40 años de democracia u 80 de franquismo.

En 1977, el hastío general por el viejo dictador hizo a la izquierda obviar la prolongación del franquismo en el nuevo régimen, que se plasmaría en la Constitución de 1978. Fue el caso del PCE de Santiago Carrillo, partido que yo abandoné en 1977: aquel PCE y aquella España no me necesitaban. La milonga de Carrillo para refrendar la Constitución era que las cosas cambiarían desde dentro, una vez tomadas las instituciones democráticas (mismo error del Podemos de Pablo Iglesias). No calculó él que el PCE iba a sacar un ridículo porciento con el que no se podría cambiar absolutamente nada. Visto desde aquí, 2017 no conecta con 1977, sino con 1936, a 81 años de la Segunda República, nunca jamás restituida como en rigor se merecía por parte de “los demócratas”. Imagínense “los demócratas” (grupo rock) qué respuesta hubiera dado la República a la cuestión catalana. En comparación con esta España de Banca, Iglesia, Monarquía y tentetieso, no hay color. Hay Sor Hayas de Santa María.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s