Etiqueta: Feria de Abril

la Sevilla del ABC.

Identificación entre una ciudad y un modo de ver, llamamos “la Sevilla del ABC” (desde el 12 de octubre de 1929; ABC de Madrid, desde 1903) al paquete ideológico que ha ido conformándose entre ciudad y periódico. Este ideario, más masculino que femenino (eran los varones quienes leían la prensa desde primera hora del desayuno: hemeroteca de bar), no hay que tomarlo en el sentido político conservador (y, ante la República, golpista) sino en el sentido de configuraciones mentales que alcanzan a quienes se las dan de progresistas o han sido de la competencia (como su rival histórico, El Correo de Andalucía, fundado por el cardenal Spínola en 1899, o su actual competidor en los quioscos, el Diario de Sevilla, pasando por las ediciones regionales de El País, El Mundo o prensa gratuita). El ABC es guardián de las esencias de Sevilla y el Ayuntamiento lo escucha y le teme: desde la Cabalgata hasta el chiringuito en la playa, desde la Feria a la Feria del Libro, desde la Maestranza hasta el Rocío, desde el Corpus a San Miguel y a Navidad, desde las comuniones por mayo hasta las esquelas y los anuncios por palabras. La ciudad se mira en el ABC, ¡qué buen nombre!, ABCdario de lo que hay que hacer.

Ante la Feria “de sábado a sábado”, la Sevilla del ABC reacciona corta de reflejos y como con miedo a pensar posibles soluciones a lo que evidentemente parece un absurdo: ese último fin de semana ni chicha ni limoná, ni enteramente feriado ni enteramente libre de fiesta, con Toros y Calle del Infierno pero sin casetas, algo incoherente como oferta de ocio para el turismo y para los planes de fin de semana. Y todo porque la Sevilla del ABC es incapaz de no hacer “lo que siempre se ha hecho” y porque frente al “de sábado a sábado” parece no haber más opción que volver al Lunes del Alumbrao. Como si los fuegos artificiales (pirotecnia raquítica para que el espectáculo alcance los quince minutos) tuvieran que ser por fuerza de clausura. Y como si las 24 o las cero horas fueran el único corte autorizado entre un día y otro día y como si el segundo domingo no se pudiera pasar en paz y buena compañía con las casetas abiertas, plan dominguero. Esa falta de imaginación es característica de la Sevilla del ABC. También, no concebir la privatización de la Feria con cargo al bolsillo de la comunidad de feriantes. O hacerse la Feria parque temático que cobrara la entrada a un recinto cerrado y que podría auto subvencionarse por publicidad o patrocinios. Nada de eso le cabe en la cabeza a la Sevilla del ABC, vote al PP o vote izquierda. Como tampoco le cabe que haya un evento en la ciudad sin que yo, sevillita, esté presente:

–¿Diez días de Feria? ¡Si yo con cuatro tengo bastante!

–¡Que la Feria esté abierta no significa que tú tengas que ir!

Narcisismo gregario y autoritario con lo que la ciudad considera sus fiestas, costumbres y tradiciones. Léalo en ABC.


feria y libertad.

feria-abril-sevilla-2017

Hoy la Sevilla feriante se levanta con ánimo de lunes; no de domingo. La culpa la tiene el cierre gubernativo de una Feria de Abril que imposibilita el disfrute, un día más, de unas casetas perfectamente dotadas para echar en familia un domingo perfecto. La orden de cierre la dio ayer noche el Ayuntamiento mediante una traca de fuegos artificiales al otro lado del río, lo que ya saca a la gente del ferial y va acercándola a casa. (Sevilla no es el Levante español. Aquí no hay más que una raquítica pirotecnia espurreada, para que dure más, y que nunca llega a poner de blanco el cielo.)

Y uno, que es medio tonto, se pregunta ¿por qué mi caseta me la cerraron?, ¿qué impide que hoy, día festivo, mi caseta (que con mi dinero pago) siga abierta? ¿Por qué, si hoy domingo sigue habiendo toros en la Maestranza y atracciones en la Calle del Infierno? ¿Por qué, guardia, por qué?, decía el idiota.

La respuesta explicación me la dan los titulares de prensa. Mi feria me la robaron por razones de Estado. “Un hombre de Estado”, califica unánime la clase política al personaje muerto. Y uno, que sigue siendo medio tonto, se responde: mujeres y hombres de Estado son también quienes en nombre de… (ponga ahí lo que usted quiera poner: el orden, la democracia, el sentido común) impiden y prohíben que yo y mis feriantes seamos los hartibles que queramos ser. Ese hombre de Estado que llevamos dentro.

Feria de Abril de diez días (hoy, de ocho).

flecorbata dlebrato (13)

La actual fórmula “de sábado a sábado” deja el segundo domingo con media ciudad desmontando y la otra media buscando a ver dónde nos reunimos o dónde comemos hoy, cuando en la caseta había de todo y estábamos tan a gusto.

El Pescaíto y el Alumbrao pasarían a viernes noche (inicio natural del fin de semana). Y el desmontaje se haría el lunes siguiente al segundo domingo, lunes laboral donde los haya. Los fuegos artificiales no tendrían por qué ser cierre de nada sino espectáculo integrado.

Este modelo de fiesta de diez días funciona en el Carnaval de Cádiz o en las Cruces de Lebrija. Dos fines de semana muy potentes con cuatro días laborables intermedios. Si se quiere añadir un día de fiesta local, ese sería el lunes (tercer día de feria), como en Cádiz. Patronal y sindicatos no tendrían nada que objetar.

sobre los fuegos

Desde 1847, primer año de Feria, a 1864, diecisiete años estuvo la Feria sin fuegos artificiales.

sobre las fechas

Las primeras fechas de la entonces feria agrícola y ganadera fueron los días lunes, martes y miércoles de Semana Santa, que entonces empezaba en Jueves Santo. De lunes a miércoles no había procesiones.


 

maneras de pensar la feria.

20190504_215749

La trampa es doble: primera, si uno participa o no de la fiesta y, segunda, los puestos de trabajo, negocio o beneficios que la fiesta genera.

A lo primero, el gusto de uno, se responde diciendo que eso qué importa. Dejo ahí la foto, testigo de Daniel Lebrato ayer noche en la trastienda de su caseta a todo plato la Noche del Pescaíto, luego del Alumbrado, con más cerveza y manzanilla. Me encanta la Feria porque es laica, sin motivo religioso o militar, y con una concentración de grifos de Cruzcampo como vendrá en el Guinness.

Respecto a que la Feria da de comer a mucha gente, claro que sí, nada que objetar, aparte la dinámica del trabajo como beneficio / explotación, cuando ya es hora de que una sociedad más humana (o al menos su humanismo) plante cara al envenenado dilema que hoy se lleva, que es trabajo / desempleo, y aparte de que el trabajo, todo trabajo, ha de ser digno y para el bien común y ya me dirán qué bien produce poner 24 mil bombillas para una portada que podría ser la misma un año y otro como fue la Pasarela en las primeras ferias en El Prado; trabajo de montaje y bombilleo que nos hace preguntarnos ¿a quién beneficia?

Voy a favor del capitalismo. Si Sevilla fuese Miami, un suponer, el real sería un recinto cerrado, un parque temático al que habría que pagar para entrar; la portada podría estar patrocinada por McDonald’s o Coca‑Cola (con publicidad incluida como podrían llevar anuncios los pasos de Semana Santa) y con seguridad privada de manera que ni un solo policía local o nacional estuviese cubriendo fastos privados (política válida para partidos de fútbol de alto riesgo). En fin, así iría todo. Placeres privados, dineros privados. Y si empresas hosteleras ingresan tanto o cuanto por la celebración de una fiesta, que apoquinen lo suyo como patrocinadores. No veo, la verdad, cuál sería el problema.

Lo que quise decir es que lo que se invierte por ocho días de una ciudad efímera daría para urbanizar El Vacie o Las Tres Mil, lo que es una crítica severa al pensamiento señorito de quienes se precian de buena hermandad entre feriantes (fraternidad igual, en las cofradías o en el Rocío) que no es más que hipocresía. ¡Ande yo en mi caseta y déjenme de puñetas! Es muy señorita y muy insolidaria la que presume de ser la ciudad de la gracia.

Dicho lo cual, me harté de pescaíto, de rebujito y de bailar hasta las tantas de la madrugada, faltaría más. Quédense con el mensaje, si les interesa, y no maten al mensajero.

(Respuestas a La Feria de Sevilla no tiene corazón)


 

La Feria de Sevilla no tiene corazón.

Ante los millones de euros que se van para el montaje de una ciudad efímera –empezando por la portada que no puede ser la misma en ferias sucesivas (y esto en la ciudad inmutable que a la Giralda quiere en su foto fija y al Gran Poder, que transcurra como transcurre un año y otro año)–; ante ese despilfarro en materiales y mano de obra o recursos humanos (los pague quien los pague: ayuntamiento o particulares) por levantar esa segunda casa que es mi caseta por unos días, donde hay tanta gente sin techo…

¿no ha de haber una voz (una oenegé, una cáritas, una petición vía change org) que diga:

–El presupuesto de este año para fines sociales?, –para barrios deprimidos?, –para causas sin casa?

Definitivamente, la Feria de Sevilla no tiene corazón.


 

cierre gubernativo.

feria-abril-sevilla-2017

Hoy, 7 de mayo de 2017, no solo sigue habiendo toros en la Maestranza y cacharritos en la Calle del Infierno de Sevilla. Es que el domingo es domingo. ¿O no les suena a sus majestades lo del día del Señor? Si legislar debe tener siempre un sentido positivo ‑de autorizar y dejar hacer más que de prohibir‑, no se entiende este domingo de casetas de Feria cerradas por orden gubernativa. Al Ayuntamiento y pueblo de Sevilla ¿qué más les da? Lo que es falso es la “Feria 2017 de dos fines de semana”. Dos es dos. Y, puestos a hablar de legislado y legislación, habrá que ver si se están pagando como horas extras las de desmontaje y limpieza en día festivo. O todo o nada.

Feria de Abril, de diez días.

El argumento que dice más días de Feria no, que no los soportarían ni el cuerpo ni la cartera, tiene este otro: ¿quién le manda a usted ir, señor o señora mía? ¡Ni que ir a la Feria fuese una obligación! En realidad lo es: feria de vanidades empezando por tener caseta y desde el pescaíto hasta los fuegos artificiales.[1]

Vamos a imaginar que la Feria, como parque temático, adopta las fechas de una feria permanente (abierta, supongamos, de abril a octubre). La Feria estaría ahí como estuvo la Expo o como están otros parques temáticos y quien puede ir va y quien no puede o no quiere ir no va, ¿cuál sería el problema?

Entre un extremo y otro está la virtud: el modelo de fiestas de diez días, los que van de un viernes por la noche al segundo domingo por la tarde noche, modelo que siguen el Carnaval de Cádiz o las Cruces de Lebrija: dos fines de semana (seis días) muy potentes, festivos de por sí para una mayoría en situación de trabajar, y cuatro días laborables menos potentes, de lunes a jueves, cuando la fiesta se mantiene a otro ritmo. No, que ahora, al echar el cierre en sábado por la noche, queda un fin de semana engollipado y absurdo. Mañana, media ciudad jodida desmontando en domingo (se supone se pagan las horas extra) y media ciudad jodida a ver dónde nos reunimos o dónde comemos hoy, la familia, cuando en la caseta hay de todo y estábamos tan a gusto. No tiene sentido.

El alumbrao sería un viernes a las 24 horas. El pescaíto, esa noche o la noche siguiente, del sábado. Y los fuegos, tal como este año, el segundo sábado a las 24. El desmontaje de la parte pública y notoria (municipal, vaya) se haría el lunes siguiente al domingo de cierre, día laboral donde los haya. Patronal y sindicatos no tendrían nada que objetar.

[1] Desde 1847, primer año de Feria, a 1864, diecisiete años estuvo la Feria sin fuegos artificiales. Y las primeras fechas de la entonces feria agrícola y ganadera fueron los días lunes, martes y miércoles de Semana Santa, que entonces empezaba en Jueves Santo (de lunes a miércoles no procesionaban cofradías).