[eLTeNDeDeRo] cumple 10 años.

tacones de aguja

El uno de octubre de 2009 salió el primer número de [eLTeNDeDeRo]; antes, en 2006, había empezado como tablón de corcho y papel en el vestíbulo del Instituto Martínez Montañés, de Sevilla. Vino para ser portavoz de Igualdad y Coeducación, área recién creada que la directora del instituto, Carmen Calderón, encomendó a Daniel Lebrato, profesor recién llegado también. Recuerdo haberle dicho a Carmen subiendo ella la escalera hacia su despacho. –Pero si yo no tengo experiencia. –Tú eres poeta, me respondió desde arriba. Total, con Coeducación me quedé y me pedí aquel tablón para expresarme y expresarse quien tuviera a bien.

[eLTeNDeDeRo] 2009-2019, diez años ya en versión digital y lejos del pretexto de su origen. Entre unas y otras, esta es la entrada 1866, se dice pronto y lo dice el contador de WordPress. Unos y otros han sido páginas amigas y nombres propios como Álvaro Martín, Antonio Delgado Cabeza, Antonio Narbona, Juan Andivia o Rafa Iglesias, todos ellos varones, me doy cuenta, pero es casualidad, no discriminación: [eLTeNDeDeRo] siempre ha sido contrario a todo patriarcado y, por tanto, contrario al neofeminismo de equiparación que ahora está tan en alza como los tacones de los que las mujeres (ahí está la pasarela del Premio Equis de ayer) no se quieren bajar. A público y donantes, gracias por su atención. Como siempre, se admiten ideas.

amor picao.

Los picaos foto Benito Moreno 2.jpg

Los Picaos son una forma de Semana Santa antigua y de castigo que sobrevive y puede verse en San Vicente de la Sonsierra, La Rioja (España). Consiste en la autoflagelación de la espalda por los propios disciplinantes, disciplina apoderada por el Estado que en 2005 dio a los picaos título de ¡fiesta! de interés turístico y tal y tal. En verano del 95, Benito Moreno me pasó unas fotografías en blanco y negro, hechas por él bastante tiempo atrás durante su etapa en Madrid (cuando era fotógrafo para una revista de coches), con ánimo de que yo ilustrara, más o menos poéticamente, aquellas fotos. No pudo ser. Juro que las fotos me las senté a mi mesa y las pinché en mi tablón por ver si me inspiraban algo. Juro que las comparé con el recuerdo de mi Semana Santa de chico: nazarenos penitentes de Sevilla que, por mortificarse, hacían la carrera arrastrando los pies o con grilletes con cadenas a los tobillos o cargando enormes cruces cuadradas.[1] Confieso, por último, que acudí a lo más socorrido en aquel encargo: buscar la metáfora entre el picao y el masoquista amoroso o por amor, búsqueda o técnica que yo había ensayado en De quien mata a un gigante (1987) y, sobre todo, en ¿Quién como yo? (1996). Nada de nada. Los picaos seguían diciéndome muchas cosas pero inspirándome nada. Hoy, que Benito no está entre nosotros, publico la principal de aquellas fotos con el siguiente pie de Daniel Lebrato:

AMOR PICAO

No hay látigo para tanto reproche.

Si te causara yo todo ese daño
que dices que te causo por mi culpa,
por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa,
¿sería yo más dios que el Dios que exige
a sus creyentes correrse a latigazos,
desangrarse, picarse seis cristales dos a dos
por cada uno de los doce apóstoles?
O ¿serías tú más santa o más piadosa, vida mía?

/ a Benito Moreno /

[1] Semejantes excesos desaparecieron de Sevilla allá por los años 70 porque podían herir la sensibilidad de los espectadores, no del sufrido cuerpo del nazareno.

el optimismo del pesimista.

retrete como bola de cristal

“Buscaos bien, hay más” es un final de Pedro Salinas a uno de sus poemas en La voz a ti debida (1933). Buscaos bien, dije a mis jóvenes amigos en la edad de las preguntas. No solo el capitalismo vive de la explotación del hombre por el hombre. No solo el Rey vive de que se crean su monarquía. No solo la Iglesia vive de que existe Dios y, ella, su representante. También la clase política vive de la división entre electores y elegidos. No votéis más que como voto útil a algo a corto plazo. No seáis demócratas de estos que dicen que vivimos en democracia. Y un huevo. También quienes viven del arte, la cultura, la ciencia o la enseñanza viven de hacernos receptores, espectadores o consumidores que pasen por caja o por taquilla, que compren sus patentes o sus conocimientos. Hasta la noble medicina vive, si lo pensáis, de la enfermedad. Salvar esas barreras, esas divisiones, sería un gran avance. La clave está en vencer la sumisión de hombres y mujeres que rinden pleitesía a lo establecido, empezando por la farsa del Estado del Bienestar. Que el obrero deje de pedir trabajo (igual a explotación) y explore otras formas de salir en pantalla y de escribir su pancarta, por ejemplo, el cooperativismo. Que las mujeres no se conformen con igualarse a los varones, sino se planteen a sí mismas como un resultado estético implantado por el machismo histórico, que les puso tacones, cosméticas y escotes, y renuncien a la familia como unidad económica y fuente de ingresos con sus gananciales, subsidios y pensiones. Que el viejo profesorado se abra a las nuevas tecnologías de información y comunicación en el aula, o a que no haya aulas y, si no, se vaya a casa. Que internet, convertida en internet de las ideas, sea la red que difunda verdades como puños, lo que antes fueron iconos de la revolución. Que millones le den a un megusta universal hasta acabar con lo que no nos gusta: el cuento de quienes nos tienen sometidos al cuento de sus cuentos. Que tomemos internet como antes se tomó La Bastilla o el Palacio de Invierno. Solo que sin sangre, sin armas, sin violencia. Dadle a ese botón que cambiará el mundo por otro a la altura de la razón, de la justicia y de la vida. Pensadlo todo a la medida de la humanidad entera, incluso la que no veis porque no sale en los telediarios ni en los libros de texto. Desconfiad de la bondad de los libros solo porque son libros. La humanidad no será libre mientras una sola persona no lo sea. Sed generosos. No deis limosna. No esperéis nada de una oenegé. Desconfiad de líderes y del culto a la personalidad. Buscaos bien, hay más.


el pesimismo del optimista.

1º Z
1º Zeta

Quedo con dos antiguos alumnos, inquietas briznas de mi esplendor en la hierba. Tema: la actualidad, qué podemos hacer. Hay que alejarse del cuadro si queréis verlo bien, les digo, pensar la deriva de vuestra generación como si no estuvierais embarcados en ella. Veríais el error que cometió el siglo 20 abrazando consignas del amiguito yanqui. No era tan malo el bloque soviético. No era tan malo porque, con sus defectos, supuso un contrapeso a la mercancía única que nos vendían desde el Pentágono. De octubre del 17 a noviembre del 89, que cayó el Muro, echad la cuenta: 72 años tuvo la experiencia hacia el socialismo (más no la dejaron vivir) y eso es muy poco para construir una sociedad nueva si, encima, tienes que dedicar la mitad del esfuerzo económico a una carrera armamentística que no da de comer al pueblo. A esos 72 años, echadles 6 (del 39 al 45) enfrascados en una Guerra entre potencias capitalistas que dejó chica a la Gran Guerra. Y todo para acabar Occidente sacando pecho y dictándonos lecciones de progreso y democracia. Por combatir el marxismo a la soviética, a la estúpida inteligencia estadounidense no se le ocurrió otra que inyectar religión a la región árabe. Fueron la Guerra del Golfo (1990/91), las Torres Gemelas (2001) y la Guerra de Irak (2003/2011), más la Guerra de los Balcanes (1991/2001) hasta desguazar la antigua Yugoslavia en nombre de la Onu y de la Otan con sus flamantes “misiones de paz”. Y el universo islámico en modo yihadista, se dice pronto. Ese es el amiguito que tiene sus bases en Rota y Morón, ese es el socio distinguido y el modelo a imitar. Saliros del cuadro y lo veréis más claro. Saliros también de la reacción Podemos que no ha reaccionado a nada. [Luego me entero de que Pablo Iglesias, empeñado en el copyright de su marca, anda contra Errejón, partidario de Ahora Madrid. Torpe y arrogante el manigero Iglesias, en otro tiempo, portada de un movimiento que encandiló a tres generaciones.] Saliros de la dialéctica del pedid y se os dará. Esa es la trampa, muchachos, quiénes son o somos el Estado del Bienestar, qué se paga con nuestros impuestos y Declaración de Hacienda, qué poder de decisión tenemos para no costear la Casa Real y las fuerzas armadas, la fiesta religiosa y la criatura down que se incorpora a la Sanidad Pública porque su entorno (no el mío) es contrario al aborto. Y echad también en falta una clase como la clase obrera que fue el soporte (como la Urss en política internacional) de la resistencia frente al liberalismo feroz de patronal y empresas que nos metieron en la crisis. A ver qué queda de clase obrera en Construcciones Aeronáuticas o Navantia, con esos Airbus Military y esas fragatas que van a dar a la mar, que es el matar y combatir el paro, a ver qué queda. Y elegidme un ismo, un movimiento, o un grupo social objetivamente interesado en ser sujeto protagonista de un cambio del modelo social. ¿Redes sociales?, ¿oenegés?, ¿estudiantes?, ¿profesionales?, ¿pensionistas?, ¿parados?, ¿las mareas?, ¿el feminismo?, ¿la cultura?, ¿la enseñanza?, ¿el arte?, ¿la ecología?, ¿la emigración? ¿comunidades o minorías?, ¿pensamientos mayoritarios? Al salir de la cafetería, la alameda bullía de carritos de bebé, galgos corredores y bicicletas que te tocan el timbre a nada que pises su carril. De vuelta a casa, me pedí asilo político en mi viejo bar. Y que me vayan dando.

/ a Pedro y Dayamor y a mi 1ºZ /


amor e ideología.

Captura de pantalla (86).png

/ a Nacho y Rosa /

Distinguimos entre amor y enamoramiento, o amor pasión. En literatura, al tópico solo interesa, del amor, cómo se alcanza y cómo se destruye. A nadie conmueve la rutina de lo que, al parecer, funciona. La novela busca situaciones a prueba de novios o esposos, y, la lírica, cumbres de arrebato. Digamos que la meseta, la línea horizontal, es aburrida y no interesa a nadie. Siguiendo el tópico, el enamorado lo daría, o lo dejaría, todo por amor. Era el equipaje del amor platónico, del amor cortés y del amor místico.

Recientemente mis duendes algoritmos me han traído una curiosa canción que cuelgo en [eLTeNDeDeRo]. Él se llama Según Se Mire, creación y producción musical, leonés residenciado en Gijón. La letra y puesta en escena de su canción Mi identidad plantea el conflicto ideología / identidad para el amor enamoramiento y para el amor estable, algo que nos lleva a Me quedo contigo (1984) donde cantan Los Chunguitos: “Si me das a elegir entre tú y mis ideas, aunque yo sin ellas soy un hombre perdido, ay amor, me quedo contigo”. Oigamos cómo lo ve (imprescindible verlo) Según se mire en Mi identidad (4:45), en cinco pasos, esta es la letra, por si quieren hacer un karaoke original:

1.
Cada mañana nos miramos al pasar, la misma calle, la misma hora, y todo parece como si fuéramos a hablar: Hola, ¿qué tal?, ¿cómo te va el trabajo?, ¿te gustaría quedar? Quizás un día podemos probar.

2.
Y de repente nos dejamos de mirar, tú eras del sur, yo era del norte de la ciudad, temas de ideologías, no sé qué de identidad, y como enemigos, el odio y el comer es todo empezar. ¡Y yo queriéndote besar!

3.
Cambiamos de calle, cambiamos de hora, los muros rompieron la ciudad y las palabras dejaron de ser promesas, se convirtieron en cuchillas de afeitar para cortar todo lo que no tenga esa misma identidad. ¡Y yo que estaba a punto de invitarte a cenar!

4.
Y como enemigos no hicimos carrera y de repente nos volvimos a mirar, no hicieron falta idiomas, rompimos las fronteras, esas que levantó la identidad, nos dimos cuenta que podemos ser distintos, de que hay mil maneras de decir lo mismo, mil palabras, mil idiomas, te quiero, y las barreras, las fronteras, las ideologías, todas me dan lo mismo, solo quiero estar contigo, contigo aprendí a ser distinto, contigo aprendí que la distancia es no estar contigo.

5.
Cada mañana nos miramos al despertar, la misma cama, la misma hora, y desde entonces no dejamos de hablar y sin perder la identidad, ya no dejamos de hablar. Y no perdimos nada, todo fue ganar. No dejamos de hablar.