Etiqueta: Cataluña

tema del año.

elTendedero

En lo social, termina el 19 como empezó: con Cataluña, el gran tema, hasta en la sopa. Desde 2010 esto es así, incluso por omisión. De hecho, los esfuerzos en medios y redes sociales por hablar de otra cosa, no hacen sino esconder o distraer “la cosa”: España está en cuestión y el mapa de España se mueve, y podría moverse más. Lo dicen no solo Cataluña sino “León solo” o la vindicación del aragonés como lengua.

Desde la división de España en provincias, cuando las Cortes de Cádiz, el mapa de España (con su sísmica latente) se mueve, y ahí están los federalismos aflorados en tiempos de libertad (Primera y Segunda República), aunque la España unida oficial siga poniendo filtros legales y académicos que, al final, no solucionan nada a las necesidades de pueblos y gentes, dentro de nuestros límites y fuera de nuestras fronteras.

Así, antes y al margen de la cuestión catalana, se da por sentada la amistad –que es alianza y dependencia de bloque– de España con Estados Unidos y con la Otan. ¿No habría que someter ese Occidente a referéndum? Se da por bueno que Gibraltar sea provincia inglesa; que Ceuta y Melilla, Morón y Rota son España, y no reductos de un pasado colonial y de un presente imperialista y armado. Y casi nadie se acuerda de Portugal para una República Ibérica. ¿No se merecen esas cuestiones salir a plebiscito? Entre la política, la diplomacia y la consulta en referéndum, hablemos de:

–La forma del Estado, unicéfala o bicéfala, sin Jefatura o con Jefatura [1], y si ésta sería monarquía, presidencial o república parlamentaria, de una o dos cámaras [2].

–Con Portugal: un único Estado o República Ibérica

–Con Marruecos: Ceuta y Melilla

–Con Canarias: su especial definición autóctona

–Con Reino Unido, con la UE y con la Otan: Gibraltar

–Con USA: bases aéreas de Morón, Zaragoza y Torrejón, y base naval de Rota

–Con Cataluña y autonomías: la forma del Estado: federal o estados unidos independientes

La declaración de España país neutral y no alineado.

La renuncia de España a la guerra y desmilitarización del Estado.

La declaración del Hombre especie protegida por encima de cualquier ser vivo o ente material o inmaterial.

Ojalá en 2020 bromeemos o gritemos menos, y votemos más.


[1] [1] Hay estados bicéfalos (con Jefatura del Estado) y estados unicéfalos (sin Jefatura), que suman 56 en todo el mundo: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos, México, Uruguay, Perú o Suiza.

[2] [2] Entre los cien parlamentos unicamerales figuran Bulgaria, China, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Islandia, Lituania, Macedonia, Montenegro, Noruega, Nueva Zelanda, Perú, Portugal, Suecia o Ucrania.


 

¡a refrendar!

Bar Taberna Juan Sanlúcar banderas de España (4)

En una reciente estancia en Puerto de la Cruz, Tenerife, pudimos coincidir andaluces fuera de Andalucía y catalanes fuera de Cataluña. Que saliera el tema referéndum era inevitable. Mi observación fue que el grupo catalán se expresaba con toda naturalidad mientras que el grupo andaluz esgrimía argumentos hostiles, democráticos y de izquierdas, en nombre de que todos (y no solo Cataluña) tendríamos que votar.

Ese ánimo de votación no se capta en Andalucía pero puede tomarse al pie de la letra para bien de la conversación y para aguzar ingenios, posturas y contradicciones. Entre lo votable por toda España estarían estas cuestiones palpitantes:

  • Con España toda: la forma del Estado, unicéfala o bicéfala, sin Jefatura o con Jefatura [1], y si esta sería monarquía, presidencial o república parlamentaria, de una o dos cámaras [2].
  • Con Portugal: un único Estado o República Ibérica
  • Con Marruecos: Ceuta y Melilla
  • Con Canarias: su especial definición autóctona
  • Con Reino Unido, con la UE y con la Otan: Gibraltar
  • Con USA: bases aéreas de Morón, Zaragoza y Torrejón, y base naval de Rota
  • Con Cataluña y autonomías: la forma del Estado: federal o estados unidos independientes.

O sea que sí, el grupo andaluz tiene razón. Tendríamos que votar todo eso y más:

1: La declaración de España país neutral y no alineado fuera de la Otan y en el concierto de unas Naciones Unidas no mandatadas por Estados Unidos y aliados.

2: La renuncia de España a la guerra como método para la resolución de conflictos entre naciones.

3: La desmilitarización progresiva del Estado Español.

4: La declaración del Hombre primera especie protegida por encima de cualquier otro ser vivo o ente material o inmaterial cuyo hábitat se pretenda conservar.


[1] Hay estados bicéfalos (con Jefatura del Estado) y estados unicéfalos (sin Jefatura), que suman 56 en todo el mundo: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos, México, Uruguay, Perú o Suiza.

[2] Entre los cien parlamentos unicamerales figuran Bulgaria, China, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Islandia, Lituania, Macedonia, Montenegro, Noruega, Nueva Zelanda, Perú, Portugal, Suecia o Ucrania.


 

hipocresía de votantes de izquierdas.

Pujol prescrito

Hacienda concluye que Jordi Pujol defraudó 885.651 euros, pero que el delito ha prescrito (El País, 24 doce) y mis contactos en redes rebotan la mala noticia no sé si con ánimo contra la propia Hacienda, contra el manido discurso del Estado de Derecho o contra la corrupción de la clase política a la que al mismo tiempo votan (“para que estos escándalos no se repitan”).

Y uno, que es pariente del Rey Bobo (bobo pero no tonto) y que lleva algunas legislaturas al margen de esta democracia, cae en la cuenta de tanta escandalera: la corrupción política en Cataluña (caso Pujol) sirvió a mis amistades de izquierdas para una de dos: desorientar el alcance del referundismo (y, de paso, alinearse en la defensa de la unidad de España) o para salir del referundismo en nombre de los problemas que realmente importan a la gente (limpieza del juego político, recuperación de lo robado para el bienestar en educación, sanidad, vivienda, etcétera, etcétera).

No me vengan con milongas. Ser demócrata (también si son de izquierdas) supone aceptar un Estado de cosas: hoy Gürtel, mañana Eres, al otro día Pujol, pero, de entrada, con monarquía y Tribunal Supremo, Constitución y momias constitucionales. Alguien razona como los machos varones de las mujeres tapadas (ellos no se tapan, claro) y el caso Pujol, les viene muy bien para abstraerse (como demócratas de mucha izquierda) de lo que está pasando en Cataluña con los derechos humanos. Y el de decidir lo es, no les quepa duda.


penúltima crítica al nacionalismo.

bandera andalucía

1.
La crítica a un nacionalismo emergente es eso que, o se ampara bajo el derecho a decidir, o se contagia por nacionalismos previos (inconscientes, minis o macros) que son de la misma estirpe que el nacionalismo que se quería criticar.

2.
Únicamente quien vive inmune a experiencias nacionales (esa supuesta ciudadanía del mundo del “no soy de aquí ni soy de allá”, de Alberto Cortez; ese Métèque, de Moustaki) tendría autoridad para descomponer el concepto nación y, aún así, con reparos, pues la nación es la hacienda pública donde uno paga impuestos y recoge prestaciones y, en principio, todo el grupo crítico con el referundismo catalán (incluyendo Charlie Hebdo, recién incorporado) tiene patria conocida, siendo patria no solo la expresa en el carnet de identidad sino un sistema de creencias que incluyen Unión Europea, Otan, Occidente, democracia, defensa con fuerzas armadas, parecidas expectativas ante el extremismo, el cambio climático o la Aldea Global.

3.
Denostar el referundismo en Cataluña equivale a sostener (de pensamiento, obra u omisión) la España que tenemos: monarquía hereditaria, país alineado, colonia y metrópolis (Morón, Rota, Gibraltar; Ceuta y Melilla) y, por decir algo, insensible a la unión política de España con Portugal. Quienes critican el referundismo en Cataluña ven el nacionalismo en el ojo ajeno (de hecho, independentismo no es: es referundismo) y no lo ven en el ojo propio, de ahí que se las den de progresistas, de izquierdas, de humanismos muy avanzados. Lo menos que podía hacer el grupo anti, es callar y pedir que el referundismo llegue a buen puerto. O, al margen del referéndum, ¿saben ustedes, los demócratas, de mejor método de resolución del conflicto? ¿Persecución judicial? ¿Condenas y cárceles? ¿Invasión armada del territorio disidente?


EL LIBRO como impostura, amnesia y vanidad.

Instagramos_inmaculada_putrefacciOn

Semana marcada por la muerte del librero José Manuel Padilla, último representante del mester de librería. La república del libro anda, con ello, vindicándose (a sí misma) frente a la que se nos viene encima: que toda biblioteca es sueño y, los libros, sueños son. El siglo 20 nos legó bibliómanos espléndidos y ratas de biblioteca que se dejaron las pestañas entre volúmenes, pasando por célebres servidores de biblioteca o librería. Pero nadie ignora que los libros matan como el tabaco (y debería advertirlo Sanidad) y que, sin religiones del libro sustentadoras de las monarquías, no hubiera habido ni Santa Inquisición ni santas Cruzadas ni guerras entre naciones que llegaron a durar cien años. También las Constituciones, como la de España 1978, son libro y, en su nombre, te prohíben o persiguen: miren, si no, a Cataluña.

Hay pocos libros libres (Quevedo) y hasta la verdad os hará libres (San Juan evangelista) se refería a la verdad de la fe escrita, no a la verdad que trae consigo el conocimiento a través de la razón y de la ciencia. Nuestro simple Cervantes ponderó las armas por encima de las letras, lo que faltaba: ejércitos, Constituciones y libros sagrados (nuevos y viejos Testamentos o Coranes). Y así está el mundo.

Solamente la vanidad de inéditos que se empeñan en ser éditos, junto a la confusión interesada entre lo viejo y lo nuevo (lo que fue acorde con su tiempo y lo que ya es arcaísmo), sigue dando vigencia al libro Gutenberg. Ese buen conversador que fue Padilla me hubiera acompañado en esta reflexión.


españoles de dos mundos.

Cataluña vista desde España

1º) disparidad informativa

Antes que nada, póngase en situaciones que en la historia han sido y multiplique sus fuentes de información. Seguro que los periódicos franceses contaron nuestra Guerra de Independencia (1808-14) como otra guerra distinta. No solo la historia la escriben los vencedores, también la prensa.

2º) disparidad de fuerzas

Sea cual sea el grado –condenable– de violencia y actos de sabotaje en Cataluña, el origen de la violencia radica en la disparidad de fuerzas. Todo Estado tiene leyes, jueces y fuerzas armadas que una región insumisa no tiene.

3º) toma de postura

Con la democracia en la mano, Cataluña alza un argumento imbatible: Cataluña solo quiere votar. Es ahí donde usted, el aragonés o la andaluza, se involucra. Como le han dicho que Cataluña es España y, España, todas las regiones, usted argumenta: –Pero que votemos todos -dice usted, que, sin embargo, no exige referendo ninguno. Ahora imagínese que la ciudadanía francesa o inglesa o española hubiesen sido consultadas en su día respecto de la independencia de España, de EEUU o de Cuba. En los tiempos que corren no hay más solución que las urnas.

4º) lógica del respaldo popular

Insistentemente se oye que el independentismo, como mucho, está al cincuenta por ciento y no representa la voluntad de la mayoría del censo catalán. De acuerdo. ¿A qué temer entonces? El independentismo sería el primer convocante de referéndum para perderlo. Otra lógica, que es, al fin, la misma: ¿Quién le ha dicho a España que usted o yo queremos ser españoles de este mundo?


cuatro admiroses feroces.

ADMIROSE UN GERUNDÉS
al ver que, en su democracia,
todos los votos de gracia
beneficiaban al Rey.
–Arte borbónica es,
dijo pensando en el vado
entre Ley d’Hont y Senado.
¡Que un notable en catalán
llegue a viejo y vote mal
y allí lo borde un muchacho!


ADMIROSE UN CAMARADA
federal por la república
viendo en el Rey a la única
forma de Estado aceptada.
–¿Del referéndum no hay nada?,
dijo pensando el Proceso
que del Monarca está preso.
¡Que una parte le dé el bote,
con be, y que el resto lo vote
precisamente por eso!


ADMIROSE UN PEDIGRÍ
viendo aquel Reino de España:
–¿De la República, Azaña,
qué puede quedar aquí?
–¿Qué más daría eso, si,
como nos dan a Leticia,
nos dieran todas noticias
de revista y corazón.
–No hay para tanta. –¡Es razón!
–Y lo demás… –¡Estulticia!


ADMIROSE UNO EN FACEBOOK
al ver que, más que to be
or not to be, Bi and Bi
supiesen hablar me too.
¡Que, en crucigramas, un ñu
viaje en iglú, Blablacar,
y un osado en metricar
busque en Google o Amazón
y le salgan un montón…!
–¡Aquí no hay más que rimar!

‑cerró el turno una Espiné
de las de en lista de espé‑.