Etiqueta: poesía

José Agustín Goytisolo, El señalado, en Proyecto Aula.

Hay que entender lo que era la democracia en la España que no la tenía.
Sigue siendo José Agustín el mejor Goytisolo.

 

Origen: José Agustín Goytisolo. El señalado – Proyecto Aula.

Anuncios

Jorge Jiménez Barrientos, 9 poemas de amor inhumano.

No hay imágenes públicas de Jorge Jiménez Barrientos (1951‑2008). En el instituto, él era Jorge Barrientos o Jiménez Barrientos. Usaba el Jiménez como Lorca su García. Me llevaba dos años y los papeles que hoy publica El Sobre Hilado me los debió dar entre finales de 1984 y principios del 85. Para datar esos folios, la fecha la pone Fernando Zóbel (poema 9), que había muerto en junio. JJB se inició en poesía como traductor, y un par de versiones de Verlaine (Safo y La princesa Berenice, de Parallèlement y Jadis et Naguère) me las dio para el número de El fantasma de la glorieta que tuve el honor de editar en octubre de 1986. Curiosamente, fue francés la última asignatura que Jorge aprobó en su carrera. Retador y tenaz, puso tanto en licenciarse de una vez, que derivó su currículo de español a francés, especialidad que ejerció como profesor. Estábamos en 1984. El 19 de junio de aquel año y en la plaza de toros de Valverde del Camino, un martes de fin de curso, Jorge asistía con su pareja, Rafa, a la representación de Teatro La Paz. En esto, una sartén lanzada al público por necesidades de guion casi le parte a Rafa la mandíbula. El artefacto fue girando sobre su mango, rebotó en el albero, hizo el salto de la rana y fue a impactar contra la primera fila donde Jorge y Rafa se sentaban. 20 mil puntos de sutura. La anécdota creo verla en sus poemas 3 y 4, de noche en urgencias de hospital en Huelva, donde Rafa fue llevado. Los otros siete, 1 y 2 son ejercicios de estilo y 5 a 7 dan voz a las tres situaciones amorosas: el encuentro, el desencuentro y el pique o el desdén. Verlaine, Guido Reni, Zóbel: JJB planeaba una serie, mandaban los novísimos entonces. Jorge Jiménez Barrientos, carrillista histórico pasado del Pce al Psoe, murió en agosto de 2008 igual que Terenci Moix o Thomas Mitchell en Solo los ángeles tienen alas, con dos pulmones y el Ducados bien puesto. Su obra mayor la fue reuniendo JJB con Manuel José Gómez Lara sobre la copla, Rafael de León y la Semana Santa. A Jorge y a Manolo los amigué estudiando en el instituto San Isidoro el año 1969, entre el Mayo Francés y el Proceso de Burgos. Lo de estudiando es un decir. Jorge y yo, estudiar, estudiamos y preparamos juntos las oposiciones del 79, que la vieja guardia del movimiento estudiantil tuvimos que disputar tema a tema, plaza a plaza y destino a destino, con las nuevas generaciones de una universidad ya despolitizada. Jiménez Barrientos y Gómez Lara, Jorge y Manolo, se empeñaron en integrar las esencias de Sevilla en un proyecto vital (miedo me da decirlo) de izquierdas. Aquel esfuerzo fue comparable al de los ilustrados por aunar patria y progreso, pasado y futuro, sin salir afrancesados en la foto. Bajo el poderoso influjo de Umberto Eco, Apocalípticos e integrados, de la Crónica sentimental de España, de Vázquez Montalbán, y de Isidoro Moreno, con su lectura laica de la Semana Santa, Jorge y Manolo lo intentaron. Como en El muerto (1949), de Jorge Luis Borges, quizás Jorge comprende, antes de morir, que le han permitido el amor, el mando y el triunfo, porque ya lo daban por muerto. Fue mi amigo influyente cuando dos años de más nos influyen. Fui su amigo cuando un amigo puede ser un amor. Y nos distanciamos cuando me eché una novia “que no era como nosotros” y cuando empecé a matar a un gigante a cuyo funeral ni él ni Gómez Lara se dignaron asistir. Son muy altivos y muy suyos los mariquitas culturales. Visto lo que he dejado atrás ‑tanto mediocre y demócrata‑, sigo sintiendo el amoriño o la amistamor por Jorge, detrás de quien fui creciendo, yo también, sin duda, cultural y mariquita. En homenaje, JJB 9 por 1.


Gracias: Félix Morales.


agosto.

CABALLERO A LA JINETA
en las eneas de las tabernas, nada tan serio
como esa religión de ver el mundo
del otro lado del humo del tabaco
y en la mano, como única clepsidra
de un tiempo inmemorial, vaso de vino
cuando la tarde no es tarde ni en dos
divide el día el sol del mediodía.
Basta saber que habrá cigarro y ronda
que llamaremos siempre la penúltima
y que cenizas y conversaciones
se irán despacio y por la misma senda
que las vaquitas y el hombre que las lleva
o el cadáver, si lo tienes, de tu enemigo.


Daniel Lebrato, AGOSTO

AGOSTO es libro de vacaciones entre Sevilla, Fuenteheridos y Sanlúcar de Barrameda  (1993-2013).


También en Blogspot y en pdf , antología de De quien mata a un gigante (1988) y ¿Quién como yo? (1996).


 

 

Cosecha propia (antología personal) en Blogspot | Cosecha propia (antología personal) en pdf.

AGOSTO, libro de vacaciones entre Sevilla, Fuenteheridos y Sanlúcar de Barrameda.

daniel lebrato | cosecha propia.

Solo con ánimo de registrar en internet (ese otro ISBN) lanzo en Blogspot y en pdf Cosecha propia (antología poética personal), 28 folios resumen de 30 años de trabajo, personal y transferible, de mis dos primeros libros: De quien mata a un gigante (1988) y ¿Quién como yo? (1996). Suyos son.

Cosecha propia (antología personal) en Blogspot

Cosecha propia (antología personal) en pdf


campos de plumas.

Por exigencias de guion (consonantes: espuma pluma), Góngora puso campo de pluma, en singular,[1] pero nosotros podemos leerlo en plural: a batallas de amor, campos de plumas, o sea colchones, y así, además, a las recuestas literarias, batallas de plumas por un quítame allá esa palabra.

La penúltima sucede un lunes cualquiera en un periódico cualquiera. Rara vez una columna de un diario como el de Cádiz se dedica a una traducción literaria. Lean la que monta Ana Sofía Pérez-Bustamante, profesora, poeta y articulista, en su sección Efecto Moleskine, artículo que ella titula Los cinco o seis sentidos.[2] Se trata de un poema de Mallarmé,[3] Les fenêtres (Las ventanas, 1893), y si el original hâler, broncear, lo tradujo bien Xavier de Salas,[4] quien en vez de broncear tradujo empañar, empañar el cristal de la fenêtre. Campos de plumas y plumas campantes, estas que felizmente campan por los diarios entre los crucigramas, la cartelera, las esquelas, la televisión y el fútbol y el biparti. Queden ustedes con Ana Sofía Pérez-Bustamante y el cierre que da a su poema de amor.

Qué lástima de amor. Con que solo tuvieras
dos dedos de frente, todavía podríamos
ser la más ejemplar y ultramoderna
pareja esporádica de hecho.
*

poema Psique, de Mercuriales (2003)

[1] Soledad Primera, consonantes: espuma pluma.

[2] Diario de Cádiz, lunes 10/07/17.

[3] Stéphane Mallarmé (Paris, 1842‑98).

[4] Muerto en 1982 y de los primeros traductores de Mallarmé al castellano.

larga noche de piedra.

Debemos al Maestro Liendres la incorporación al idioma del último y muy lúcido neologismo: capilitear. Al principio parece errata por capillitear, de capillita, como decimos de la persona de procesiones y semanas santas. Y no. capilitear, con ele: de cap capi, cabeza, y litos, piedra, para significar dos en una sola palabra: 1. la cabeza de piedra o la poca cabeza que se tiene o se quiere que los demás tengan (esto es: “para no pensar”, frecuente en la clase política) y 2. la erección de monumentos ‑normalmente hechos en piedra‑ con ánimo de ir en cabeza de encuestas y estados de opinión con reflejo electoral. En la reciente política, el capilitear del alcalde de Sanlúcar, del Psoe (psoecialista, otro neo), recuerda al capilitear del alcalde de Cádiz, de Podemos (o Pudimos), y el lío que se ha hecho con la Virgen del Rosario. Ambos alcaldes ignoran que Roma (la Iglesia) no paga traidores: llegada la hora, el capilleo y el facherío siempre votan PP, que les pilla más cerca, no Psoe ni Podemos, que a ver por dónde nos salen. Queden ustedes con la Longa noite de pedra, libro y poema de Celso Emilio Ferreiro en 1961 que dice así:

LARGA NOCHE DE PIEDRA

El techo es de piedra.
De piedra son los muros
y las tinieblas.
De piedra el suelo
y las rejas.
Las puertas,
las cadenas,
el aire,
las ventanas,
las miradas,
son de piedra.
Los corazones de los hombres
que a lo lejos acechan,
hechos están
también
de piedra.
Y yo, muriendo
en esta larga noche
de piedra.

 

 

O teito é de pedra.
De pedra son os muros
i as tebras.
De pedra o chan
i as reixas.
As portas,
as cadeas,
o aire,
as fenestras,
as olladas,
son de pedra.
Os corazós dos homes
que ao lonxe espreitan,
feitos están
tamén
de pedra.
I eu, morrendo
nesta longa noite
de pedra.

 

Celso Emilio Ferreiro (1912‑79)

traducción Editorial Santillana
fuente: poética digital

Bolero para Jaime Gil de Biedma.

A ti te ocurre algo,
yo entiendo de estas cosas,
hablas a cada rato
de gente ya olvidada,
de calles lejanísimas
con farolas a gas,
de amaneceres húmedos
de huelgas de tranvías.

léalo completo el Bolero para Jaime Gil de Biedma que le escribe su amigo José Agustín Goytisolo y recitan o cantan Silvia Comes y Lidia Pujol, Paco Ibáñez y el propio José Agustín. Está en la Antología Poética Mundial y sin publicidad. Página recomendada. Ahí tienen también las Palabras para Julia.

eLTeNDeDeRo debe la idea a la conexión con Proyecto Aula.