Etiqueta: música

la industria cultural.

FNAC

La secuencia “la industria cultural en España” arroja en Google 119 mil resultados y “la industria cultural española” 31.600. Hablamos de periódicos como Público o El Mundo, y de entidades como el BBVA. industria, del latín industria, es palabra que ha ido ampliando su campo de significación; campo que va del individuo al colectivo, y de lo manual a lo abstracto: 1. Maña y destreza o artificio para hacer algo. 2. Conjunto de operaciones materiales ejecutadas para la obtención, transformación o transporte de uno o varios productos naturales. 3. Instalación destinada a la industria [fábrica, factoría, taller]. 4. Suma o conjunto de las industrias de un mismo o de varios géneros, de todo un país o de parte de él. La industria algodonera. La industria española. Negocio o actividad económica. La industria del espectáculo. La industria del turismo. Hasta ahí el Dile. Vamos ahora con la industria cultural.

Decimos industria cultural lo mismo que decimos ingeniería financiera, biomédica, genética o industrial, donde la palabra ingeniería, “técnicas para el aprovechamiento de los recursos naturales o para la actividad industrial”, acaba adquiriendo un valor de uso semejante al de las palabras ciencia (ciencia biomédica), técnica (técnica genética) o investigación (investigación industrial), que serían sus sinónimos. Pero, cuidado, industria y cultura son términos opuestos: industria pertenece al mundo económico (es sector secundario o de transformación, según los repartos de la economía clásica), mientras cultura y arte pertenece al mundo improductivo (es ocio, al menos para una de las partes).

Poniendo algunos ejemplos, sería industria cultural la producción y comercialización de lienzos y bastidores, óleos y pinceles, paredes y museos para el cuadro de Velázquez, pero no el genio ni el talento de Velázquez. Sería industria cultural la producción y comercialización de vinilos o discos y micrófonos, estudios de grabación o auditorios para oír a los Beatles, pero no las habilidades creativas de los Beatles, o de Lennon y McCartney, que procesan por la privada, nunca sus derechos de autor son patrimonio del Estado ni contribución al pib de su país.

Es ahí donde el factor humano, de cultos y artistas, quiere meterse de polizón: yo el poeta, como parte de la industria cultural, soy pib, creo riqueza y empleo y levanto el país. ¡Vamos allá! Yo el poeta quiero igualarme con una tradición de poetas que han ido antes que yo (yo, el enano en hombros de gigantes) y quiero ser el motor de actividades manuales que abomino: ¿fabricar lienzos?, bastidores?, óleos?, pinceles?, discos o vinilos?, museos y auditorios? O actividades económicas que me apropio: turismo, hostelería, viajes y agencias de viaje, bares y restaurantes que harán negocio por cuanta gente acuda a ver mi cuadro (no siendo yo Velázquez: nadie) o a mi concierto (nadie, no siendo yo los Beatles). Así el sector del libro de papel, tan necio últimamente, mezcla y confunde la musa puesta en libro, con manufacturas reales de papel, de máquinas de imprimir, de puntos de venta o librerías que efectivamente son negocio, y no ocio, pero yo me sumo como poeta al sector manual y cuelo, a ver si cuela, que no solamente la creación es un sector estratégico y vital para la marcha de la economía de mi país, sino que yo con mi creación debo ser tratado como especie protegida.


flaca.

Si me necesitas silba foto Belfast Boy

Yo llamaba flaca a mi novia pero cedí el epíteto a un hijo mío que se religó (de religare, religión) a otra flaca más flaca que la mía. Para mi generación la flaca por derecho fue Lauren Bacall («Si me necesitas, silba», en la foto), a ojos de Hollywood y de Humphrey Bogart desde Tener y no tener (To have and have not, 1944), de Howard Hawks, Faulkner y Hemingway.

Lauren Bacall & Humphey Bogart

Después del cine, vinieron las canciones. [Por un beso de] La Flaca, de Jarabe de Palo, 1996, 2 millones de copias vendidas, y poco después Flaca [no me claves tus puñales], de Andrés Calamaro, 140 millones de ventas.

cu00e1mara-benito-moreno-35-pilar

Igual que ocurre con otros adjetivos, como zorro/zorra, no es lo mismo ser o estar flaco que flaca. En andaluz, se prefiere canijo/canija, resueltos en el más breve y multiuso cani (de barrio), antónimo de pijos de Nervión, Los Remedios y Centro de Sevilla.

Desde el siglo 13 en nuestro idioma, flaco viene del latín flaccus, ‘flojo’, ‘flácido’, y se ha incrustado en frases hechas o casi como “a perro flaco, todo son pulgas”, flaco favor, flaco servicio, vacas flacas, flaca naturaleza humana. Un refrán ya en desuso decía La flaca baila en la boda, que no la gorda [por la delgadez asociada a la agilidad de movimientos]. En los repartos del español, donde más se usa flaco,a es en España (33,78%), México (12,78) y Argentina (12,55); y más en ficción (71,46) y sociedad (23,27) que en salud (2,28) o ciencia (1,14), lo cual es buena señal.

En varón, el flaco más famoso fue el poeta romano Horacio, Quinto Horacio Flaco (años -65 / +8). Ya es curiosidad que un verso del Horacio español, Fray Luis de León (1527-91), en su Oda a la vida retirada, estrofa 13, el verso que dice “los que de un falso leño se confían”, aparece en WordReference: “los que de un flaco leño se confían”.

En literatura, tenemos flaca desde Garcilaso (h.1500-36), flaca parte, flaca tristeza, Teresa de Jesús (quien se veía a sí misma “flaca y pobre de obras”), Quevedo (Canción a una mujer flaca), Góngora o Baltasar de Alcázar. En Lope de Vega (1562-1635): “Cuatro efes que tendrás: fría, fea y flaca serás”. Y el mismo en La Dorotea: “Ante el sepulcro de una dama muy alta y muy flaca dixo el maestro Burguillos: Doña Madame Roanza tan alta y flaca vivía, que mandó su señoría enterrarse en una lanza”. Un endecasílabo de autor menor dice: “Dama y ansiosa, fea, flaca y fría”. Y en el 19 hubo una revista satírica que se llamó La Flaca (entre 1869 y 76).

Ahora que ha muerto Pau Donés y hay quien enflaquece su obra y su figura por no haber cantado en catalán, no está de más recordar que un idioma es más grande cuanto más grandes son sus rivales o alternativas. El mérito de Pau Donés es haber sonado andaluz de Jerez de la Frontera y dado a la flaca un valor añadido.

Otro día hablamos de la expresión jarabe de palo, que para nosotros es una didáctica del tipo quien bien te quiere te hará llorar o la letra con sangre entra, es decir, algo que nos avisa o corrige por nuestro bien, y no una simple amenaza.

enlaces:

La flaca, por Natalia Souto

–por Astrid Meseguer

créditos fotos: 1. Belfast Boy, 2. Colección Bacall & Bogart. 3. Lagartija por Benito Moreno

The Nostalgia Machine.

Captura de pantalla (87)

Te traerá los temas más sonados de tu vida en un sólo clic. La web funciona introduciendo el año del que quieres recuperar los éxitos y pulsando sobre la opción Hit me! Inmediatamente, aparecerá una lista con casi todas las canciones lanzadas desde 1951 hasta 2015, sólo tendrás que elegir un año. The Nostalgia Machine te devolverá a tus años más preciados a través de la música.

The Nostalgia Machine

la canalla.

La Canalla

canalla (1517), de canis perro (963), a través del italiano canaglia, raíz de canallada, canallesco, encanallar y canícula (propiamente, ‘la perrita’, por la constelación de Sirio, la estrella que señala en el horizonte los primeros días de agosto), canalla es ‘jauría de perros’ con grado de adjetivo o nombre común peyorativo: gente baja, ruin, persona despreciable y de mal proceder o comportamiento vil. En femenino y en el teatro del Siglo de Oro la canalla se llamaba al público descontento o enfurecido con lo que se representaba y, en lo militar, era además la infantería mal pertrechada de un ejército enemigo (Lope de Vega: “Ya la canalla vil, bárbara, horrenda, de cansada y molida está sentada para volver de nuevo a la contienda.”). Por un proceso de asimilación que se ha dado en otras palabras despectivas (el vulgo, la plebe), la canalla pasó a adquirir un matiz cariñoso como sucede en Cataluña donde la canalla es una chiquillería ruidosa y juguetona cuyas molestias los mayores, al tiempo que las reconocen, las disculpan. De allí, de Barcelona, procede La Canalla (Barcelona los junta y ellos se crían), grupo canalla donde los haya, La Canalla.


 

Rosalía.

Rosalía

El fenómeno Rosalía es satélite del planeta de jóvenes mujeres más menos cantautoras, más menos concertistas, más menos de conservatorio y, todas, de fusión (entre el flamenco, el rap, el bel canto y el pop), más menos pescaítos a la manera de la factoría de Javier Limón y para qué dar nombres. La mayoría se queda en flores de un día de un mercado a la vez fácil y abierto a lo que le echen y, a la vez, difícil por lo pronto que el mercado sustituye a una 40 principal por otra que hará que otra se eclipse y apenas un temita o dos nos deje en el recuerdo.

La culpa, lógicamente, no es de estas mujeres (varones, si fueran, sería lo mismo, pero por no salir del feminismo que nos inunda) sino de ese cóctel molotov que da en mezclar vida artística y mercado como carrera que, más allá de la primera inspiración, asegure la vida, larga muy larga, que vendrá después. Cuando los Grammy, los Óscar o los Goya, con sus redes sociales, encumbran a estas estrellas, hay que verlas más como víctimas que como culpables, jóvenes como son que acuden al panal de la fama y de la gloria sin percatarse de que más dura será la caída. [eLTeNDeDeRo] les pasa este comentario de Jesús Lillo, que algo entiende del género:

Rosalía y el síndrome de Bertín Osborne, extraído de Jesús Lillo en ABC, 04/02/19.

Muy extendido y aún más llevadero, el síndrome de Bertín Osborne cursa entre una audiencia televisiva que solo tolera versiones descafeinadas de canciones pasadas de vuelta y subidas de tono que trasladan al siglo 21 la teoría y práctica de recreadores como James Last, Fausto Papetti, Paul Mauriat o Ray Coniff. La versión del Me quedo contigo que interpretó Rosalía en la gala de los Goya establece un nuevo paradigma en la involución que representa este subgénero, paradójicamente en la voz y en las manos de quien vino a señalar el camino hacia el futuro del pop. Malamente. Cuando se cumplen veinticinco años de la universalización de Macarena de Los del Río, gesta cultural y globalizadora que está a la altura de la circunnavegación de Elcano, a los asesores de Rosalía no se les ocurre otra cosa que ponerla a cantar el Me quedo contigo, previamente flojeado por multitud de artistas agradaores, por rendir homenaje a la semántica de una ciudad, Sevilla, que tiene materia musical de sobra para experimentar. Antes de que Antonio Vega o María Rodés le quitaran hierro y quejío, fue Ana D la que, hace ya más de veinte años, sintetizó la balada de Enrique Salazar, y no precisamente con la intención de ablandarla, sino de incomodar al público con un fraseo difícil de digerir, en las antípodas de un flamenquito que la intérprete asturiana desrevolucionó para desafiar los umbrales rítmicos del aficionado y provocarle ansiedad. Flamencas o no, hay tantas canciones que aún no se han contrahecho que recurrir al Me quedo contigo solo revela ausencia de riesgo, un cantazo aplatanado que confirma que el medio es el mensaje y que la gala de los Goya no solo predetermina el discurso de los premiados. Marcarse a estas alturas un Me quedo contigo destensado y somnífero es como aplaudir (del tratrá al trantrán) al coro de profesionalas del cine que desde la tribuna de los Goya exige inclusión laboral mientras un discapacitado de los que ni siquiera tienen derecho a la vida pide un poco de compasión y se acuerda del padre que no lo parió y lo quiso como es. El heteropatriarcado linda en Sevilla con la homogenización cultural y ética. Ni el pinchadiscos del programa de Bertín Osborne lo hubiera hecho mejor. Jesús Lillo, ABC, 04/02/2019.

–enlace a Me quedo contigo, por Ana D.


 

canciones para una vida.

Pilar-y-Daniel

 

01     CHANSON FLAMENCA, varios artistas (2001)

02     OMEGA, Morente y Lagartija Nick (1996)

03     RICHARD STRAUSS Y LUCIA POPP: ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA (2003)

04     TATUAJE, varios artistas (1999)

05     VIATJE A ÍTACA, Lluís Llach (1975)

06    5ª de Mahler Adaggieto (10:59)

07    Adestes fidelis, Twister Sister (4:40)

08    All that jazz, por Ute Lemper (4:53)

09    Amarcord, Nino Rota (2:06)

10    Anche un uomo, Mina (4:48)

11    As time goes by (Max Steiner), por Dooley Wilson (2,45)

12    Así habló Zaratustra (preludio) (1:49)

13    Ave María de Caccini, por Begoña Alberdi (6:04)

14    Ave María de Caccini, por Elina Garanca (5:41)

15    Ave María, por Fafá de Belém (4:01)

16    Ay amor, Bola de Nieve (2:25)

17    Ay, Pelao!, Javier Ruibal (4:33)

18    Ay, pena, penita, Rakel Winchester (3:33)

19    Bach: Golbert Variation: Aria, Jacques Loussier Trío (2:27)

20    Bachiana brasileira nº 5, por Wayne Shorter (5:58)

21    Bailaré sobre tu tumba, Siniestro Total (3:05)

22    Barcelona, Freddie Mercury & Montserrat Caballé (4:27)

23    Bella ciao (1:36)

24    Bésame mucho, por Óscar Aleman (2:37)

25    Bolero de Ravel, por Frank Zappa (5:19)

26    Brown eyed girld, Van Morrison (3:03)

27    But not the cat, Nancy Harrow (2:03)

28    Caberet, Liza Minelli (3:33)

29    Calle Real del Alosno, Camarón (3:31)

30    Casta Diva de Norma (Bellini), María Callas (5:40)

31    Cheek to cheek, por Fred Astair (3:38)

32    Christmas tea, Dimie Cat (2:53)

33    Cinema Paradiso, Ennio Morricone (2:58)

34    Déjame recordar, Bola de Nieve (1:51)

35    Dejándonos la piel (José Luis Perales), por Rocío Jurado y Lolita (4:43)

36    El calor del amor en un bar, Gabinete Caligari

37    El cant dels ocells, Lluís Llach (2:43)

38    El garrotín, Smash, Julio Matito (3:48)

39    El pianista del antifaz, Pascal Comedale Concepto general de la quincalla catalana (2:32)

40    El Rinconcillo, Benito Moreno (4:14)

41    Face à la mer, Calogero & Passi (3:43)

42    Feliz Navidad, José Feliciano (3:02)

43    Fever, por James Brown (3:04)

44    Fever, por Ray Charles y Natalie Cole (3:31)

45    Flaca, no me claves tus puñales, por Gustavo Nola (3:42)

46    Flowers on the wall, The Statler Brothers (2:19)

47    Fly me to the moon, por Bobby Womack (2:07)

48    Fragile, por Cassandra Wilson (4:37)

49    Fuiste mía un verano, Leonardo Favio (2:56)

50    Goldberg Variations BWV 988 Aria, Glenn Gould (3:04)

51    I can’t see nobody, por Berry Gibb‑Rohades (4:27)

52    I can’t see nobody, por Nina Simone (3:06)

53    Jazz suite nº2: VI, Waltz de Skostakovich (3:14)

54    La donna è mobile (Verdi), Luciano Pavarotti (2:26)

55    La fuente de las Piletas, Joaquín Turina (2:08)

56    La Internacional, Extracto de Lúpulo (3:27)

57    La leyenda del tiempo, Lorca por Camarón (3:40)

58    La Maga, Onda Vega (4:43)

59    La orquesta del Titánic, Serrat & Sabina (4:51)

60    La Saeta de Machado y Serrat (4:31)

61    La Saeta de Machado y Serrat para paso de palio, por la Banda Esperanza de Triana (4:19)

62    Lágrimas negras con Cantes de mi abuelo, Manuel de Angustias con Utrera Joven (4:53)

63    Le métèque, Georges MouBastaki (2:30)

64    Lili Marlen Türküsü, Ahmet Kaya (3:55)

65    Lili Marlen, por Derribos Arias (3:32)

66    Madre, Orishas (4:06)]

67    Marufa (Gardel y otros), por Malevaje (2:41)

68    Me quedo contigo, Los Chunguitos (3:57)

69    Menoussis (tradicional), Vangelis & Irene Papas

70    Mi vida, Manu Chao (2:32)

71    My Way, Frank Sinatra (4:35)

72    My Way, por Herman Brood (4:43)

73    My Way, por Nina Simone (5:15)

74    My Way, por Party Animals (3:33)

75    Ná de ná (Non, je ne regrette rien), por Zenet (2:48)

76    Nadie se lleva nada, Manuel de Angustias con Utrera Joven

77    Ne me quitte pas, por Wyclef Jean (3:49)

78    Parole, parole, Mina & Alberto Lupo (3:58)

79    Pasa la vida, Pata Negra (3:52)

80    Pasacaglia della vita, por Stefano Landi y L’Arpeggiata (4:17)

81    Pavana Op. 50, de Gabriel Fauré para cello y piano (5:26)

82    Pequeño vals vienés (take this waltz), Lorca y Leonard Cohen por Enrique Morente (5:31)

83    Petite fleur, por Diemusikstudenten (1:34)

84    Petite fleur, por The British Jazz Band (3:26)

85    Practical arrangement, Sting (3:20)

86    Procuro olvidarte, Bambino (3:02)

87    Qué alegría cuando me dijeron

88    Qué alegría cuando me dijeron (Salmo 122), Grupo Galera 10

89    Qué grande es esto del amor, Café Quijano (4:04)

90    Qué no daría yo (José Luis Perales), por Rocío Jurado, vídeo en directo en Azabache en la Expo 1992 (4:18)

91    Salve Rocío, 3 Tambolires de Almonte (3:16)

92    Sevillanas del siglo 18 (Federico García Lorca), Ginesa Ortega (2:30)

93    Soledad, dame la mano, Banda Municipal de Sevilla (6:16)

94    Somebody to love, Jefferson Airplane (2:54)

95    Something stupid, por Dukespan NYC (4:15)

96    Summer Wine, Nancy Sinatra & Lee Hazalwood (4:16)

97    Sureños, Silvio y Sacramento (3:09)

98    Tango ballad (Bertolt Brecht & Kurt Weill), por Ute Lemper (4:58)

99    Tarantos para Jimi Hendrix, Gualberto (3:35)

100 The partisan, Leonard Cohen (3:26)

101 To love somebody, por Janis Joplin (5:13)

102 Todo cambia, Mercedes Sosa (4:45)

103 Tu frialdad, Triana (4:23)

104 Volver (Gardel y Lepera), por Chano Lobato y Martirio (4:06)

105 Volver, Chano Lobato & Martirio

106 Voy a ser mamá, Almodóvar & McNamara (2:33)

107 Vuelvo al sur, por Amelita Baltar (3:53)

108 Whit a little help from my friends (Con ayuda de la amistad), Beatles (2:44)

109 Y yo le dije, Tate Montoya & Ana Belén (4:01)

110 Yo te nombro, libertad, Nacha Guevara (5:21)

Pilar-y-Daniel

biografía musical.

logo Zafarrancho Vilima cuadrado

ZAFARRANCHO VILIMA es una biografía musical de Daniel Lebrato. Canciones preferidas y otras que simplemente han pasado por su vida o se han quedado en ella. La lista (o playlist) se llama Zafarrancho Vilima por una petición de Álvaro Martín de cinco canciones que incluiría una entrevista al Profesor Lebrato. Al final, las cinco han dado para más de cien canciones, 7 horas y pico de audición para ponerse los cascos. La que no le guste, sáltesela, y lo que le sirva o le abra los oídos quédeselo, es suyo.

–enlace a lista ZAFARRANCHO VILIMA

–enlace al vídeo Conversación en la catedral del Bar Rodríguez entre Álvaro Martín y Daniel Lebrato (33:27)


para pensar el sida.

rami-malek-bohemian-rhapsody-revista Fotogramas.png
© Foto revista Fotogramas

 

Rami Malek, actor que encarna a Freddie Mercury en Rapsodia bohemia, defiende que la película no muestre la historia entera del rey de Queen, contra quienes han opinado que el film es demasiado buenista por cuanto omite o pasa de puntillas por los aspectos más íntimos de la vida del cantante, como su homosexualidad o el sida que acabó con su vida.

Leído lo cual, ¿por qué cuando hay homosexualidad (no hablamos del sida) se pide a la persona, hombre o mujer, que lo declare, que se haga explícito o que salga del armario, horrorosa expresión de la que se libran por lo visto las sexualidades héteros? ¿No es acaso un morbo y una discriminación?


Honor a la Generación Sida.

La gente homo no es más descuidada que la gente hétero; tal vez, más promiscua. Y hablar del sida no es lo mismo ahora que hace 40 años. Recordad que se decía si sería una enfermedad promovida por el Vaticano, sidá o no da.

Aquella generación luchó en un triple frente:
contra sí mismos (había que aceptarse o no),
contra la operación pareja (todavía estamos en ella)
y contra la enfermedad.

Entre inocentes y atrevidos, fueron juzgados
por un crimen que no habían cometido: sexualidad anal.

Yo guardo para ellos la antorcha de las Termópilas.
Jamás, la curiosidad de los armarios roperos.

¡Honor! ¡Honor!


–enlace a la revista Fotogramas


 

el pasacalle de la vida.

–Sé que está muy dicho, pero te quiero, Maripuri. El ejemplo lo pone Umberto Eco en Apostillas al nombre de la rosa (1985). En esa conciencia reside la maldición del arte contemporáneo. De todos los tópicos, el más prolífico, el de la muerte. Morirse es una costumbre, lo dice Borges. Queden ustedes con el pasacalle de la vida o passacaglia della vita, versión barroca de la manía aquella de que te tenías que morir, volcada esta vez en un género popular, el pasacalles, de origen español y prontamente adoptado por la música culta. Desde las danzas macabras medievales, curas y frailes ahí que andan tocándonos el alma con la otra vida, con los buenos réditos que la salvación del alma deja en las arcas de la Iglesia.

TEXTOS

–enlace a Maite Jiménez, profesora de latín y griego, letra original y traducción literal, con su buen prólogo. Y aquí las letras, original y traducida por Fermín Guisado.

el género pasacalle o pasacalles (Acad.)

pasacalle de la vida en Apuntes en mi Moleskine

pasacalle de la vida en Anagomila.bolgspot

VÍDEOS
el pasacalle de la vida en voz mujer (aguda):

Passacaglia della vita por Rosemary Standley (voz) y Dom la Nena (violoncelo y voz)

el pasacalle de la vida en voz varón (tenor):

Passacaglia della vita, (introducción, vídeo y letra en italiano y en español)

Marco Beasley y L’Arpeggiata y Cristina Pluhar, Versalles 2005, Automne musicale

vídeo con letra en subtítulos

WIPEDIA

Stefano Landi (autor)

Marco Beasley (tenor)

Rosemary Standley

–enlace a tópicos por un tubo en eLTeNDeDeRo

the letter (to the Rolling Stones).

the-rolling-stones-blue-lonesome-slid

por Antonio Delgado Cabeza

Queridas Majestades Satánicas:

Soy fan, seguidor desde que tengo memoria musical. Fui partidario vuestro cuando nos hacían elegir en artificiales dicotomías de la España casposa. Canarios o Bravos, Serrat o Raphael , Beatles o vosotros. Os apoyé hasta cuando incondicionales históricos empezaron a dejar de serlo alegando que repetíais y repetíais el mismo sonido de los primeros éxitos. Incluso me puse a defenderos, cuando ex forofos os llamaban acabados, momias, zombis y otras lindezas que os daban por finiquitados. Me mantuve fiel argumentando que me gustaba vuestra imagen alegre y juvenil, vuestras estilizadas siluetas rockeras, las viejas caras maquilladas, caricaturizadas por arrugas esculpidas por la edad, las jeringuillas y el Jack Daniel’s.

Ayer tarde, después de una larga marcha solidaria en recuerdo de La Desbandá, me preparé un merecido baño reparador con sal y oí relajado y muy atento vuestro último trabajo. What a disappointment, Darlings!, qué decepción, queridos. Blue & Lonesome, a pesar de la advertencia del título, son sólo doce temas trasnochados más propios de vuestros comienzos sesenteros que del siglo 21. Hay cantidad de músicos en todo el mundo investigando, innovando, evolucionando y revolucionando, esforzando su creatividad por hacer cosas nuevas y vanguardistas. La mismísima Amy Winehouse hacía blue y soul más actuales y frescos. Ni la perfección del sonido ni el virtuosismo instrumental ‑especialmente, la armónica- justifica o valida esta regresión para obtener resultados que BB King, Fleetwood Mac, Johnny Winter o Eric Clapton lograron hace mucho, mucho tiempo. Decía mi madre que para ese viaje no se necesitan alforjas.

Y hablando de decepciones, fui a La Habana especialmente para veros por cuarta vez en directo. No era mi intención tomarle el pulso a la Revolución. No era mi intención encontrarme unos cubanos más inermes, desilusionados y tristes que cuando estuve en el verano del 84. Ni era mi intención comprobar que había más jineteras, jovencísimas y esculturales vendiendo su cuerpo por casi nada a esos occidentales fantasmas que vuelven contando que han ligado. Fui expresamente a veros. A las tres de la tarde, bajo un sol ecuatorial de justicia, estaba ya en aquel enorme y destartalado recinto deportivo, dispuesto a presenciar el concierto anunciado para las ocho y media. Quería disfrutaros en primera fila, como en aquel Madrid ilusionado de la Movida o en el puerto de Málaga con mi hija sobre los hombros.

Para mi sorpresa, junto al escenario había una zona VIP reservada de alrededor de cien metros de larga, ¡vallada! Aunque no le daba crédito, me tuve que conformar con veros desde lejísimo por las pantallas gigantes. Fue como un jarro de agua fría. Me pregunto por qué aceptasteis esas condiciones, para quiénes era ese espacio privilegiado prohibido, si para las autoridades y enchufados del PC o para vuestros amigos. O ambos. Qué fea esta discriminación en un país en el que se supone que la igualdad es una de sus mayores señas de identidad ideológica.

Me fastidia pensar, Queridas, que ya no sois ni Majestades ni Satánicas. Me avergüenza sorprenderme especulando con los motivos que os llevarían a aceptar esa área exclusiva para personas muy importantes en un concierto gratuito de rocanrol en una isla comunista. Y me niego a aceptar que el CD blusero y el concierto habanero sean el principio del final de una idílica relación de cuarenta años.

No me doy por vencido. Volver a hacer de ave fénix. Reinventaros otra vez. Poneros las pilas. A currar. Ha habido, hay y habrá músicos extraordinarios abriendo caminos, partiéndose la cabeza para crear sonidos originales. Jackson, Manu Chao, Bjork, Ferdinand, Coldplay, Chemical Brothers, Prodigy, Rage Against The Machine y miles más. Así que pegar la oreja y al tajo. ¿Lo pilláis?

You can!!!

Antonio Delgado Cabeza
09/02/17

Antonio Delgado Cabeza

Omega.

omega-cartel

Ya no recuerdo si yo regalé el disco a mi hijo o si mi hijo me lo regaló a mí. Fui a Omega como quien va a un musical (el documental habla, el musical canta, toca y baila, escenifica). En un momento dado, muchos, según avanzaba la película, llegó a molestarme tanta palabra. Yo quería oír y ver Omega en directo, Omega en estudio, inéditos y tomas falsas de Omega, las pistas extras (o bonus tracks). No pudo ser. A ver si el equipo se anima y hace de Omega, el disco, lo que se hace con estrenos de ópera y con conciertos que marcaron época o tendencia: una grabación (sobre una grabación) histórica.

Leído en Tinta de calamar (2014):

TdC-717: El último vals (The last waltz, 1978), de Martin Scorsese, es una película o documental musical de 117 minutos, con Eric Clapton, Neil Diamond, Bob Dylan, Emmylou Harris, Van Morrison, Ringo Starr y Neil Young, entre otros, quienes participaron en el último concierto del grupo de rock The Band, dado en San Francisco en noviembre de 1976. Pero el último vals fue en realidad pequeño y vienés, Take this waltz, canción de Leonard Cohen, de su álbum I’m your man (1988), adaptación del Pequeño vals vienés de Federico García Lorca, a quien Cohen admiraba tanto, que su hija se llama Lorca. Ocho años después, la canción de Leonard Cohen fue interpretada por Enrique Morente y Lagartija Nick en su álbum Omega (1996 y 2008). Dice Albert Lladó que Morente sabía que juntarse con un grupo de rock indie podía afectar a su carrera. Lorca no era nuevo en el flamenco. Estaba el Lorca claro de La leyenda del tiempo de Camarón, de 1979, y Morente iba a atreverse con el Lorca más oscuro. Por el flamenco corrían tiempos de fusión y lo de más era mezclar flamenco y rock. Lo de menos, llegar a un acuerdo con Leonard Cohen. Había por medio un batiburrillo de derechos de autor, familia Lorca al fondo. En 1993 Enrique Morente y Leonard Cohen quedaron en el hotel Palace de Madrid. Ni Cohen hablaba español ni Morente inglés, pero hubo química. Omega iba creciendo. El cantaor llamó a los mejores, Vicente Amigo, Cañizares, Isidro Muñoz, Tomatito, y a su hija Estrella. Yo estaba loca por llegar a casa, soltar la carpeta, sentarme a la chimenea y escuchar qué se le había ocurrido esa tarde a mi padre.

TdC-720: Alberto Manzano, escritor y traductor de Leonard Cohen al español, se sintió frustrado cuando vio que Morente hacía con sus textos lo que le daba la gana. Mis adaptaciones las cambió a su antojo in situ, sin consultarme. Enrique Morente Cotelo (1942-2010) no era cualquiera. Se había ganado el respeto de los puristas y había impartido conferencias en la universidad. Omega no es un trabajo que busque la belleza blanca y unidireccional, lo estético por lo estético. Es un canto a los muertos, un réquiem que sangra modernidad que nos lleva al Lorca más jondo. El guitarrista Juan José Suárez, Paquete, recuerda que el maestro le preguntó qué le parecía el disco y que, al contestarle Muy bonito, el cantaor replicó Yo no quiero que sea bonito. En plena grabación murió la madre de Morente y el hijo entiende que Omega, poema para muertos, dará título al álbum, que será un canto a los que ya no están. Se cayeron las estatuas al abrirse la gran puerta. Además de Take this waltz, en Omega hay otras tres canciones de Leonard Cohen. First we take Manhattan, Priests y Hallelujah. Que me perdone Ana Belén, que también cantó el vals, pero cuando escucho Omega tengo que ponerme gafas de sol. Poema de ida y vuelta, de Nueva York a Granada, de Granada a Montreal y de Montreal otra vez a Granada, Pequeño vals vienés lo escribió Lorca el 13 de febrero de 1930. Morente murió el 13 de diciembre de 2010. Porque te quiero, te quiero, amor mío, en el desván donde juegan los niños.

omega

the Speakeasies’ Swing Band

speakeasies

Jazz acústico suave, del 30 y el swing de los años 40. De San Francisco, California.

Speakeasies were formed in the 1920s as a means to get around the everyday hassle of law enforcement watching for people violating the 18th Amendment. As a result of Prohibition, the speakeasy was an established institution. For every legitimate saloon that closed as a result of the new law, half dozen underground palaces sprung up. These speakeasies were one of the many ways that people during the 1920’s and early 1930’s obtained illegal alcohol. By the middle of the decade there were thought to be 100,000 speakeasies.

Origen: the Speakeasies’ Swing Band! (su página en Grecia, música a elegir)

Página oficial

tópicos por un tubo.

Valdés Leal In ictu oculi
Valdés Leal. In ictu oculi. Hospital de la Caridad. Sevilla

TÓPICOS POR UN TUBO

En español expresivo, algo que pasa o nos viene por un tubo es que se produce en grandes cantidades. El antónimo sería a cuenta gotas. La vida está llena de tópicos, esos lugares comunes como piedra donde tropezamos, no dos, mil veces o como vuelve el criminal al lugar del crimen. En general, los tópicos se mal explican como tópicos literarios, y no es así. Son tópicos de la vida que pasan a la literatura y que ésta, simplemente, refleja. En la Edad Media fueron potentes los tópicos negativos del (1) tempus fugit y del (2) ubi sunt, para después, con la mejor calidad de vida que trajo el Renacimiento, aplicarse al cuento en dos maneras, la exhortativa del (3) carpe diem y la resolutiva del (4) beatus ille, tópicos positivos. Para memorizarlos, el profesor recomienda la secuencia “tópicos por un t.u.c.b.o.”: t de tempus, u de ubi, c de carpe, b de beatus y o de otros, cuando el abanico se abre y se dispersa tanto, que Umberto Eco cifró la clave de la posmodernidad precisamente en el reconocimiento inevitable del tópico por parte del emisor. Sé que está muy dicho, pero te querré siempre, Maripuri. La vida, no sabemos, pero la literatura ha dejado de ser inocente.


–enlace a Típico tópico clásico


 


UN TEMPUS FUGIT BIEN FUGADO 

Stefano Landi (Roma, 1587‑1639) fue compositor, cantante, músico y profesor autor de la primera ópera Barberini que se conserva: Sant’Alessio. Su Passacaglia della vita es una versión del “homo fugit velut umbra”, la vida del hombre se pasa como una sombra, del tempus fugit, o sea. El tenor Marco Beasley con el grupo L’Arpeggiata con Christina Pluhar al laúd interpretó el pasacalle dentro del Automne Musical à Versailles en 2005. No se lo pierdan. Espectacular Marco Beasley.

 

–enlace a Maite Jiménez, profesora de latín y griego, letra original y traducción literal, con su buen prólogo

–enlace al vídeo, ponte los cascos

 

Y aquí las letras, original y traducida por Fermín Guisado.

 

 

Oh come t’inganni se pensi che gli anni
Non han da finire, bisogna morire

È un sogno la vita che par sì gradita
Che breve gioire, bisogna morire
Non val medicina, non giova la china
Non si può guarire, bisogna morire

Non voglion sperate in arie bravate
Che taglia da dire bisogna morire
Lustrina che giova parola non trova
Che plachi l’ardire, bisogna morire

Non si trova modo di sciogliere ‘sto nodo
Non vale fuggire, bisogna morire
Non muta statuto, non vale l’astuto
‘Sto colpo schernire bisogna morire

Oh morte crudele, a tutti è infedele
Ognuno svergogna, morire bisogna
È pura pazzia o gran frenesia
A dirsi menzogna, morire bisogna

Si more cantando, si more suonando
La cetra zampogna, morire bisogna
Si muore danzando, bevendo, mangiando
Con quella carogna morire bisogna

I giovani putti e gli uomini tutti
Son da incenerire, bisogna morire
I sani, gl’infermi, i bravi, gl’inermi
Tutti han da finire, bisogna morire

E quando nemmeno ti penti nel seno
Ti vien da finire, bisogna morire
Se tu non ti pensi hai persi li sensi
Sei morto e puoi dire: bisogna morire.

 

¡Oh, cuán equivocado si piensa que los años
No tienen que terminar, tenemos que morir

Es una vida de ensueño que parece tan agradable
Que breve el disfrute, tenemos que morir
La medicina es inútil, ni jugando la china
No se puede curar, hay que morir

No quieren esperar transmitiendo valor
En que tono se debe decir que se debe morir
Lustrina que debería hablar no encuentra
Lo que calma los nervios, tenemos que morir

No hay forma de disolver esta vibración
No se puede huir, tenemos que morir
No cambia el estado, no vale la astucia.
Esta culpa es ridículo, tenemos que morir

¡Oh muerte cruel, todo el mundo es infiel
Cada una vergüenza, que debe morir
Es una auténtica locura y un gran frenesí
Un decir mentira, tenemos que morir

Aun cantando, aun tocando,
la gaita, el arpa, tenemos que morir
Se muere bailando, bebiendo, comiendo
Como un hijo de puta, tenemos que morir

Los querubines y los hombres jóvenes todos los
Son objeto de incineración, tenemos que morir
Los sanos, los enfermos, los valientes y desarmados,
Todos tienen que terminar, tenemos que morir

E incluso cuando te arrepientes en el pecho
Te hace hasta el final, tenemos que morir
Si tu no crees que has perdido el sentido
Estás muerto y puedo decirte: tenemos que morir.
traducción: Fermín Guisado en ABC.es

–enlace al vídeo

PAVANAS

PavaneVonAttaignant

PAVANAS

eLTeNDeDeRo ha hecho una recopilación del género pavana y creado una lista de reproducción en Spotify. Estamos hablando de más de 60 horas de música ininterrumpida para estudiar o para leer o simplemente de fondo cuando oír o escuchar es decisión nuestra, sin que la música se nos imponga como obligación y sin necesidad de acudir a la odiosa música relax, chilaut o música ambiente, ni tampoco a la genéricamente llamada clásica, música que puede darnos unos altibajos de no te menees los tímpanos. Dice la Wiki. La Pavana, del francés pavane, fue una danza española, grave y seria y de movimientos pausados, que se hizo danza procesional en la Europa del siglo 16. El término vendría del italiano padovano (de la ciudad de Padua) y de pavo, en alusión a los movimientos elegantes del pavo  real. Podría haber sido creada por Hernán Cortés a su regreso de México y era bailada por los caballeros en sus armaduras y las damas vestidas con sus mantos. Aparece mencionada en manuales de la época en Inglaterra, Francia e Italia. Pavana se aplica también a la música de tiempo lento binario que acompaña, música que sobrevivió a la danza. Las modernas pavanas tienen algo arcaico deliberado. Célebres: la Pavana (1887) de Fauré y la Pavana para una infanta difunta (1899) de Ravel.


PAVANAS en Spotify


Como siempre, habrá algún corte repetido y algún pedrusco que se haya colado de polizón. Se admiten ideas a daniellebrato@gmail.com

PAVANAS en Spotify, y que ustedes lo oigan / escuchen bien.


Pavana


Guía para disfrutar del TELEDIARIO

# Bolsa de basura
artículo calificado basura
bolsas-de-basura
antes de leer, coja su bolsa en caso de vómito

 

GUÍA PARA DISFRUTAR DEL TELEDIARIO
–el imperio y los bárbaros

Me encanta el espectáculo. Soy de quienes piensan que Occidente es basura y obsceno, el capitalismo. Sé que la resistencia interior al sistema no existe o está impostada por hipócritas partidos que se llaman de izquierdas y oenegés que administran nuestra mala conciencia. Ahora quieren que nos conduelan pateras y alambradas, sirios y refugiados y, sobre todo, su infancia, pobrecita. Y vienen reclamando una política de acogida con cargo a un bienestar cuyo Estado tampoco existe o a gente asediada por el paro y la miseria; nunca con cargo a las pudientes clases de una Europa privilegiada. Me divierte oírles, cómo claman contra el acuerdo que han suscrito sus gobernantes con Turquía. No es nueva la lucha por la vida. Lo nuevo ‑y lo maravilloso para que este mundo se hunda y amanezca otro distinto‑ es lo cerca que está pasando. Tenían razón quienes compararon el Mediterráneo con el moderno limes y tiene razón quien vio en la inmigración la penúltima invasión de los bárbaros. No sufráis por niños muertos ni firméis ni recojáis firmas por medidas de acogida. No vayáis a manifestaciones de repulsa. Coged el sueño y esperad. Con suerte, pasarán los bárbaros la frontera y aún veremos desfilar al cadáver del Imperio por la puerta de nuestro telediario.

música para escuchar:
Erasmo de Rotterdam contra la guerra, por Pavana La Batagglia, con Sílvia Bel
dirigida por Jordi Savall Recitado XXIII (15)