eLDoMiNiCal 18/02/2018

 

Daniel Lebrato como eLTeNDeDeRo (7)
el tendedero

la semana en [eLTeNDeDeRo]

cultura

□  de Mercurio al Guadalquivir

comentario de un texto que comenta otro texto

efemérides

dafo: cenizas o polvos enamorados

sociedad

violencia en las aulas

lógica de la familia

huelga feminista

frivolidades

vestirse

Gambrinus, antes del régimen

para recibir eLDoMiNiCal de [eLTeNDeDeRo] en su correo o whatsapp, ponga un mensaje por la vía deseada a daniellebrato@gmail.com o al [+34] 669 82 38 90. También puede recibir marcando Recibir notificaciones de Daniel Lebrato en Facebook.

Daniel Lebrato como eLTeNDeDeRo (7)
el tendedero
Anuncios

comentario de un texto que comenta otro texto.

La_Regenta_portada (1884-1885)

Sobre Clarín y su personaje, Ana Ozores, la Regenta, comenta Ángeles Caso: «Quiero creer que la amó y que detestó a la sociedad que obligaba a todas las Regentas del mundo a padecer. Pero recuerdo al mismo tiempo sus patriarcales y duras palabras contra la educación igualitaria de las mujeres, que “pugna tanto con las costumbres, con las preocupaciones y acaso con el temperamento nacional”. Recuerdo sus críticas a Emilia Pardo Bazán por querer ser académica. Y recuerdo sobre todo, como un bofetón, que la llamó “puta” en una carta a Pérez Galdós por atreverse a tener opiniones propias.» (Ángeles Caso, Las regentas, Mercurio, febrero 2018, pág. 13.)

La tentación es legítima y común: salirse del texto para interpretar (no el texto) otro texto. Imagínese usted que el texto es anónimo o de autor desconocido, que le falta la última o la primera página y la biografía de quien lo escribió. Lo que Leopoldo García‑Alas y Ureña (1852‑1901) hizo o pensó en su vida no tiene por qué coincidir con Clarín, ni Clarín con La Regenta. Para saberlo, no hacía falta inventar el psicoanálisis ni el marxismo ni haber leído a Heidegger.

–enlace al artículo de Alfonso Vázquez, Emilia Pardo Bazán, una mujer que se atreve.

 

de Mercurio al Guadalquivir.

José Peral López foto Paco Fuentes para El País
José Peral López (foto Paco Fuentes para El País)

El periodismo de escuela (o la escuela de periodismo) siempre ha querido distinguir entre información y opinión. Desde que la prensa es descaradamente de empresa, la opinión de la empresa lo tiñe todo o lo contamina: noticias, columnas de opinión y, por descontado, artículos editoriales. Es el caso del Grupo Planeta, que mueve los hilos de Onda Cero, Antena 3, La Sexta y Atreseries; el diario La Razón y la revista Mercurio.

La revista Mercurio (Sevilla, Fundación José Manuel Lara, Grupo Planeta) tiene la habilidad de editorializar sobre la actualidad sin que se note demasiado. Llegaban las navidades y Mercurio dedicó su número de diciembre (no a la navidad, que sería demasiado obvio) a las religiones del libro. Antes, en octubre y noviembre, candente el referundismo en Cataluña, fueron los números dedicados literalmente a la tierra herida y a la idea de Europa. Ahora en febrero, hacia el 8 de marzo, el tema no podía ser otro: heroínas de novela. Nada que objetar. Puede ser una táctica de ensamblar cultura y libros con lo que pasa en la calle y preocupa a la gente.

Consejero de la revista Mercurio, Jesús Vigorra, ejerce desde su programa en Andalucía TV, de Canal Sur, parecido papel de editorialista al servicio de lo psoemente correcto. Vean el programa que Vigorra y Charo Gutiérrez dedican a José Peral López, comisario de la exposición Guadalquivir, mapas y relatos de un río, imagen y mirada. Hasta el 18 de marzo en el Archivo de Indias de Sevilla. El editorial va sobre las medallas a las bellas artes en Andalucía: el feminismo según Vigorra. Después, José Peral, no se lo pierdan.

Mañana hablaremos de las heroínas de novela.

«Quiero creer que [Clarín] la amó y que detestó a la sociedad que obligaba a todas las Regentas del mundo a padecer. Pero recuerdo al mismo tiempo sus patriarcales y duras palabras contra la educación igualitaria de las mujeres, que “pugna tanto con las costumbres, con las preocupaciones y acaso con el temperamento nacional”. Recuerdo sus críticas a Emilia Pardo Bazán por querer ser académica. Y recuerdo sobre todo, como un bofetón, que la llamó “puta” en una carta a Pérez Galdós por atreverse a tener opiniones propias.» Ángeles Caso, Las regentas, Mercurio, febrero 2018, pág. 13.

–enlace al artículo de Alfonso Vázquez, Emilia Pardo Bazán, una mujer que se atreve.

–enlace a Guadalquivir, mapas y relatos de un río


huelga feminista.

FEMINISMO-ABORTO-4

Bajo el poderoso influjo del Estado del Bienestar, el feminismo murió el día que aceptó el tapadismo de género como si fuese por gusto de las mujeres tapadas (gusto o moda por demás bien discutible).

Hoy el feminismo se acoge a dos fórmulas imbatibles: la igualdad laboral (a igual trabajo, igual salario entre hembras y varones) y contra el acoso y maltrato sexual. Y ¿quién podría negarse? ¡Hasta el PP suma y suscribe!

Pero el feminismo no consiste en sindicalismo ni en seguridad y protección, sino en plantear o replantear el papel de la mujer y lo mujer en las relaciones de pareja, en el paritorio y la familia.


 

lógica de la familia.

Hombre con sombrero y niña chicaLa gente está obligada a preguntarse para qué ser madre o padre. Porque las viejas bases de la familia han cambiado. La mayoría no siente necesidad de prolongar el apellido por motivos de herencia ni tampoco razones de asistencia cuando llegue la vejez. Y hay mucha criatura en adopción por el mundo. ¿Para qué parir, entonces? Mientras cada persona despliega su abanico de respuestas, todas ellas comprensibles, la prolongación de un ser en otro ser a través del parto -su educación y mantenimiento- no debería contar, ni un euro así, con el presupuesto del Estado.


 

dafo: cenizas o polvos enamorados.

Analisis_FODA

Se llama dafo a un organigrama a favor y en contra, ventajas e inconvenientes, de una empresa, institución, proyecto o persona. La gráfica del dafo adopta la forma de una margarita que hubiera que deshojar para adivinar el porvenir. Hoy, más que nunca, mi amiga Dafo está hecha un lío y llena de contradicciones. A favor, tiene la f de fortaleza y la o de oportunidades y, en contra, la d de debilidades y la a de amenazas. Mi amiga Dafo ha sido y es también Foda y Dofa (en inglés, Swot: strengths, weaknesses, opportunities y threats). Sin entrar en más detalles de su nombre, hoy, miércoles 14, Dafo puede elegir entre el Día de los Enamorados o el Miércoles de Ceniza. Si elige el Día de los Enamorados, mi amiga aún pudo escoger entre este 14 de febrero o el día 3 que ya pasó. La clave está en las cigüeñas, a las que se asocia el renacer de la vida y el amor y la natalidad cuando la sangre alteran los días más largos: a Inglaterra tardan más las cigüeñas en regresar. Atiendan, si no, al “por San Blas, las cigüeñas verás”, refrán de experiencia que sitúa entre nosotros todos los 3 de febrero como nuestro auténtico San Valentín. Miércoles de Ceniza, pues, decide Dafo, frente al día de ayer, Martes de Carnaval que encima fue martes y 13 tenido por de mala suerte. La ceniza significa el recuerda, hombre, que te has de morir, que polvo eres. ¿Polvo enamorado? ¡No!, replica airada doña Cuaresma: 40 días de aquí al Domingo de Resurrección sin más polvos que los de Valdés Leal en sus pinturas del Hospital de la Caridad. ¡Veremos!, responde por lo bajini don Carnal el del Libro de Buen Amor (1330‑43). Vencerá doña Primavera y vencerá don Amor pero ¿qué comerá Dafo todos estos días? La Cuaresma de Juan Ruiz admitía pescados en la dieta (ahora llamada mediterránea) pero el pujante vegetarianismo ha extremado sus posturas hasta llegar al ser vegano que excluye cualquier animal de la mesa, de la ropa y de objetos personales: no cuero, no pieles, nada que haya respirado o tenido ojos. La última pregunta se la hace Dafo leyendo a Margarita Yourcenar. Margarita tenía que ser. ¿Acaso, cuando las arrancan, no sufren las lechugas? En lo que queda del siglo 21 la coincidencia entre Enamorados y Ceniza volverá a darse en 2024 y 2029, o sea, piensa Dafo, todavía me puede felicitar lo que él quiera el abuelito y mi novio y yo tendremos los polvos que nos pida el cuerpo. Si es que el idiota y yo seguimos juntos. Les dejamos con Quevedo en Amor constante más allá de la muerte:

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera:
mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.
Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido,
su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.
polvo serán, mas polvo enamorado.


/ a Javiero /