Etiqueta: revolución

Reconocimiento de Vox.

20180817_120050

La vieja manera de concebir la política consiste en pedid y se os dará. No hemos salido de San Mateo. Quien da es el Estado del Bienestar a través de partidos y, quien pide, la ciudadanía a través del voto. Pero al banquete vinieron a sentarse tres convidados de piedra: el yihadismo, la crisis y la presión migratoria. La respuesta fue la incongruente Alianza de civilizaciones, el aumento de oenegés, como modo de vida, y de mareas sociales, como modo de pedirla. Como cuarto invitado no deseado, desde Cataluña asomó el derecho a decidir en referéndum, malévolamente servido como desafío o independentismo.

El resultado ha sido. Quien se acostumbró a pedir, sigue pidiendo sin más análisis ni asomos de rebeldía. Y quien tildó de derechas lo que pasaba en Cataluña se creyó tan de izquierdas que, de paso, le negó a toda España semejante derecho. Secuelas del contra terrorismo y contra el Procés fueron los empoderamientos de Policía, Judicatura y Jefatura del Estado, garantes de la convivencia y de la unidad en tiempos difíciles. Afuera, también llovía: Trump en Usa, Brexit en Europa.

Ni el yihadismo ni el feminismo han resultado disruptivos. El yihadismo con su inyección de todos somos la víctima, no nos moverán o no podrán con nosotros (todo tematizado en Je suis Charlie Hebdo); con su despliegue de velitas y flores, aniversarios y duelos pomposamente presididos, ha venido a reforzar el Estado del Bienestar. El feminismo, volcado en igualarse con un mundo macho impresentable, ha venido también a fortalecer lo que había.

Eso, por fuera. Por dentro, la polarización de unas clases medias o aspirantes, que cada vez tienen más difícil su encaje, lleva a sus miembros a extremos de radicalidad que solo en el secreto de la papeleta de voto puede permitirse; de boquilla, hay que comportarse, pedir para que te den, seguir siendo demócrata, solidario, feminista y convencido de que el bienestar funciona. Ahí aparece Vox, la otra cara de una ciudadanía que no puede entonar el sálvese quien pueda y que os vayan dando. ¡Oh maravilla de operación triunfo de la mala conciencia: que lo mío es mío y que no me lo toquen!

Mientras Vox ocupa sus escaños, en el polo anti, donde estaba lo que se llamó e insiste en llamarse la izquierda, no hay absolutamente nada. ¿Monarquía o República?, esa es la gran expectativa: un Rey o un Presidente, “un Macron para España” (por no decir otra cosa). ¡Qué esperanza de cambio, señora Podemos, señor Garzón, señor Anguita!


Anuncios

CÓMO ACABAR CON LA NAVIDAD.

☞ resumen. Como acabar con la Navidad no iba a contar nunca con el voto de la mayoría y, al mismo tiempo, todo se puede y se debe someter a votación, el artículo propone pasar del voto político al voto económico y que quien quiera Navidad en espacios públicos (alumbrado, adornos, etc.) contribuya y lo pague de su bolsillo y sin subvención ninguna. Esto se haría mediante impuestos directos (donaciones, pago por ver o entrar, patrocinios publicitarios), e indirectos a través de la Declaración de Hacienda (estatal, local y regional), marcando una equis en la casilla □ Navidad y fiestas religiosas (algo que ya se hace entre □Iglesia o □Fines sociales), redistribuyéndose así Presupuestos Generales que deben estar al servicio de toda la población contribuyente, de otras confesiones religiosas y del laicismo y aconfesionalidad del Estado. Cree el autor que a este razonamiento nadie se puede oponer y todo es conforme al pluralismo, al individualismo y al liberalismo que se predica en democracias avanzadas.

☞ abstract. How to end Christmas was never going to have the vote of the majority and, at the same time, everything can and should be put to a vote, the article proposes to pass from the political vote to the economic vote and who wants Christmas in public spaces (lighting, ornaments, etc.) contribute and pay out of pocket and without any subsidy. This would be done through direct taxes (donations, payment to see or enter, advertising sponsorships), and indirect taxes through the Treasury Declaration (state, local and regional), marking an X in the box □Christmas and religious holidays (something that already it is done between □Church or □Social Fines), redistributing thus General Budgets that should be at the service of the entire taxpaying population, of other religious confessions and of the secularism and non-confessional nature of the State. The author believes that nobody can oppose this reasoning and everything is in accordance with the pluralism, individualism and liberalism that is preached in advanced democracies. (Traductor de Google)


La razón de la sinrazón que a mi razón se hace.
(Quijote, 1)

La razón de ser de lo que es poderoso provoca la sinrazón de que se hable de ello. Es parte del juego y del poder. Vean, si no, la cantidad de gente que fustiga el nacionalismo sin darse cuenta (o dándose, qué más da) de que (aunque se disfracen de izquierda contra derecha) todo ese argumentario en contra es en el fondo básica y radicalmente nacionalista, es decir, de la misma índole que aquello que critica. Pasa también con la monarquía, con la religión o, últimamente, con el feminismo de velito islámico o, a lo occidental, de tacón y de uñas pintadas como para un máster chef. Cuando nos damos cuenta, ya hemos caído en la trampa y estamos hablando de semejantes disparates, absurdos o tonterías. Es lo que pasa además con las fiestas que nos vienen impuestas, particularmente la omnipotente y omnipresente, hasta el hartazgo, Navidad. Perdón, entonces, por la sinrazón.


¡Así se habla, viejo topo! ¿Podrás trabajar rápido bajo tierra?
(Hamlet)

Hacia 1980 un profesor y escritor español, Eliacer Cansino Macías (Sevilla, 1954), dio al mundo un método infalible para deconstruir la más potente obra con solo averiguar su clave o tornillo clave, su piedra de toque. Se llama piedra de toque a la que sirve para probar la pureza de los metales y, por extensión, aquello que permite calibrar el valor o alcance de una situación o coyuntura, por ejemplo, en la frase “El soberanismo es la piedra de toque de la actual discusión política” o, por ejemplo, “La Navidad es la piedra de toque del laicismo nacional”. No confundir piedra de toque con la piedra clave, que es la que cierra el arco o la bóveda (que en estructuras de hierro pudiera ser un tornillo o remache), y así se dice que “La Navidad es la clave del calendario cristiano” o que a fulanito “le falta un tornillo” por pretender acabar con la Navidad. Estamos hablando de un desmontaje intelectual de la Navidad como texto (Jacques Derrida) y estamos hablando del Método Eliacer para buscarle no los puntos débiles al edificio Navidad, sino los puntos fuertes y con la propia lógica de albañiles y arquitectos.

A ese propósito, promovimos la campaña Cómo acabar con la Navidad, que era también una encuesta de opiniones y puntos de vista. Cómo acabar con la Navidad se inspiraba en Yo quise destruir la Torre Eiffel, conferencia ficción de Eliacer Cansino a base de proyectar, como en perverso flash back, imágenes diapositivas de lo que fueron las obras de la Torre Eiffel desde su inauguración al público el 31 de marzo de 1889, hasta la primera piedra o cimentación, que había sucedido dos años, dos meses y cinco días antes. La Torre se venía abajo, vaya que sí, y sin víctimas ni sobresaltos, todo muy limpio, como queríamos, y sin que nos cayera encima la anti terrorista y sin ofender sentimientos religiosos.

Entre las ideas recogidas, ha habido de todo: Quien proponía hacer femen que aborta a la virgen María. Quien poner a los camellos ciegos de marihuana. Quien declarar en huelga a los pastores. Quien echarlos a pelear contra los romanos. Quien La vida de Brian. Quien para virgen, tú, y para Herodes, yo, y ¡belén, campanas de belén!, el que se monta cada vez que los dos montamos el belén.

Hubo quien arremetió contra la periferia mercantilista y ludópata de la fiesta, empezando por el Gordo de la Lotería: «Usted no es un feligrés del dinero. Usted es de compartir, que es lo que se lleva, ser colaborativo. ¿Y si les toca el Gordo en el trabajo, en el taller, en el colegio, en la tienda, en el bar, en la familia o entre vecinos del mismo bloque?» Sudores fríos. La pesadilla con el sorteo arranca en el chiringuito de la playa. Alza usted la vista de la cerveza o del tinto de verano y, allí, el dichoso numerito con la pregunta «¿Y si toca aquí? ¿Te lo vas a perder?» Sudores fríos en pleno agosto.

Hubo quien nos hizo más sabios, como @Wikiwiki: Sepan ustedes que los primeros en abolir la Navidad fueron los puritanos de Oliver Cromwell en 1647. Cromwell llamaba a la Navidad la fiesta del jolgorio de los paganos, lo que alcanzó a la Nueva Inglaterra colonial. A los primeros Padres Peregrinos que llegaron a América allá por 1620, con su estricto estilo de vida de aversión a la bebida y al baile, fiestas y juegos de azar, la Navidad les recordaba costumbres más vinculadas al paganismo que al cristianismo. Hasta 1870, y por influencia de irlandeses e italianos, tardó la Navidad en ser fiesta oficial en USA como día de reunión familiar y de descanso obligatorio.

Y hubo quien nos trajo alguna cita literaria. @Citacita: Arthur Rimbaud, Una temporada en el infierno (1873): Desde el mismo desierto, en la misma noche, mis ojos cansados siguen despertándose con la estrella de plata, siguen, sin que los reyes de la vida se conmuevan, los tres magos, el corazón, el alma, el espíritu. Cuándo iremos, más allá de las playas y de los montes, a saludar al nacimiento del nuevo trabajo, la nueva sabiduría, la huida de tiranos y demonios, el fin de la superstición, la marcha de los pueblos, a adorar, los primeros, la Navidad en la Tierra.

Otro donante nos pasó esta profundidad de Elvira Lindo en El País: En invierno los escritores me dan mucha pena porque, cuando no escriben artículos contra la Navidad, escriben artículos que tratan de que tienen gripe. Me da mucha pena que los escritores (por mor a su ética) no disfruten de la entrañable Navidad porque dicen que las personas estamos enfermas de consumismo.

Otro colega nos transfiere un fragmento de una rara diatriba contra las tres culturas titulada Epístola moral a los cristianos, que tiene algo de belén viviente:

Se escapan del belén beduinos, caravanas,
sus barbas, sus tapadas, sus plañideras tristes
demuestran a la cámara que el pobre Dios no existe.
Y todo se hace en nombre de un dios que nadie ha visto.
Los tiene divididos un hombre, Jesucristo.
Primero dividió en dos al pueblo hebreo,
no convenció a Mahoma, ya hay tres para el sorteo.
De crímenes atroces, hicieron una lumbre,
le dieron teología a bárbaras costumbres
y esa mentalidad de piedras y de clanes
la enseñan a los críos en biblias y en coranes.
Los puntos cardinales, después de tanta guerra,
en tres los repartieron para heredar la Tierra
con tal de que las otras no pasen de su Oriente,
de acuerdo, tres culturas, la nuestra es Occidente.

(sobre el yihadismo suicidista)
Morir matando vimos al héroe, al kamikaze.
Matar viviendo, nunca; con éstos, ¿qué se hace?
Tan solo los primeros cristianos primitivos
se vieron en su muerte más fuertes que los vivos.
Pasaron siglos. Fueron, del mar de los romanos,
al Índico, al Pacífico, y vuelta al Vaticano.
El clero se relaja. Fray gordo puso a dieta
las reglas de la orden, no el alma y la bragueta.
Los feligreses mecen las cruces del mesías
en sus cunitas blancas de hogar y burguesía
y ahora, ¿quién les dice, en tiempos de bonanza:
Coge tu cruz y sígueme? ¡Que vaya el ordenanza!
Del Testamento, hicieron portales de Belén,
aquí, una figurita, aquí, un pastor, qué bien.
¡Como que vienen vivos, que cruzan el Estrecho,
por Grecia, por Turquía, vienen buscando techo!

Flash back. No hay tres culturas. Usted guarde la suya
para que nadie venga con otra dando bulla.
Y por Semana Santa, salgan las procesiones
igual que los obreros en manifestación, es
lo justo y democrático. Y, alcalde, en Navidad,
no monte más belenes: un árbol de unidad.
Hablamos de las calles, plazas y ayuntamientos,
y cada quien que ponga en casa el nacimiento.
Hablamos de dejaros de apoyos del Estado
y haced de vuestra capa un sayo en lo privado.

Apunta @Marxista: Desde mitad del siglo 18, y todavía en alguna izquierda que no se entera de nada, la teoría de la emancipación se ha basado en el reparto del trabajo. Marx no pudo prever las resistencias del capitalismo; unas, por las malas de las armas y el bloqueo y, otras, por las buenas de ideologías inyectadas como un virus o como un troyano: ese fue el Estado del Bienestar, que hizo, del proletariado, clase obrera; después, trabajadora y, por último, clase media involucrada: se acabó la lucha de clases. Porque si la explotación y el capitalismo seguían dándose, se daban por mayorías nacidas de las propias clases dominadas. Se acabó la revolución. La clase obrera no volverá ni será sustituida por olas migratorias ni por minorías en lucha; tampoco por colectivos o por grupos de sexo. Todos esos movimientos, con oenegés y solidaridades, no moverán los cimientos de este mundo; obviamente, tampoco el islamismo como alternativa a la decrepitud de Occidente. Lo que nos queda es el reparto del individualismo y del tiempo libre y del ocio como revolución pendiente.

@Viejotopo: Otro día hablamos de Internet como Palacio de Invierno o Bastilla que habrá que conquistar. En esa revolución ocupa un primer lugar la conquista del calendario laboral, vinculado al trabajo, y de las fiestas que nos vienen impuestas en nombre de tradiciones y artes y costumbres populares.

Un donante más nos advierte: Buscad en Google “guerra contra la Navidad”. Vais a flipar. ¡88.000 resultados en 0,4 segundos! Luego resulta que la supuesta guerra incluye mayormente gente muy derechona que siente el ataque contra valores tradicionales, y no contraofertas sabiamente pensadas y razonadas desde el laicismo o desde el pensamiento libre. Bueno, hay alguien que sí: La celebración de la Navidad es una forma encubierta de introducir una confesión religiosa en el ámbito público. Ayuntamientos, consejerías y otros organismos optan por financiar y acoger belenes en las dependencias públicas con el dinero de contribuyentes católicos y no católicos. Y en los centros educativos obligan a las criaturas a cantar villancicos, lo que va contra la aconfesionalidad del Estado. Si una parte de la población quiere celebrar la Navidad, que lo celebre de su bolsillo. No hay ninguna guerra contra la Navidad. Hay guerra contra quien no la celebra.

@Demoscopia: Entrecomillando en Google “feliz Navidad” da 42 millones de googles, solo superados por los 179 millones del inglés y por encima del ruso (10,2), el alemán (10,1), el japonés (9,84), el italiano (9,47), el chino (8,83), el francés (8,35) y el árabe (2,24). En contra, “contra la Navidad”, obtenemos 1.340 resultados en español, el menor rechazo que se registra entre las principales lenguas. La tabla anti Navidad la encabeza el japonés (con 72,8 millones de resultados), seguido del ruso (20,7), del chino (8,82), del italiano (308.), inglés (128.), alemán (27.), francés (15.2), árabe (1.45) y el español ya dicho de los 1.340 rechazos. O sea, que lo tenemos claro. Más de un 99,99 por ciento de la hispanidad que se expresa por internet está a favor de la Navidad. La Navidad tiene un éxito o una implantación que va mucho más allá del cristianismo o del consumismo.

@LaBalaLaika: La Navidad española está muy bien pensada como trilogía de tres fiestas dobles con seis banquetes en quince días casi perfectamente equidistantes una semana entre sí y para cada una de las tres generaciones: hacia los mayores y las raíces de donde venimos: Nochebuena y Navidad; para la pareja y amistades: Año Viejo y Año Nuevo; y para la infancia y para todos: Noche de Reyes y Día de Reyes. Es un plan perfecto imposible de mejorar. Si a esa potente trilogía le ponen por delante el Gordo de la Lotería y el puente de Inmaculada y Constitución, más el black friday y las rebajas abriendo y cerrando la procesión, estar en contra de la Navidad es como ser tonta del bote o tonto del culo: Usted, ¿qué quiere?, ¿trabajar?

@MartínSantos: 1º) Existe una moral vulgar y comprensible según la cual trabajar es bueno. Esta moral del trabajo convive con la observación empírica de que mejor aún que trabajar es disfrutar de vacaciones y días de fiesta o de descanso. 2º) Supongamos que existe una moral superior que inspira al Estado (como titular del bien común) para un calendario flexible y personalizable. 3º) ¿Para qué coño carajo demonios puñetas promulgaron la alianza de culturas y civilizaciones, si no se reconoce el derecho al sabbat judío o al viernes musulmán, al ramadán o al yom kippur? Natividad y Pasión, es lo que hay: que nazca el Niño por Nochebuena, que ya lo mataremos por Semana Santa. 4º) Tras la lógica de la Navidad, surge la duda sobre su escenificación en los espacios públicos. Ahí interviene la cultura de la conservación imponiendo el tema del belén, más acorde con la dieta mediterránea que el nórdico tema del árbol (que el católico bando aprovecha a tildar de protestante o de hacerle el juego, con Papá Noé, a la Coca Cola). 5º) Pero, en esto, piden la palabra las concejalías de izquierdas de cultura y fiestas mayores: la Nochebuena marca el solsticio y el culto a Mitra, de raíz pagana. Y nosotros, sin saberlo.

☞ Total, que no hay quien pueda. La casa recomienda pasar de la democracia de la declaración del voto, que es subjetiva y manipulable, a la democracia de la declaración de Hacienda, que es no manipulable porque sería un delito. Pagar la Navidad mediante impuestos directos, e indirectos en la declaración de Hacienda, algo que ya se hace entre marcar la casilla para contribuir a la Iglesia o la casilla para fines sociales. Realmente, la vida pública y política la soportaríamos mucho mejor si cada institución sensible y cuestionable, sujeta a la objeción de conciencia, pudiéramos, al menos, votarla con un lenguaje de casillas: no con mi voto, no con mi dinero. No con mi dinero el ejército (primera objeción de conciencia; acabada la mili obligatoria, esa objeción se la ha comido el Estado). No con mi dinero la Jefatura del Estado (ni con monarquía ni con república). No con mi dinero subvencionar las corridas de toros. No con mi dinero la Iglesia. No con mi dinero la enseñanza concertada. No con mi dinero la fuerza pública en actos privados (esa Policía Nacional en partidos de fútbol de alto riesgo). No con mi dinero, la Navidad. Que los municipios arbitren la recaudación entre particulares y negocios interesados en la Navidad y que en ningún caso los espacios públicos se adornen con temas confesionales. La piedra de toque, la piedra clave y el tornillo por averiguar y destornillar era, al final, Eliacer, el bolsillo del contribuyente. Se trata de redirigir la democracia desde los dudosos mares y mareas de lo que piensa la mayoría, hasta su exacto caudal en euros personales. La vida que tengas, págatela. La fiesta que quieras, págatela. Va conforme al pluralismo, al individualismo y al liberalismo que etiquetan Occidente, democracia y primer mundo. Ser consecuentes, pues.

webgrafía:

Acabar con la Navidad, youtube de Daniel Lebrato (03:59 minutos)

Blog del viejo topo

Epístola moral a los cristianos

La guerra contra la Navidad, desmontando el mito derechista, en La Voz Liberal, 25/12/2015

La revolución del ocio y tiempo libre como una de las bellas artes

Mañana, poema de Arthur Rimbaud en Trianarts, 30/04/2014, traducción de Laura Rosal y Luna Miguel, Cangrejo Pistolero Ediciones, 2013

Que la detengan, Elvira Lindo en El País, 01/12/2003


la revolución del ocio y tiempo libre como una de las bellas artes.

20171213_201933-animation
Mierdas iluminadas por Navidad.

Desde la revolución industrial, mitad del siglo 18, hasta antes de ayer, y todavía en alguna vieja guardia que no se entera de nada, la teoría de la emancipación se ha basado en el reparto del trabajo y la riqueza. Así lo expresó el Manifiesto comunista de Marx y Engels, en 1848, que contaba con un objeto y un sujeto y un método; un qué y un quién y un cómo. Qué: el modo de producción capitalista. Quién: el proletariado. Cómo: mediante la conquista del Estado. La revolución traería nacionalizaciones y socializaciones que regirían por el principio “a cada cual según su aportación”, hasta el “a cada cual según sus necesidades”, que regiría la fase superior o comunismo.

Marx ni Engels ni Lenin ni Trotsky, tampoco Bakunin ni el anarcosindicalismo, pudieron prever las resistencias del capitalismo; unas, por las armas, el bloqueo y la confrontación contra todo lo que se movía en colonias y zonas preindustriales (confrontación, desde Rusia en el 17) y, otras, por hegemonías inyectadas al proletariado del primer mundo que actuarían como un virus o como un troyano: ese fue el Estado del Bienestar, que hizo, del proletariado, clase obrera; después, trabajadora y, por último, clase media involucrada en Estados sistemáticamente tenidos por democráticos donde mediante las urnas sería posible no solo la resolución de conflictos (se acabó la lucha de clases) sino la máxima expresión de la libertad del individuo (el comunismo, como totalitarismo; la democracia y el capitalismo, con sus inconvenientes, como lo menos malo que se conoce), de manera que si la explotación del hombre por el hombre y el capitalismo seguían dándose, se daban por mayorías nacidas de las propias clases dominadas, porque de todo se puede hablar en las urnas de los países libres. Se acabó la revolución gracias al voto a partidos socialdemócratas o democristianos y a la dormición de los viejos sindicatos y de las viejas consignas (aunque perduren en el lenguaje de una vergonzosa izquierda).

Dos revoluciones vinieron tras la industrial: la revolución científico técnica y digital (formulada a finales de los años 70) y la revolución de la información que está empujando ahora. La clase obrera no volverá ni será sustituida por olas migratorias ni por minorías en lucha; tampoco por colectivos o por grupos de sexo (ese feminismo que saca pecho). Todos esos movimientos, con oenegés y solidaridades, no moverán los cimientos de este mundo; tampoco, el islamismo como alternativa a la decrepitud de Occidente. La revolución basada en el reparto del trabajo se quedó sin vehículo y sin piloto. Lo que nos queda es el reparto del individualismo y del tiempo libre y del ocio como revolución pendiente. Otro día hablamos de Internet como Palacio de Invierno o Bastilla que habrá que conquistar.

En esa revolución ocupa un primer lugar la conquista del calendario laboral, vinculado al trabajo, y, cómo no, ahora que se aproximan las navidades, las fiestas y celebraciones que nos vienen impuestas en nombre de tradiciones y artes y costumbres populares.


cómo acabar con la clase política (receta).

20181021_204320

Donde la gestión de la vida pública se sustancia en la Administración, la política se reduce a un menú de opciones realizables, y no a cuotas de poder, como sucede ahora. Y ni el pensamiento ni la actividad política tienen por qué cuajar en partidos ni materializarse en número de escaños. Cuando la vida pública consista en la máxima gestión con la mínima política. Quienes hemos sido Administración, sabemos de qué hablamos.


 

Si la Administración funcionara cien por cien, la voluntad (política) de la ciudadanía (censo de votantes y contribuyentes) se expresaría:

1º.
Por mayoría ponderada continuamente o por coyunturas o a petición y demanda, no cada cuatro años y con parafernalia electoral como se hace ahora. ¿Para cuándo el voto electrónico permanente y revisable, y activar ese voto que hoy se congela en los barómetros mensuales o encuestas del Cis?

2º.
El voto se ponderaría por peso estadístico de pirámides de población activa y pasiva. Un millonario o un Borbón jamás serían cabeza de nada ni representantes porque su grupo social no pasaría del uno por ciento.

3º.
Por voto delegado en personas de mandato efímero, rotatorio y no remunerado (salvo dietas), delegación que, en ningún caso, imprimiría carácter.

Así se dotan jurados populares y mesas electorales, y nadie habla de la clase jurapopúlica ni mesaelectoralista. Y así funcionan las comunidades de vecindad y, aunque a alguien se le suba el cargo a la cabeza, ni ocupa escaño ni se le rinde pleitesía.

Estaríamos hablando de otro estado de cosas y de otro Estado. Y se acabó la clase política sin que se acaben por eso ni las nobles ideas ni las viejas y las nuevas utopías.

foto ilustración:
La Monkloa, bar en la Ciutadella de Menorca


crítica a la crítica de costumbres.

Titánic
la juventud, a bordo del Titánic

Una rara idea de esta vida me impide criticar a quienes me vienen detrás, después de tanto tiempo que he tenido yo, el profesor (y mi generación de profesores y maestros, de periodistas y políticos, y filósofos y científicos, y escritores y lectores, y revolucionarios y progresistas, y artistas y gente culta, dicho sea en masculino y femenino), para educar o conformar, en el sentido de dar forma, y ni hemos educado ni hemos conformado nada.

A mi generación, pues, esa es mi cuenta y mi reproche, que es la que sigue haciendo el ridículo. Ridícula, la exaltación de la generación de Ortega y Gasset o Manuel Chaves Nogales. Ridícula, la exaltación del exilio español, gente bien que dijo a la República ahí te quedas y hoy pasa por patriota. Ridícula, la exaltación de la República incapaz de abolir el ejército que se levantaría contra ella y, ridícula, esta España que aún no ha enterrado a Franco ni desenterrado a gente buena que sigue por las cunetas. Ridículos y amañados, los libros de texto que inculcamos a nuestra chavalería en clase, sombras plagadas de mentiras disfrazadas de cultura.

Ridícula, la Transición del 78 en España, del 89 en el mundo, y quienes saludaron la caída del Muro de Berlín y ahora en su muro de Facebook lamentan la deriva de la historia reciente. Todo, todo, menos nombrar al Imperio por su nombre. Qué fácil decir sociedad, mundo en que vivimos, jóvenes, juventud, costumbres, como si quienes hoy pasamos de los sesenta no fuésemos, al fin, padres y madres, cristales o espejos donde una generación se hizo y se deshizo.

Ahora que no hay grandes partidos comunistas (¡qué larga la sombra del anticomunismo!), yo sigo nombrando al capitalismo por su nombre y me sigo cagando en sus muertos y en sus vivos. (“¡Son sus valores, estúpido!”) Aunque capitalista sea mi cuenta en Santander y mi Visa Máster Card.

La joven tripulación, con capitanes profesorado como nosotres (incapaces ni de poner las vocales a la altura de los tiempos), la juventud, o sea, milagro no nos salga terrorista ni haya prendido fuego al mundo que le hemos dejado en herencia. Milagroso, quien, de uno en uno, se salve del naufragio.


las ciencias y las letras ante internet.

Daniel Lebrato sentado en Monte Algaida

Otro día hablábamos de las armas y las letras, cuando las armas eran parte de la ciencia, la ciencia de matar. Siendo yo profesor y hombre de letras, he aconsejado siempre a mi gente ir a las letras como a las ciencias y, a las ciencias, como a las letras. Hoy, el balance de las letras (las humanidades, el arte en general) es que son egoístas o egocéntricas, mientras que la ciencia es, aunque también se adultere y se ofrezca al servicio del mal (como cuando se vende a la industria armamentística), la ciencia es, por cuanto demuestra al servicio del género humano todo y aunque mucho científico, como Edison, quiera vivir de su patente igual, igual, al copyright donde se atrinchera el artista, la ciencia es, o ha de ser, generosa, universal y expansiva; quizá porque, con Antonio Machado, nuestras horas son siglos cuando sabemos lo que se puede aprender, y eso hace a la comunidad científica humilde, y no engreída.

La prevalencia ética de la ciencia y tecnología frente a la literatura y las letras, se ve en la respuesta de unas y otras al mundo digital que se nos ha venido encima: las letras, a la contra, a la defensiva: ¡Atrás, Satanás!, dice el instituto que prohíbe el dispositivo móvil a su alumnado y dice el defensor del libro de papel de la Galaxia Gutenberg. Que toda la cultura no es tan rémora, lo vemos en la música, que se acomoda a lo que pase por taquilla o por Spotify: no hay tabarra con el disco como soporte físico. Y ¡Adelante, adelanto, siempre adelante!, dirá la investigación que haga al humano más bueno, más sano y más libre, también de sus cadenas y de la cadena del trabajo de la explotación del hombre por el hombre. Internet es la Internacional. Lo que hay que hacer es conquistar la red como antes se conquistaron la Bastilla o el Palacio de Invierno. Vayan y lean El plan del inventor de la web para devolver la libertad a internet.

el arte y el artista

Más de dos millones de personas han megusteado (verbo que me acabo de inventar) Muertos de hambre, vídeo de 6:04, de Karel Sánchez, quien sale en defensa de la creación artística dentro de los sistemas educativos. Suena bonito y quién podría decir que no. Sucede que si el arte, como la escolarización por la ESO (con O de obligatoria), se vulgariza, el artista desaparecería como han desaparecido escribas, letrados, bachilleres o escolares con derecho al alfabeto en un mundo analfabeto. Es lo que tiene el humanismo desprendido y, por eso, no pasa de moda el individualismo, que, predique lo que predique (la bondad del arte, por ejemplo), barre siempre para dentro.

La polémica no es nueva. En 1870 (siglo del genio y del artista en su torre de marfil) ya estaba escrito por Bécquer: podrá no haber poetas pero siempre habrá poesía. Ocurre que el poeta se resiste. Él quiere ser artista para que otro sea albañil o repartidor de bombonas. Y ahí demuestra el artista lo artista que es. El arte, como el sexo (ahora que nos la quieren pegar con el trabajo sexual) sucede en el fragmento de ocio y, por tanto, todo el mundo debería tener acceso al arte en su tiempo libre y abolir de una vez el artista como oficio en exclusiva, como curas y monjas que, para que Dios exista, quieren convencernos de que exista una Iglesia que les dé de comer. El artista rinde culto al Arte, algo que, en una sociedad que se precia de igualitaria y democrática, nadie sabe lo que es ni lo sabrá por mucho que incluyan la asignatura creación artística en las escuelas. ¿Sin cambiar las bases del arte? ¡Escuela de niñaterío!

el informático y la informática

No sabemos cuántos megusta habrá recibido esta otra noticia que titula El plan del inventor de la web para devolver la libertad a internet, con este explícito: Tim Berners-Lee presenta una plataforma que quiere devolver la privacidad a internet, contra la concentración de poder en unas pocas plataformas como Facebook, Google o Twitter, las cuales controlan qué ideas y opiniones se visibilizan y son compartidas. Tim Berners-Lee no lo dice, pero las revoluciones clásicas (francesa o rusa), que asaltaron edificios, serán en el futuro millones de millones de megusta a la conquista de la red, es decir de la información y comunicación, y nadie hará mucho caso del Muertos de hambre de Karel Sánchez, sin duda buena persona y con capacidad de amar, de pensar y, sobre todo, de crear, Karel, de crear.


 

elogio de la benevolencia.

cam01163
Vaca de La Ibense con bolso de señora

Una de las palabas más hermosas del idioma es la palabra benevolencia, de bene, bueno, y volo, deseo (confieso que hasta ayer, que lo consulté, creía que bene era bien y, volere, querer, o sea bienquerer o bienquerencia). benevolencia. cualidad de desear bien, del latín benevolus, que tiene buena voluntad o simpatía hacia las personas o sus obras. La voluntad no es igual que el deseo ni que el querer, pero el lenguaje tiene sus atajos y, al final, tanto nos da bienquerer que bien desear o desear bien o el bien. La revista [eLTeNDeDeRo] anima a que ustedes lo piensen con astucia y, si hace falta, con ira y con ganas de que se les seque la yerbabuena, hacia arriba, a los poderes que manejan este mundo. Para mirar con benevolencia a las personas, que son criaturas una a una.