Ser de Ucrania.

Una historia de Ucrania que es también una historia de Rusia (20 minutos bien empleados). La conquista de Ucrania y la historia del imperialismo ruso, Zbigniew Kowalewski, Rebelion.Org, 18/05/2022 En 1937, durante una recepción organizada en ocasión del 20 aniversario de la revolución de octubre, … Continúa leyendo Ser de Ucrania.

Tu voto:

Ser de Sevilla.

bucle, del francés boucle, hebilla, bucle, y este del latín buccŭla, guarnición de metal redondeada situada en el centro de un escudo; literalmente boquita: 1. Rizo de cabello en forma helicoidal. 2. Objeto cuya forma recuerda la del bucle. 3. Proceso que se repite indefinidamente o en informática 4. Serie que se repite indefinidamente mientras no se cumpla una condición previamente establecida.

Ser de Sevilla en bucle viene a ser renovar una y otra vez una sevillanía que ha de ser demostrada, perpetuidad de ritos que no imprimen carácter (como en la religión católica la dejada por los sacramentos del bautismo y confirmación).

Cuando yo era pequeñito ‑recuerdo haberlo sido‑ Sevilla era una asignatura que había que aprobar o que demostrar, fundamentalmente en grado Semana Santa y Feria o, en grado superior, con Rocío y Toros y Corpus Christi.

En Semana Santa no eras nadie si te faltaba tu hermandad. Pude entonces desprejuiciar a mis alguaciles dando un gran salto adelante:

—Yo es que no salgo de nazareno por no perderme las procesiones; mi gusto es verlas todas, así que no me decido por ninguna.

Y efectivamente pasé unos años de Domingo de Ramos a Sábado Santo yendo con mi amigo Pepito y con el programa de ABC (el pograma) a la busca y captura de absolutamente todas las procesiones día por día.

En Feria la obligación era tener caseta y sacar a bailar. Si no, inmediatamente el palabrillo que te caía encima era saborío, manera de decir soso aburrido o forastero.

Y es que, de todos los sevillemas (o unidades mínimas de significación Sevilla), ninguno como el ritual que obliga a demostrar una y otra vez que se es de Sevilla; Sevilla que habría que renovar como un voto de fe en religión.

Yo con Sevilla ya cumplí y me cansa y aburre demostrar que soy sevillano de Miércoles de Ceniza a Lunes de Pentecostés todos los años del año. Esto en mi ciudad jartible no hay forma de que lo entiendan.

Romance del caballero, historia de una canción.

Comparación de textos, fuente original y versión que canta Manzanita eLSoBReHiLado Si algo no funciona, pegue este parche  https://elsobrehilado.blogspot.com/2022/04/romance-del-caballero-de-la-lirica.html José Manuel Ortega Heredia, Manzanita (Madrid, 1956 – Alhaurín de la Torre, 2004), canta Romance del caballero, álbum En voz baja a las rosas (1988), después … Continúa leyendo Romance del caballero, historia de una canción.

Tu voto:

Proyecto Nocilla.

«Año 2054. Mis nietos están explorando el desván de mi casa. Descubren una carta fechada en el 2004 y un CD-ROM. La carta dice que ese disco CD-ROM que tienen entre sus manos contiene un documento en el que se da la clave para heredar mi fortuna. Mis nietos tienen una viva curiosidad por leer el CD, pero jamás han visto uno salvo en las viejas películas. Aun cuando localizaran un lector de discos adecuado, ¿cómo lograrían hacer funcionar los programas necesarios para la interpretación del disco? ¿Cómo podrían leer mi anticuado documento digital? Dentro de 50 años lo único directamente legible será la carta.» Jeff Rothenberg → Proyecto Nocilla, Agustín Fernández Mallo.

Diego Vaya.

—cuatro paseos y una estampa de Diego Vaya— Diego Vaya pasea por la crítica. http://www.diariocordoba.com/cultura/2022/03/27/diego-angel-olgoso-miguel-angel-64343001.amp.html foto Jurado Premio Andalucía de la Crítica Diego Vaya pasea por Zenda Libros https:///www.zendalibros.com/7-poemas-de-diego-vaya/ (Si no le funciona el vínculo, copie y pegue el parche en su navegador: https:///www.zendalibros.com/7-poemas-de-diego-vaya/ Diego … Continúa leyendo Diego Vaya.

Tu voto:

NO A LA GUERRA, MARIBEL


La guerra en Ucrania ha puesto de manifiesto la decrepitud de las ideas que nos sustentan. Y es que, aunque aparentemente nos dividamos según las ideologías o el color del partido político que votemos, hombres y mujeres nos dividimos en gente de paz y gente de guerra, donde gente actúa como un caracterizador genérico: y de guerra es lo mismo Churchill que su soldado; Charles de Gaulle que toda la narrativa francesa sobre la Mundial, Primera o Segunda, tipo Casablanca o Nos vemos allá arriba.


De guerra es usted, lector, lectora, que impulsa en su pancarta el No a la guerra (no a una guerra, en realidad), pero sostiene con sus ideas o con sus impuestos las fuerzas armadas que son el Ejército español y el Ministerio de Defensa, por supuesto, con sus misiones de paz y sus respuestas humanitarias de acogida de refugiados al reclamo de la comunidad internacional.


Desde 2001, la mili voluntaria, y no forzosa, hurtó a España (ese Estado de Derecho) el derecho humano elemental a la Objeción de Conciencia. Sin mi objeción, también fiscal y contributiva, mi NO A LA GUERRA no vale nada. Pero tampoco vale, es trampa ventajosa, hablar por TODOS LOS ESPAÑOLES (por la Unidad de España, contra Eta o a favor de un resultado en Ucrania).

Un hombre nuevo para juzgar qué pasa.

—Ética para Ucrania—

Lo que está pasando en Ucrania pone de relieve la débil trama de que están hechas nuestras ideologías, nuestras sociedades, nuestras creencias. Habría que pasar a una sociedad de «derecho a decidir» libre de prejuicios filtrados por nociones de nación, bloque o patria.

El único «No a la guerra» éticamente aceptable sería el de una radical objeción de conciencia. No a las armas, No al ejército, No a Navantia, Santa Bárbara o Airbus, No a la Otan, No a la Otan en España o para Ucrania.

A esa objeción total, pacifista y laica, la acompañaría una objeción electoral política, de rechazo a la democracia con su prensa oficial transmisora de versiones probadas.[1]


La abolición de la guerra incluye otras formas de extorsión como guerra económica, informática o diplomática.

El derecho a decidir se toma como parte de la sociedad de derechos, solos y al margen de lo que sería ese derecho como solución a Cataluña.


[1]  guerra injusta a juicio de la comunidad internacional. crímenes de guerra, contra la humanidad, genocidio. víctimas civiles y niños. éxodo de refugiados para que Cruz Roja y oenegés muevan a su acogida.