Semana Santa en Sevilla, Sillas y sillitas.

SEMANA SANTA, SILLAS Y SILLITAS

La última novela de Juan Cobos Wilkins, Pan y cielo, sobre Trigueros y su fiesta de San Antonio Abad, fija su mirada en la afiliación del santo al sindicato obrero Ugt. Carné incluido. En 1932 la Ley de confesiones y congregaciones religiosas declaró entierros y procesiones manifestaciones públicas pendientes de autorización gubernativa. Viene esto a cuento de la reciente prohibición en la Semana Santa de Sevilla del estacionamiento de personas en uso de esas sillitas plegables de bastón, que también llaman de los chinos. El pretexto es, cómo no, garantizar las condiciones de seguridad y movilidad. Estas sillitas no podrán ubicarse en las zonas consideradas vías de evacuación, puntos de aglomeraciones de público. Naturalmente, nada se dice o todo se da por dicho de palcos, sillas y estructuras tubulares de la carrera oficial.

Las dos anécdotas ponen de relieve el viejo conflicto entre sociedad y religión o, si se quiere, entre derechos individuales. Más allá de la seguridad, hace tiempo que las cofradías en procesión tendrían que hacerse cargo ellas mismas de la que lían: seguridad, corte de calles, ruido, suciedad que dejan a su paso, quitar la cera que perjudica calzadas y pavimentos. Todo eso, en euros, tendría que ir por cuenta de las hermandades como ellas quieran asumirlo: entre los cofrades, entre los hermanos o como personas jurídicas responsables. El presupuesto de una cofradía no debe quedarse en el gasto de cirios, flores o lo que vale la banda o bandas de música: debe incluir todo, absolutamente todo, lo que cuesta dejar la ciudad tal y como se la encontraron, es decir: pagar las hermandades los gastos de seguridad, limpieza, urinarios, etcétera. A cambio, las hermandades podrían cobrar en forma de limosna o de contribución del público espectador. Como si admiten publicidad y ponen anuncios en sus pasos o en sus cortejos, o como si cobran por derechos de retransmisión. A usted y a mí, qué más nos da. Comprometidas las hermandades con un plan de circulación, solicitarían el debido permiso que se exige a manifestaciones políticas o sindicales. De esa forma, la Semana Santa sería cosa de quien activa o pasivamente participa en los desfiles procesionales y usted o yo, que, si podemos, nos largamos a la playa, no veríamos ni a un euro de nuestros impuestos ni a un funcionario público, que también pagamos de nuestro bolsillo, prestando servicios privados. Y entonces, serían las hermandades de acuerdo con cada público concreto quienes fijarían si sillitas sí o no, si carritos de bebé o si los puestos de chucherías o de globos se ponen en qué sitios. Así, el Ayuntamiento en vez de fijar esas señales de Peligro: cera en la zona, tendría garantizada la ciudad tal y como la dejamos: limpia y con la misma calidad de vida que antes de marcharnos. Es así de fácil, ¿verdad? De hecho, esta manera de razonar lo público y lo privado es normal en los EEUU, que tanto es modélico en otras cosas, y gana opiniones favorables en la cobertura policial a los partidos de fútbol (no digamos, de alto riesgo), que se quiere que paguen los equipos y no los sacrificados presupuestos del Estado. Es así de fácil, pero ya verán como sale algún culto en nombre de la cultura, algún tradicionalista en nombre de las tradiciones o algún economista en nombre del interés turístico que añaden las cofradías a esta Sevilla de bares y hostelerías. Para qué le vamos a llamar problema, si el problema es una ciudadanía presa de unos hábitos que, al mismo tiempo que se critican, se transmiten y se perpetúan.

Para qué le llaman Sevilla Entera cuando quieren decir sé villano y enterado.

Daniel Lebrato, Ni cultos ni demócratas, Domingo de Ramos de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s