Autor: daniel lebrato

profesor, autor de libros y redactor de eLTeNDeDeRo

La España hecha un lío.

Arcadi y Joaquín Sabina Foto El Español

A propósito de la natalidad consciente y preventiva se ha suscitado una polémica que desemboca en Joaquín Sabina (etiqueta izquierdas) apoyando a Arcadi Espada (etiqueta derechas). Esta es la secuencia:


Durante una entrevista en la tele Arcadi Espada declara: “Si el servicio público de salud detecta una persona con una anomalía grave que va a impedir que lleve una vida normal, téngalo usted, pero evidentemente cuídese de él porque esa persona va a suponer para la sociedad un costo que podía haberse evitado”.


La Generalitat y entidades de discapacidad intelectual de Cataluña se querellan contra Espada por un presunto delito de odio contra las personas con síndrome de Down.


Los periodistas José María Albert de Paco y Julio Valdeón (biógrafo de Sabina) promueven un manifiesto en defensa de Arcadi Espada que firman Steven Pinker, Fernando Savater, Richard Dawkins, Antonio Escohotado, Fernando Sánchez Dragó, Alan Sokal, Cayetana Álvarez de Toledo… y Joaquín Sabina.

O sea que tropiezan las etiquetas, fallan las premisas y nos quedamos en suspenso ante tan periodístico lío. Fallan las previsiones de lo que cabe esperar de cada personaje en la esfera pública.

[eLTeNDeDeRo] es partidario de la separación familia Estado y del derecho a decidir tanto para Cataluña como para las familias que quieran tener, a su costa y no a costa del Estado, las criaturas o las anomalías que quieran y puedan (mediante depósito previo) permitirse y tener.

Pueden leerlo en El Español, de donde procede la foto.


 

juntiña.

[24.400 gugles] de niño, no me gustan esas juntiñas que tienes en la plazoleta. La palabra no figura en el Dile ni en la Wikipedia. Habría que definirla como juntiña: coloquial peyorativo o meliorativo: 1. afición a otra persona. 2. trato que se tiene con alguien, puede ser pasional. 3. reunión de gente que comparte algo en común, sinónimos: pandilla, peña, basca. juntiña viene del latín iunctus, unido, uncido, enlazado, más el diminutivo –ina, –iña, que apunta influencia gallega (portugués juntinha). La palabra junta (desde 1055) da el rústico yunta, pareja de animales de tiro. Familias son justa (torneo), yugo, yugada, yugular, conjugar, subyugar y participa en la preposición prefijo yuxtaponer y en biga, triga y cuadriga, carro tirado por dos, tres o cuatro caballos. Remotamente hay que ir hasta el griego zigóo, unir, que participa en las palabras cigoto o zigoto (célula resultante de la unión de gametos masculino y femenino) y yoga, sánscrito unión (cuerpo mente). Más familiares: ayuntamiento (hacia 1250), coyuntura (mitad siglo 13), adjunto, conjunto, conjunción, conjuntiva, conjuntivitis, subjuntivo, disyuntiva. Locución: a pies juntillas (1625), rotundamente, que fue antes a pie juntillo, (1604) y a pie juntillas (1625), por influencia de locuciones como a sabiendas o en voladas.

Donde más se usa la palabra es en República Dominicana: ¡Esa juntiña con Luis te va a traer problemas, te lo digo yo!

En España, se registra esta iniciativa: Juntiña de mujeres haciendo buenas migas, que no se refiere a si están buenas o bien cocinadas las migas, sino a la hermandad y concordia entre mujeres inmigrantes y autóctonas de Don Benito (Badajoz), 2017.

En septiembre 2018 el Vinilo Rock Bar de Sevilla (Relator, 21) convocó un aniversario y juntiña de su peña (en la foto aparecen solo masculinos en edad zafarranche).

En música, hay La Juntiña y Hedrich Báez (febrero 2018), que fusiona afro dominican jazz, y un rapero Don Miguelo, también dominicano, que interpreta una impresentable La juntiña, que no les recomiendo.

Quédense, en cambio, con El niño yuntero de Miguel Hernández, cantado por Serrat, y den ejemplo con las buenas compañías ahora que ustedes, que son madres y padres de familia, vigilan la juntiña que se traen sus menores y adolescentes.

Fuentes: Etimológico de Chile, Corominas y [eLTeNDeDeRo].


Unidas Podemos y la mala leche nacional.

El Consejo de Ministros de Pedro Sánchez, con más ministras que ministros, desaprovechó la oportunidad de rotularse Consejo de Ministres y ahora Unidos Podemos ha pasado a ser Unidas Podemos. ¡Con lo fácil que hubiera sido titular a la marca Unión Podemos o Unidad Podemos! Por su parte, la Academia insiste en que el lenguaje inclusivo es una moda y llama a evitar el desdoble. Se lo han puesto a huevo. Empoderar lo femenino (en sexo) a la altura del masculino (en género) podía hacerse por procedimientos que apenas se han explorado como el español de la e con sus casos académicamente creíbles y por demás abiertos al amplio colectivo plurisexual.

Contra esas posibilidades, perfectamente compatibles con la belleza y economía del idioma, llama la atención la insistencia en el desdoble por parte de la izquierda electoral y la sutil masculinización del lenguaje por parte de la derecha cerril con el arrope de la Academia. La extinción del quien, sistemáticamente sustituido por los que, y el emparejamiento hombres y mujeres, donde siempre hemos dicho hembras y varones o machos y hembras, no puede ser casual. Alguien está moviendo los hilos para que el femenino siga en guerra con el masculino. Una prueba más de la mala leche que se respira en esta España nuestra; también, en la lengua que hablamos. No es precisamente centrista [eLTeNDeDeRo] pero en esto, y por una vez, parece claro que en el medio, en el centro, entre la o y la a, está la virtud.


 

huelga general contra las elecciones del 28‑A.

La democracia, que era la solución, ha pasado a ser el problema.
(El Viejo Topo)

La teoría distinguía entre huelga, huelga general, huelga general política (para derrocar a un partido en el poder) y huelga general revolucionaria (para un cambio de modelo o de sistema). Desde que la clase obrera está absorbida por el bienestar del Estado del Bienestar, la huelga, todas las huelgas, han perdido su esencia. Hoy el paro laboral es privilegio de oficios de élite tipo controladores o pilotos aéreos, o en el otro extremo, subempleos que nadie quería, como el servicio de recogida de basuras. Sin aviones y con la peste se puede bloquear un país.

El Mayo del 68 consistió en huelgas y manifestaciones. Antes de los militares del general Pinochet, a la Unidad Popular de Salvador Allende (Chile, 1973) se la cargó una huelga de la patronal del transporte. En Portugal, la dictadura salazarista duró lo que tardó una huelga del ejército (Revolución de los Claveles, 25 de abril de 1974). Y en Venezuela hemos visto cómo un sabotaje en el suministro eléctrico puede inducir a la contra. Y es que todas las revoluciones, pero también todas las involuciones, han coincidido con períodos de carencia y carestía muchas veces motivadas por huelgas estratégicas.

En sociedades muy funcionariadas donde los gobiernos imponen servicios mínimos abusivos y la patronal el descuento en nómina, la huelga es arcaísmo de un lenguaje de lucha sindical que consolida y conserva lo peor de una sociedad. Basta pensar las huelgas de Navantia o del sector del taxi. El Bienestar es lo que tiene, que, por defender el suyo propio, el trabajador, hombre o mujer, vacía de contenido viejas y nobles consignas. Otro tipo son las huelgas como del 8 de marzo por la mujer o del 15M por el clima. El significante huelga persiste pero el significado ha cambiado.

Una modalidad de huelga que tampoco es huelga sería un boicot activo, crítico y masivo a votar en las urnas como forma de vaciar al Estado y a la clase política del pedestal democrático a donde fue elevada. Vista la Fiscalía contra el Procés, quien vote el 28 de abril estará votando al Estado que con nuestro dinero financia esa Fiscalía que está por condenar a doce buenas personas buenas (de las que se puede discrepar) por seguir un mandato que (nos guste o no) salió de las mismas urnas de cristal que el día 28 nos pondrán por delante. La reacción ética no puede ser más sencilla: No con mi voto. No iré a votar. No porque me abstenga (como quien no tiene claro qué partido elegir), sino porque me declaro objetor de conciencia contra la democracia española. Colegios electorales vacíos ese día. ¿Se imaginan? Y no nos venga la izquierda electoral con que ganaría la derecha. La derecha incluye también Izquierda Unida o Podemos en tanto guardan y custodian el orden establecido con su unidad de España, con su obediencia al Rey y con su Fiscalía furiosa. No nos consta otra cosa.

□ Serie de entradas en [eLTeNDeDeRo] sobre este asunto:

ventajas de no ir a votar. 28/02/19

ventajas de no ir a votar. (2) 01/03/19

sobre el abstencionismo crítico. 02/03/19

vindicación de la igualdad. 07/03/19

la izquierda política. 10/03/19