un cuento chino.

Sancho no salía en defensa de don Quijote cuando se rifaba un mamporro entre su amo y gente noble o caballeros. Las Brontë y la novelística inglesa del 19 nos acostumbraron a la doble circulación de la mercancía narrativa: criados, doncellas, mayordomos y amas de llaves, por un lado, frente a ladies y gentlemen, por otro. Desde arriba o desde abajo, desde los fogones o desde el comedor, la cuestión catalana reside en los titulares interclasistas de la soberanía, a través del censo, y la población no censada en Cataluña nada tiene que decidir ahí. Hablar del odio que en Cataluña cultivan a lo español y al castellano, de la insolidaridad catalana o de su corrupto capitalismo, sería como entrar en asuntos de Inglaterra o de EEUU, si nos gustan más o menos el muro de Trump o el brexit: opiniones de política exterior.

Quien desde Andalucía alega la deuda de Cataluña con el resto de España, que cuantifique y exija a la Junta de Andalucía, a ver si la Junta tiene números, digo huevos, de echarle las cuentas a Cataluña (por cierto: república o autonomía, con que Cataluña pague, ¿qué más da?). No quiera el extremeño o andaluz parecer el chino cuyo antepasado construyó el ferrocarril de Chicago a San Francisco y hoy se cree con derecho a viajar gratis en ese tren. Quien dice chino, dice griegos o irlandeses en los rascacielos de Nueva York o vendimiadores almerienses que quisieran beber vino burdeos por la cara. Esas cuentas son absurdas y sensacionalistas más allá de una justicia poética intraducible.

No hagamos, pues, demagogia, hoy llamado populismo. La izquierda, si lo es, lo es de abajo arriba, de conflictos de clases sociales, verticales; no horizontales, caso de Cataluña, independiente o no. Mienten quienes dicen que el referundismo les roba y mienten quienes anticipan ‑sin pruebas‑ que al resto de España nos irá peor en Cataluña bajo república catalana. Mentir está mal y la mentira ni es de izquierdas ni es de derechas. Simplemente es mentira.

[eLTeNDeDeRo]


Anuncios

Tema de Caín y Abel.

nacionalismos y nacionalidades

Una de las fábulas bíblicas que no he entendido nunca es la de Caín y Abel. Acostumbrado en el colegio a que la agricultura es un grado superior a la ganadería (por cuanto la vida se hace sedentaria y deja de ser trashumante), no comprendía que Dios ‑en su egoísmo‑ prefiriera al ganadero Abel frente al agricultor Caín, quien tenía que ser por fuerza más civilizado que su hermano. Después, la fábula la interpreto así: Dios nos avisaba de que el cultivo de la tierra traería a la larga la propiedad privada del suelo y ‑con la propiedad‑ las civilizaciones constituidas que, a base de lindes, trajeron los estados y fronteras, con sus banderas, que desgraciarían esa aldea global y común llamada Paraíso.

Quizá por eso, al presente, igual miedo me da quien plantea acoger abierta e incondicionalmente a quien venga de fuera (política de acogida o de refugiados) como quien plantea no acoger o poner condiciones para la acogida. Una y otra postura juegan a Caínes y Abeles, pátridas y apátridas: quienes poseen la tierra y quienes no, y la buscan. Y tan peligroso me parece el xenófobo ¡No vengas! como el recepcionista ¡Ven con lo tuyo! cuando lo tuyo es opuesto a lo que teníamos en casa, caso del velo islámico en sociedades que avanzaban hacia el laicismo y la igualdad total de la mujer, también en hábitos e indumentarias.

Ya de mayor, y educado en la escuela marxista de sin teoría (revolucionaria) no hay acción (revolucionaria que valga), me he propuesto teorizar, si quiera, sobre sociedades de religión cero‑cero y nacionalidad cero‑cero, tanto a propios como a extraños, con un ejemplo elemental: para que no haya burkas tampoco tiene que haber nazarenos.

Hacia la nacionalidad única y universal dentro de unas auténticas ‑y no condicionadas‑ Naciones Unidas, sacaría a España de todos los organismos de enfrentamiento o de bloque: UE, Otan, bases de Morón y Rota, y, como país neutral y no alineado, prescindiría del ejército (gastos militares para inversiones sociales) y daría un plazo de una o dos generaciones para la nacionalización total del suelo, que pasaría al Estado; y a los particulares darlo en usufructo, que ya es bastante. ¿Lo hablamos? Si no lo hablamos, no lo haremos nunca.

Para otra versión más pedagógica y sujeta al hilo de la historia, vayan a Antonio Delgado Cabeza, The nationalism (1).

breve historia de un cuadro.

óleo de Rafael Moya

Quedamos un miércoles de noviembre. Con el cambio de horario al de invierno, yo había vuelto a Sevilla tras medio año en Sanlúcar de Barrameda. Mediodía en los veladores al sol del bar La Espumosa, Marqués del Nervión, 116. Nos echamos un par de cruzcampos heladas y unas manzanillas. Rafael me había dado, en su bolsa, su regalo sorpresa: un óleo 20 x 20 cm, algo más con su marco plateado. Allí estaba la curvatura del círculo, cuadratura también: una cara‑culo o un culo‑cara donde la nariz era el ojete en la instantánea de un peíto (palabra de Rafael); una lengua pintada y femenina por boca, lentes quevedos, mostacho y perilla en circunferencia con ojos de mujer: todo intencionadamente ambiguo. También yo estoy en el cuadro: me pasa por mi cráneo pelado y por mis gafitas redondas: Lebrato y Quevedo, macho y hembra, escatología y placer, todo allí. De La Espumosa, nos fuimos a comer a Trashumante en Juan de Mata Carriazo, 4, San Bernardo. Ravioli, canelón de puerro, presa ibérica, revuelto de morcilla, ensaladilla de pulpo, tinto Entrechuelos de la Tierra de Cádiz, 2 cañas y un agua grande más chupito de la casa: 49,60 en total. La sobremesa la hicimos en el Bar Nuria, todo un clásico. Le tocaba pagar a Rafael: ¿Qué quieres tomar? –Tónica, empecé a decir con intención de “con mucho hielo y limón”, pero Rafael se anticipó: –Con ginebra. Me dejé llevar (no frecuento el género) y nos pusimos ciegos de gintónics a base de Bombay Sapphire, Nordic, bayas de enebro, lima, cardamomo: un experto mi primo en una especialidad que yo no le conocía, y nos pusimos tanto que, a la hora de irnos, ya pagamos a medias. Pasaban las ocho de la tarde noche; como sobremesa, ya estaba bien. Nos sonaban los teléfonos, de nuestras respectivas, y había que coger las bicis sin que se notara nuestro estado ‘positivo’. Rafael vive al lado del Nuria pero yo tenía que volver hasta San Lorenzo de modo que él, preocupado y maternal, me hizo darle un toque en cuanto llegara a casa. La foto whatsapp, yo en mi portal, fue a las 20:30 de aquel miércoles 8 de noviembre, hace justo una semana. Hoy día 15 el ojo de Rafael descansa en paz en su sitio natural, la librería Padilla de Sevilla, Trajano, 18, donde en 1996 vio luz de imprenta la primera edición de las Gracias y desgracias del ojo del culo de don Francisco de Quevedo, edición que Padilla tuvo la feliz idea de encomendar a Daniel Lebrato, maestro oculista. Lo que sigue en fotos es la secuencia de los diferentes sitios que ha ido buscando el cuadrito hasta acabar en Padilla empezando por la taza del váter, y ahí en diálogo con el bidé, que uno es muy limpio; luego en el salón, primero en coloquio con Monstruo, de Buly, mi mascota, después con Toro Grafito, de Aitor Lara, y por último en el escaparate de Padilla donde, entre libros, se le ve al cuadro tan a gusto. # Me falta añadir que Rafael es doctor y que el Ojo del culo debe su éxito, en gran parte, a colegios y simposios médicos, particularmente de medicina interna, que entre sí el libro se lo regalan o usan como objeto de protocolo. También, que a la mitad de este viaje que dura ya veinte años, la moraleja del culo se cebó con el mío, que me vi operado de cáncer de colon y desde entonces cuido mi tercer ojo con especial cariño. Pueden leerlo en De colon a columna junto al corto Hablando en fermo (como si fuera en serio, de 1:13 minutos). Gracias, y no desgracias, a Padilla Libros y a Rafael Moya Santana.

Daniel Lebrato, 15/11/2017.


enlaces:  fotos del cuadro de RM,
De colon a columnallámenle poesía,
Hablando en fermo, se supone película.


20171113_105021
Rafael Moya Oja del culo 12

¿amigos para siempre?

Decía Marx que la humanidad no se plantea problemas que no pueda resolver. Y España tuvo a su alcance resolver la cuestión catalana (antes: guerra de independencia) sin pegar un tiro y en aplicación de un derecho a decidir difícil de negar entre personas libres y demócratas y (hasta cierto punto) iguales que comparten derechos humanos y el respeto a las minorías.

El argumentario de personas tenidas a sí mismas por progresistas o incluso muy de izquierdas ha sido que el derecho a decidir de Cataluña viola otro derecho mayor: el bien común de pobres gentes o de clases trabajadoras de toda España que se verían muy perjudicadas por la marcha de Cataluña la rica, la construida con el sudor de extremeños o andaluces. Ya tenemos a mi vecina de enfrente, muy clase media y muy de Ugt, con la bandera de España en el balcón de su vivienda de protección oficial.

Lo cual no significa que la Junta de Andalucía o la de Extremadura vayan a reclamar vía judicial o ante el tribunal de cuentas a Cataluña lo que Cataluña les debe: si el rico vive del pobre, también el pobre vive del rico y al precio del mercado que el rico quiera pagar. Es el capitalismo, querido Watson, que la izquierda no‑izquierda no discute y por eso acude a la palabra mágica más potente aún que el derecho a decidir: la solidaridad. Mi vecina cuelga la bandera porque ella, faltaba más, es muy, pero que muy solidaria.

La inteligencia que le ha calentado la patria a mi vecina pagará intelectualmente su postura y España no levantará cabeza. Cuando el odio social está instalado, sale un idiota por rumbas con Amigos para siempre. ¡País!

[eLTeNDeDeRo]

en respuesta a la pregunta ¿Qué le pasa a Podemos?

¿Qué le pasa a Podemos? (encuesta en infoLibre)

Podemos se jodió el día que quiso ser no‑izquierda (anticomunismo o anti IU de Errejón o Bescansa) y quiso ser partido y no movimiento heredero del 15‑M y ¡Democracia real ya!

1.
Que los movimientos están vivos, se está viendo en Cataluña, con Ómnium y Asamblea Catalana.

2.
Y la división derecha/ izquierda podría estar obsoleta, pero no el debate entre reforma o ruptura, a la que renunció Podemos cuando se hizo partido.

El segundo error, también mayúsculo, también pasa por Cataluña y por demás se paga en política: no ser sensible al tiempo que se está viviendo.

3.
Cuando el tema es Cataluña, la salida de Podemos con “lo que de verdad importa a las clases trabajadoras” (sus condiciones de vida, Bescansa o Ada Colau) no ha emocionado ni a las clases trabajadoras, que se han acogido ‑conservadoras en tiempos de crisis‑ a la seguridad de la bandera de España, del PP y del Psoe.

4.
Para el caso, el Psoe cuenta con Juntas de Andalucía o de Extremadura, que fidelizan su voto, y cuenta con Ugt y Comisiones.

Pablo Iglesias pasará a la historia de los grandes que, como Aníbal, teniendo Roma a su alcance, se acojonaron y se hicieron pequeños ellos solos.


persecución.

Carta de despedida a amigos de izquierdas que escribían novelas sobre la memoria histórica contra el franquismo y ahora atraen con sus escritos y opiniones la cólera del Estado contra la experiencia catalana.

Si la historia se mueve y los mapas cambian, ¿qué pasa?, ¿que ya no pueden cambiar? Si las deudas se pagan y si algo os debe Cataluña, ¿por qué no exigís cuánto es, y se acabó el problema? Era otro el problema.

Cuando os conocí os gustaba la Aldea Gala. Ahora, alguien en vuestro nombre, con vuestra cara o con vuestras legiones, vendrá a buscarme o irá a buscar a mi gente: la persecución ha comenzado.

[eLTeNDeDeRo]