Etiqueta: Podemos

lo que le faltaba a Podemos.

Aplicando la teoría o método de los quince años que van de generación en generación, para 2020 sería el turno de la Generación de la Crisis. De 1975 (muerte de Franco) hasta 2020 (45 años) caben tres generaciones. Cada una ha tenido su acontecimiento generacional, un sueño y una oportunidad.

El sueño de la Generación por el cambio (1975-89, Caída del Muro de Berlín) (“por el cambio” fue el lema del Psoe de Felipe González en 1982, también Generación Pce), generación ya cumplida en sus 60 años, fue una España federal y republicana sobre una democracia avanzada. Después vino la Generación Berlín (1989-2005), que va a cumplir 50 y cuyo sueño fue un mundo plano y sin bloques, de oenegés sin fronteras en el marco de un Estado del Bienestar creíble a condición de que se lo dieran a estudiantes que no querían saber del suburbio más que como causa humanitaria. El sueño de aquel mundo plano duró bien poco: hasta el 11 de septiembre de 2001 (Torres Gemelas), imagen de un mundo que se venía abajo, en picado tras la crisis del 2007. Ante semejante sacudida de conciencia, cuajó el tercer y último sueño de tres culturas o civilizaciones donde íbamos a caber todos, residentes, migrantes y refugiados. Fue la Generación Podemos (2005-20) que hoy calza 35 años y lleva 17 con derecho a voto.

El movimiento Podemos nació bajo el Yes, we can, Sí se puede, de Barack Obama (2008). La generación del Sí se puede había ido calentando motores agitando el mileurismo (2005), saludó el ¡Indignaos! de Hessel y Sampedro (2010) y la ¡Democracia real, ya! que querían recuperar los valores de Occidente (algo parecido al Pablo Iglesias que hemos visto con la Constitución como libro de campaña electoral). En apenas tres años, Podemos pasó de acampar en la Puerta del Sol el 15 de mayo de 2011 (el 15-M) a constituirse en partido en enero de 2014. El sueño de Podemos no fue sueño sino espejismo de mileuristas que despreciaban a seiscientistas y quinientistas al amparo de los valores de la vieja Europa y con lo fácil que es pedir y pedir al Estado del Bienestar sin cuestionar ni quién paga la factura ni el capitalismo ni la Otan.

Ayer Ada Colau, en nombre del 71 por ciento de sus votantes, escenificó el último grano que le ha salido en el culo a Podemos, la última china en el zapato, que era el derecho a decidir, no de Cataluña, de toda España. Hijo pródigo que ha vuelto a la casa del padre: Podemos, partido constitucionalista y por la unidad de España.

Se ve que la “solución federal” y lo que “de verdad importa a la gente” no eran más que tapadera para poner el cojín a escaños y alcaldías. Y no nos vengan con Kichi y con que siempre nos quedará Cádiz. Un señor que gana votos a base de la Virgen del Carmen o del Rosario y de Navantia, fábrica de guerra, no tiene nada, no ya de izquierdas, de dignidad ni de nobleza, le cante lo que le cante Joaquín Sabina en su soneto. Idéntica canción podrán hacerle a la alcaldesa de Barcelona. ¡Adiós, Podemos! Vendrá otra generación y te hará más buena.


 

carta a un votante de Unidas Podemos,

a propósito de las Coplas por la muerte de la democracia.

Constitución, monarquía, unidad de España, fiscalía, etc. Estamos presos y a IU Podemos (no a sus votantes) no le importa haber hecho un poco (no mucho) de carcelero.

El socialismo que yo pienso no es el psoecialismo ni nada que tenga que ver con el Estado del Bienestar de IU Podemos. Me refiero al socialismo marxista siglo 20, fase previa hacia una igualdad de clases que Estados Unidos y aliados de la Otan, como España, en nombre de la democracia, no han dejado ser.

Como Unidas Podemos no ha presentado un programa anti imperialista (Kichi gana en Cádiz con los votos de Navantia, fábrica de guerra, complacencia igual a la de IU Podemos con la base de Rota), no he tenido a quien votar. No ha sido fácil para mí, militante de toda la vida. ¡Qué más hubiera querido yo que mi boicot a las elecciones hubiera sido viral en redes, como ahora se dice!

No soy demócrata, señor, y me parece ingenuidad que alguien lo sea. También me parece ingenua la intromisión de lo personal en lo público, como cuando se dice que hay que cambiarse a uno mismo internamente. No salía a votación ningún “uno mismo” (ni el mío), sino urnas y escaños, algo público que hubiera ido mucho mejor, ahora lo sé, expresando el boicot crítico o la campaña de abstención en toda España (salvo Cataluña) que el ridículo que sigue haciendo IU Podemos y todo lo que representa: Constitución, monarquía, unidad de España, Fuerzas Armadas y Fiscalía.

Estamos presos, señor, y a IU Podemos institucional (no a sus votantes) no le importa hacer un poco (no mucho) de carcelero.

Gracias por su atención y su delicadeza.


cogérsela con papel de fumar.

MIRAR CON UNA LUPA,
cagar con una horma,
cogérsela con papel de fumar.
Hacerlo todos los días
no solo es cuestión de forma.
Es una forma de pensar.

(José Luis Macías Rico)


cogérsela con papel de fumar (donde la representa el mingitorio masculino): Ser excesivamente mirado o escrupuloso, pudiera ser también escrupulosa si se entiende el código del lenguaje popular, que ha sido siempre sexista (por ambas partes, masculina y femenina), y donde varones pueden estar hasta el coño y mujeres, hasta los huevos. Anastasio Álvarez ha hurgado la frase en el CREA (Corpus de referencia del español actual, Banco de datos del español) y averiguado que el uso más antiguo (1979) corresponde al dramaturgo malagueño nacido en Montoro (Córdoba) Miguel Romero Esteo (1930 2018). Honor al autor de la grotescomaquia.

Ejemplos de cogérsela con papel de fumar sobran en esta España nuestra. Tribunales de justicia ordinaria o suprema se la cogen con papel de fumar y meten a uno en problemas por nada. La insignificancia de hoy afecta a Teresa Rodríguez, dirigente de Podemos Andalucía, a quien la Audiencia Provincial de Madrid condena a pagar 5.000 euros a los herederos del ministro franquista Utrera Molina. Y todo por recordar lo que ya era historia cierta: la vinculación de Utrera Molina con el asesinato (hubiera dicho muerte o ejecución) del joven catalán Salvador Puig Antich en 1974. Este fue el tuit:

Hoy hace 44 años de la ejecución a garrote vil de Salvador Puig Antich. De entre los responsables de su asesinato, Manuel Fraga Iribarne (1922 2012) fundó el PP [antes Alianza Popular, AP] y José Utrera Molina (1926 2017) fue enterrado al son del cara al sol. Ellos siguen, nosotres también. @TeresaRodr 02/03/2018.

Podemos Andalucía mantiene que Utrera Molina es directamente responsable en términos políticos de la ejecución de Puig Antich y, por tanto, la afirmación de su responsabilidad es plenamente veraz como así piensan juzgados de Argentina donde se llegó a investigar el caso Puig Antich.

Así que ya saben: cójansela con papel de fumar si no quieren que les empapelen.

–enlace a Artículo entrevista en diario Público: Utrera Molina se justifica (en 2014)


 

incitación a la rebeldía.

Votar es aceptar

1º) la dinámica electores > elegidos (para luego hablar mal de la clase política) mientras

2º) cada vez más personas (el precariado) carecen de ciudadanía (a beneficio de cáritas y oenegés: la exclusión social nunca fue cuestión de Estado en España como sí lo han sido las pensiones o los malos tratos).

3º) Pedro Sánchez y Pablo Iglesias (y, a su través, Alberto Garzón; no toda la comunidad Izquierda Unida Podemos Psoe), transigen con el Juicio al Procés (antes, materia de movilización por las libertades).

Aunque usted no comparta el Juicio al Procés (a usted como demócrata de la libertad le aprieta por ahí algo el zapato) y aunque acepte (cínicamente) los puntos 1 y 2, quien vota izquierda vota por la funcionarización del voto amigo. A eso llamamos rehén, chantaje, extorsión, coacciones a clases medias y bajas. Cualquier voto, también a Izquierda Unida Podemos, acaba siendo un voto conservador (de lo que hay).

Buzón de [eLTeNDeDeRo]: «No puede haber más gobierno o administración que el de un partido de esos que llamamos de izquierda. Quien administra lo precario, la supervivencia de cada día, debe ser alguien que piensa y sienta desde la izquierda. Lo contrario es entrar en el desbordamiento, porque la ambición no tiene fin. Dejen a los capitalistas, tan salvados siempre de todo, que campen a sus anchas para dominar este y unos cuantos mundos más. Pero es de cajón que quien administra lo precario…»

En ese “dejar al capitalismo” está la clave diferencial entre la izquierda siglo 20, anticapitalista, y la izquierda siglo 21, mileurista, bienestarista, máster chef de todo y operación triunfo de sí misma.

Decir esto es también una forma de pasar de la noticia de aquí al domingo, a lo que ya es Historia. Si el germen de Podemos fue una llamada a la indignación (de Stéphane Hessel en 2010), está haciendo falta una incitación a la rebeldía que el voto en las urnas –y mientras Cataluña no vote su destino– aduerme y aliena, retrasa y confunde. Que la rebeldía empiece por no votar.

enlaces:

la edad y la rebeldía

teoría del diosmonio

la edad y la rebeldía.

Siguiendo el debate electoral duré hasta el tema de la vivienda. Ahí, Pablo Iglesias exigió que se cumpla la Constitución (esa es su perla; él, que quiso un día romper el candado del régimen del 78) donde dice: “todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada”. Yo, que, por mi edad y mi militancia, soy agua de un río que va a desembocar a Podemos, pensé: ¡qué vergüenza!, ¿ni una palabra sobre la distribución y tenencia de la propiedad de la tierra o del suelo? ¿Solo se va a entrar desde la ‘izquierda’ en el debate entre vivienda de alquiler o en propiedad? ¿No hay ocupas? ¿Nadie sin techo? ¿No hay latifundios de suelo urbano como los del campo de la marquesa? Apagué la tele y me fui a lo Quevedo: ¿No ha de haber una izquierda más valiente?

Dos ilustres, que admiro y quiero, evolucionaron, con la edad, hacia la rebeldía: Valle-Inclán y Antonio Machado. Cada uno se alejó y tomó partido lejos del conservadurismo que impregnó al final a su generación del 98. No es mi caso. Caso inverso. Yo, a mi feliz edad, no me he radicalizado en mis ideas: me he quedado más solo que la una. Fue el Pce quien se pasó a la monarquía (Pactos de la Moncloa, 1977) y fue Izquierda Unida (1986) quien abandonó el análisis marxista hasta diluirse en ese azucarillo propagandista de la Constitución que ha acabado siendo una Izquierda Unida Podemos gendarme del Estado del Bienestar (“lo que realmente importa a la gente”), enganchada al carro de la unidad de España y consintiendo un juicio al Procés que en otro tiempo no tan lejano, y por muy de derechas que sea lo del Procés, hubiera movilizado a toda la España roja o progresista.

Se entiende que no votaré y que mi fracaso sea que ninguna sigla reconocible, ninguna petición vía redes sociales rentabilice la abstención crítica: algo frente a tanta estulticia. Nada, nada, al otro lado del río.

Termino por Bécquer: ¡Dios mío, qué solos se quedan los nuestros!

lo que el caso chalet esconde y de lo que nadie quiere hablar.

Diógenes de Sinope

1º     El caso chalet esconde la división social entre electores y elegidos pues mal se construye una sociedad igualitaria o democrática si permitimos que haya césares y un César por encima de nuestras ciudadanías.

2º     El caso chalet esconde la retribución de la política y la existencia de una clase política profesional. Podría no haberla. Mesas electorales, jurados populares o comunidades de vecinos nos dan lección de sólidas instituciones ciudadanas de régimen efímero, rotatorio, aleatorio y no remunerado (excepto dietas y compensaciones).

3º     El caso chalet esconde la creencia de que hay que remunerar muy bien la actividad política para que el político o la política no se corrompan, lo cual presupone que el poder corrompe. Y no debería. Ejemplos hay en la historia y al presente y para qué queremos la imaginación y la legislación preventiva.

4º     El caso chalet esconde la publicación o publicidad (en prensa rosa o amarilla) de la vida privada de personas públicas. Podría no hacerse. La mujer del César podría ser no honrada ni parecerlo sin que, por eso, César deje de ser útil para el puesto que ocupa. Exhibicionistas son las casas reales, como la inglesa con Lady Di, o presidencialismos conyugales tipo Estados Unidos, con Clintons, Obamas o Trumps, cuyas vidas privadas conocimos por salas de espera en peluquerías y consultas médicas.

5º     El caso chalet esconde los límites éticos y estéticos de la incompatibilidad. César no debe ser César y la mujer del César al mismo tiempo. Que un secretario general y una portavoz de grupo parlamentario sean pareja en la vida real es algo que a los demás no importa pero a su partido sí. Qué mayor tráfico de influencias que entre dos que duermen en el mismo colchón.

6º     Ante el caso chalet el buen político levanta el dedo y se salva: yo no soy así, la mayoría no somos así. No eres así pero formas parte, pillín, del sistema que consiente y propicia: César y la mujer del César, los dos al fin y los dos en ti. Para qué hablar entonces del caso chalet. Como si fuera palacio o pisito alquilado o tinaja estilo Diógenes.


 

en respuesta a la pregunta ¿Qué le pasa a Podemos?

¿Qué le pasa a Podemos? (encuesta en infoLibre)

Podemos se jodió el día que quiso ser no‑izquierda (anticomunismo o anti IU de Errejón o Bescansa) y quiso ser partido y no movimiento heredero del 15‑M y ¡Democracia real ya!

1.
Que los movimientos están vivos, se está viendo en Cataluña, con Ómnium y Asamblea Catalana.

2.
Y la división derecha/ izquierda podría estar obsoleta, pero no el debate entre reforma o ruptura, a la que renunció Podemos cuando se hizo partido.

El segundo error, también mayúsculo, también pasa por Cataluña y por demás se paga en política: no ser sensible al tiempo que se está viviendo.

3.
Cuando el tema es Cataluña, la salida de Podemos con “lo que de verdad importa a las clases trabajadoras” (sus condiciones de vida, Bescansa o Ada Colau) no ha emocionado ni a las clases trabajadoras, que se han acogido ‑conservadoras en tiempos de crisis‑ a la seguridad de la bandera de España, del PP y del Psoe.

4.
Para el caso, el Psoe cuenta con Juntas de Andalucía o de Extremadura, que fidelizan su voto, y cuenta con Ugt y Comisiones.

Pablo Iglesias pasará a la historia de los grandes que, como Aníbal, teniendo Roma a su alcance, se acojonaron y se hicieron pequeños ellos solos.