tuyo! cuando lo tuyo es opuesto a lo que teníamos en casa, caso del velo islámico en sociedades que avanzaban hacia el laicismo y la igualdad total de la mujer, también en hábitos e indumentarias.

Ya de mayor, y educado en la escuela marxista de sin teoría (revolucionaria) no hay acción (revolucionaria que valga), me he propuesto teorizar, si quiera, sobre sociedades de religión cero‑cero y nacionalidad cero‑cero, tanto a propios como a extraños, con un ejemplo elemental: para que no haya burkas tampoco tiene que haber nazarenos.

Hacia la nacionalidad única y universal dentro de unas auténticas ‑y no condicionadas‑ Naciones Unidas, sacaría a España de todos los organismos de enfrentamiento o de bloque: UE, Otan, bases de Morón y Rota, y, como país neutral y no alineado, prescindiría del ejército (gastos militares para inversiones sociales) y daría un plazo de una o dos generaciones para la nacionalización total del suelo, que pasaría al Estado; y a los particulares darlo en usufructo, que ya es bastante. ¿Lo hablamos? Si no lo hablamos, no lo haremos nunca.

Para otra versión más pedagógica y sujeta al hilo de la historia, vayan a Antonio Delgado Cabeza, The nationalism (1).

Anuncios

dOMiNiCaL 17 09

«¿Sabéis quién toma las riendas cuando no podéis hacer nada? Él es tú. Un duplicado. Un Judas.» No se pierdan la presentación de Alfonso Garrido Bueno, su breve relato en El Sobre Hilado: Nunca se brilla sin oscuridad.

«Hizo brillantemente su labor de zapa en nombre de la izquierda y redujo a cenizas la ilusión de cambio de millones de creyentes.» Con The Leader, vuelve Antonio Cabeza Delgado.

Y el viernes 29 cita con Rafa Iglesias, quien ofrece su curso de dibujante para gente que se parta de risa.

FINAL: FUNDIDO A NEGRO.

Cito a Rafael Sánchez Ferlosio: “abomino de la fiesta de los toros no por compasión de los animales sino por vergüenza de los hombres”. Del mismo modo, abomino del actual debate soberanista no por amor a la independencia de Cataluña sino por rechazo de la unidad de España tal cual Mariano Rajoy y la Constitución del 78 o lo que dice la gente que sabe de leyes lo que ignora de historia. Nadie tiene derecho a hablar cuando alguien no puede, aunque sean tonterías y, del soberanismo, yo también me río. Pero no hago el juego a los demócratas. eLTeNDeDeRo hablará cuando Cataluña pueda hablar.

Que tinguem sort, Daniel, 17/09

 

the meditation (II). Antonio Delgado Cabeza.

relajación de Antonio Delgado

«Hay mucho tópico alrededor de la meditación. Se divulga la imagen del meditador en posición de loto, con un mudra en los dedos y una sonrisa estúpida en la cara como algo inútil propio de sectas raras. Corre el bulo de que los meditadores son como encefalogramas planos que no sienten ni padecen, que meditar es de majaretas. Elegir la meditación, como forma de sentirse mejor con uno mismo y con el entorno, es una libre decisión personal a la que cada uno llega justo cuando tiene que llegar.» Artículo completo: THE MEDITATION (II), de Antonio Delgado Cabeza en elSoBReHiLaDo.

relajación de Antonio Delgado a la inversa o bocabajo


the meditation (I). Antonio Delgado Cabeza.

THE MEDITATION (I)

«Budismo, cristianismo e islamismo no son más que interpretaciones interesadas que han convertido en dogmas fundamentalistas, en religiones integristas que rivalizan con los nacionalismos a la hora de ostentar el siniestro record de muertes. En nombre de Dios y de la patria han muerto más seres humanos a lo largo de la historia que por ningún otro motivo.»

–artículo THE MEDITATION (I), de Antonio Delgado Cabeza
en versión completa original publicada por elSoBReHiLaDo.