Etiqueta: revolución

crítica a la crítica de costumbres.

Titánic
la juventud, a bordo del Titánic

Una rara idea de esta vida me impide criticar a quienes me vienen detrás, después de tanto tiempo que he tenido yo, el profesor (y mi generación de profesores y maestros, de periodistas y políticos, y filósofos y científicos, y escritores y lectores, y revolucionarios y progresistas, y artistas y gente culta, dicho sea en masculino y femenino), para educar o conformar, en el sentido de dar forma, y ni hemos educado ni hemos conformado nada.

A mi generación, pues, esa es mi cuenta y mi reproche, que es la que sigue haciendo el ridículo. Ridícula, la exaltación de la generación de Ortega y Gasset o Manuel Chaves Nogales. Ridícula, la exaltación del exilio español, gente bien que dijo a la República ahí te quedas y hoy pasa por patriota. Ridícula, la exaltación de la República incapaz de abolir el ejército que se levantaría contra ella y, ridícula, esta España que aún no ha enterrado a Franco ni desenterrado a gente buena que sigue por las cunetas. Ridículos y amañados, los libros de texto que inculcamos a nuestra chavalería en clase, sombras plagadas de mentiras disfrazadas de cultura.

Ridícula, la Transición del 78 en España, del 89 en el mundo, y quienes saludaron la caída del Muro de Berlín y ahora en su muro de Facebook lamentan la deriva de la historia reciente. Todo, todo, menos nombrar al Imperio por su nombre. Qué fácil decir sociedad, mundo en que vivimos, jóvenes, juventud, costumbres, como si quienes hoy pasamos de los sesenta no fuésemos, al fin, padres y madres, cristales o espejos donde una generación se hizo y se deshizo.

Ahora que no hay grandes partidos comunistas (¡qué larga la sombra del anticomunismo!), yo sigo nombrando al capitalismo por su nombre y me sigo cagando en sus muertos y en sus vivos. (“¡Son sus valores, estúpido!”) Aunque capitalista sea mi cuenta en Santander y mi Visa Máster Card.

La joven tripulación, con capitanes profesorado como nosotres (incapaces ni de poner las vocales a la altura de los tiempos), la juventud, o sea, milagro no nos salga terrorista ni haya prendido fuego al mundo que le hemos dejado en herencia. Milagroso, quien, de uno en uno, se salve del naufragio.


Anuncios

las ciencias y las letras ante internet.

Daniel Lebrato sentado en Monte Algaida

Otro día hablábamos de las armas y las letras, cuando las armas eran parte de la ciencia, la ciencia de matar. Siendo yo profesor y hombre de letras, he aconsejado siempre a mi gente ir a las letras como a las ciencias y, a las ciencias, como a las letras. Hoy, el balance de las letras (las humanidades, el arte en general) es que son egoístas o egocéntricas, mientras que la ciencia es, aunque también se adultere y se ofrezca al servicio del mal (como cuando se vende a la industria armamentística), la ciencia es, por cuanto demuestra al servicio del género humano todo y aunque mucho científico, como Edison, quiera vivir de su patente igual, igual, al copyright donde se atrinchera el artista, la ciencia es, o ha de ser, generosa, universal y expansiva; quizá porque, con Antonio Machado, nuestras horas son siglos cuando sabemos lo que se puede aprender, y eso hace a la comunidad científica humilde, y no engreída.

La prevalencia ética de la ciencia y tecnología frente a la literatura y las letras, se ve en la respuesta de unas y otras al mundo digital que se nos ha venido encima: las letras, a la contra, a la defensiva: ¡Atrás, Satanás!, dice el instituto que prohíbe el dispositivo móvil a su alumnado y dice el defensor del libro de papel de la Galaxia Gutenberg. Que toda la cultura no es tan rémora, lo vemos en la música, que se acomoda a lo que pase por taquilla o por Spotify: no hay tabarra con el disco como soporte físico. Y ¡Adelante, adelanto, siempre adelante!, dirá la investigación que haga al humano más bueno, más sano y más libre, también de sus cadenas y de la cadena del trabajo de la explotación del hombre por el hombre. Internet es la Internacional. Lo que hay que hacer es conquistar la red como antes se conquistaron la Bastilla o el Palacio de Invierno. Vayan y lean El plan del inventor de la web para devolver la libertad a internet.

el arte y el artista

Más de dos millones de personas han megusteado (verbo que me acabo de inventar) Muertos de hambre, vídeo de 6:04, de Karel Sánchez, quien sale en defensa de la creación artística dentro de los sistemas educativos. Suena bonito y quién podría decir que no. Sucede que si el arte, como la escolarización por la ESO (con O de obligatoria), se vulgariza, el artista desaparecería como han desaparecido escribas, letrados, bachilleres o escolares con derecho al alfabeto en un mundo analfabeto. Es lo que tiene el humanismo desprendido y, por eso, no pasa de moda el individualismo, que, predique lo que predique (la bondad del arte, por ejemplo), barre siempre para dentro.

La polémica no es nueva. En 1870 (siglo del genio y del artista en su torre de marfil) ya estaba escrito por Bécquer: podrá no haber poetas pero siempre habrá poesía. Ocurre que el poeta se resiste. Él quiere ser artista para que otro sea albañil o repartidor de bombonas. Y ahí demuestra el artista lo artista que es. El arte, como el sexo (ahora que nos la quieren pegar con el trabajo sexual) sucede en el fragmento de ocio y, por tanto, todo el mundo debería tener acceso al arte en su tiempo libre y abolir de una vez el artista como oficio en exclusiva, como curas y monjas que, para que Dios exista, quieren convencernos de que exista una Iglesia que les dé de comer. El artista rinde culto al Arte, algo que, en una sociedad que se precia de igualitaria y democrática, nadie sabe lo que es ni lo sabrá por mucho que incluyan la asignatura creación artística en las escuelas. ¿Sin cambiar las bases del arte? ¡Escuela de niñaterío!

el informático y la informática

No sabemos cuántos megusta habrá recibido esta otra noticia que titula El plan del inventor de la web para devolver la libertad a internet, con este explícito: Tim Berners-Lee presenta una plataforma que quiere devolver la privacidad a internet, contra la concentración de poder en unas pocas plataformas como Facebook, Google o Twitter, las cuales controlan qué ideas y opiniones se visibilizan y son compartidas. Tim Berners-Lee no lo dice, pero las revoluciones clásicas (francesa o rusa), que asaltaron edificios, serán en el futuro millones de millones de megusta a la conquista de la red, es decir de la información y comunicación, y nadie hará mucho caso del Muertos de hambre de Karel Sánchez, sin duda buena persona y con capacidad de amar, de pensar y, sobre todo, de crear, Karel, de crear.


 

elogio de la benevolencia.

cam01163
Vaca de La Ibense con bolso de señora

Una de las palabas más hermosas del idioma es la palabra benevolencia, de bene, bueno, y volo, deseo (confieso que hasta ayer, que lo consulté, creía que bene era bien y, volere, querer, o sea bienquerer o bienquerencia). benevolencia. cualidad de desear bien, del latín benevolus, que tiene buena voluntad o simpatía hacia las personas o sus obras. La voluntad no es igual que el deseo ni que el querer, pero el lenguaje tiene sus atajos y, al final, tanto nos da bienquerer que bien desear o desear bien o el bien. La revista [eLTeNDeDeRo] anima a que ustedes lo piensen con astucia y, si hace falta, con ira y con ganas de que se les seque la yerbabuena, hacia arriba, a los poderes que manejan este mundo. Para mirar con benevolencia a las personas, que son criaturas una a una.


 

borbones y macrones in the year 2525.

In the year 2525

La división social del trabajo crea grupos que nos hacen creer que sus trabajos son para toda la vida. Da igual si hablamos de taxistas (frente a Úber), de sindicalistas de Ugt (50 años obstruyendo la unidad sindical) o de dobles o triples cuerpos uniformados del Estado que, cuando hace al caso, se han de poner bajo un mando único. Si miramos por la bolita de cristal, se ve un futuro sin ugetistas, sin taxistas, sin toreros y sin tantos colorines policiales; sin profesores se ve la enseñanza; sin librerías, los libros y, sin artistas, la práctica o el disfrute de lo que llamamos arte. Entre las particiones más antiguas del disco duro de la vida pública, está la política, fruto de sucesivos pasados que han conseguido sobrevivir desde la Edad Media hasta aquí y, del rey al último concejal, todos tienen su escaño (también curas y catedráticos) y todos quieren ser clase política profesional y vivir de la política como el artista, de la sociedad de autores. Y todo es gremio y vanidad. ¿Que hay un conflicto en la frontera? La clase política profesional no se plantea la razón de ser de la frontera hacia la Aldea Global: se pide más refuerzo de policía, que tranquiliza conciencias, atrae votos y crea puestos de trabajo. ¿Que hay alijo de droga? La clase política profesional no se plantea el uso y disfrute de realidades psicotrópicas: se aplaude la operación policial aunque alguna gente siga perdiendo la calma con la cocaína. En esa escala conservadora, y quizá por la cuestión catalana, abuchear al rey, quemar su foto, ridiculizar su fama o plantear el referéndum entre monarquía o república puede parecer muy progresista. Demos al pueblo algo más y lucidez. Salir de Borbones para entrar en Macrones, poca cosa es.


continúa artículo completo en Contra el referéndum monarquía o república


In the year 2525 es una canción de Zager & Evans (1969)


apostillas a incitación al mundicidio.

Bomarzo
Bomarzo

La acción política ha sido mi pasión y mi presa. Las premisas eran dos: el mundo está mal hecho, y quien más sufre la injusticia del mundo será el grupo que se beneficiará con cambiarlo. Hoy falta esa función dialéctica del grupo de progreso, ese que antes fue, frene a la burguesía, el proletariado (antes siervos de la gleba y antes esclavos) y la política se reduce a cuestión de poder (quién y cómo ocupa escaños predeterminados) y nada de eso me interesa. Por eso, mi Incitación al mundicidio, título que tomo prestado de Pablo Neruda en su Alabanza de la revolución chilena (1973). El mundicidio es figurado. ¡Vayan a acusarme de violencia terrorista!


 

incitación al mundicidio.

20180403_200817.jpg

El marxismo tenía una razón de ser en una clase, el viejo proletariado, cuya emancipación traería la emancipación de toda la humanidad. Hoy, acaso por mis pocas luces, no veo clase ni grupo social sujeto protagonista de la revolución. La acción política y su hija guapa, la izquierda, son un cadáver. El feminismo, la solidaridad, la economía compartida, la ecología, el animalismo, la infancia, el tercer mundo, la lucha por la igualdad, por la educación, la enseñanza o la cultura, todos esos valores que conforman lo que llamamos occidente y progreso, pasado y presente, se han desplomado. Sigo las conversaciones, conecto la prensa o los telediarios, estoy en redes sociales, respondo cuando me preguntan, pero cada vez opino menos. Como entrar en detalles, sería aburrirles (y los detalles están en eLTeNDeDeRo), me acojo al Manuel Machado que decía: con dejarme, lo que hago por vosotros, podéis hacer por mí. La noticia que espero de los telediarios, no es presentable y nadie estaría de acuerdo: que explote el primer mundo, que el ciudadano medio vea en peligro su modo de vida, que a mi vecina la que saca la banderita de España a su balcón, contra Cataluña, se le seque la hierbabuena, que partidos y sindicatos vean deshojarse su voto y su militancia, que estallen metros y torres gemelas en todas la ciudades del turista occidental, que se quemen la ferias del libro y las librerías, que haya un artefacto en la butaca de la ópera, del concierto, del teatro, de la película o de la conferencia. Que no esté el colegio, el trabajo, la lavadora, el lavavajillas; ni el fin de mes ni el fin de semana ni a dónde vamos de vacaciones; ni tatuajes ni orgullo nada, ni elegetebés, ni parejas guais por la alameda con perro y con bebé. Que se muera el mundo guapo. No me hablen de Estado del Bienestar ni nada que termine en palabras como solidaria, de acogida, compartida o sostenible. Basura para mantener estatus y privilegios, empezando por los míos. Llámenme, eso sí, para las viejas luchas contra el capitalismo, contra el trabajo, contra las religiones y contra los amos del mundo. Pero eso, me temo, no va a pasar. Porque los amos del mundo nos creemos nosotros y nadie está dispuesto a suicidarse.


las palabras de la tribu (2)

huelga-feminista en Todo por hacer
Imagen en TodoPorHacer.org

Por razones que tienen que ver con el abandono de las luchas de lo que fue la izquierda en el siglo 20, ningún movimiento del siglo 20 ha sobrevivido el 21, aunque sí sus nombres, como es el caso de la palabra izquierda, la palabra huelga y la palabra feminismo. Factor principal del desgaste de estas palabras ha sido su asunción por parte del Estado del Bienestar. La huelga feminista del día 8 cae en estas cavilaciones.