1945 (el mejor de los mundos).

El último optimismo universal no pertenece a ilustrados y enciclopedistas ni a quienes vivieron o dieron vida a la Revolución Francesa. Su tiempo pasó, por incumplimiento de contrato o de programa electoral, y hoy únicamente culpables de aprovecho, inocentes de renuncio o cándidos candidatos creerán que vivimos en el mejor de los mundos o, lo que es lo mismo, en régimen de libertad, igualdad y fraternidad, que fue lo prometido. Tanto, que ya no concebimos vivir de otro modo.

Para matar la utopía, el optimismo crítico debe encontrar un punto de partida modélico y pacífico, un año cero y punto de apoyo para mover el mundo; año que fue 1945, a setenta y pico de aquí, no es mucho el viaje ni la imaginación que hay que echarle. Fin de la Segunda Guerra Mundial. Paz a los hombres y a las mujeres de buena voluntad. Los horrores de la guerra, de la bomba atómica y de los campos de exterminio habían sido castigos excesivos. No existía Israel. Ni problemas en Oriente Medio. Ni que temer por las Torres Gemelas. Con el laicismo palante, las religiones patrás, la humanidad tenía a su alcance el maridaje de la democracia política de los aliados con la democracia social que alboreaba en Rusia y, enseguida, en China. Hacia la Aldea Global.

Volver al 45.

No al París de 1789 ni al Moscú del 17 ni a Pekín en el 49 ni a La Habana diez años después ni tampoco a Berlín en 1989. Hay que volver al París de la Liberación. Volver a la última foto de una sociedad feliz. Regresar al futuro para volver a empezar.

LOS MÍOS
–París, 1945–

Si se burlan será porque no me conocen.
París, ocho de mayo del cuarenta y cinco.
Vuelan la penicilina, la vanguardia y las canciones.
Risas y escotes internacionales saludan a la cámara.
Juntos han conocido el miedo y los piojos.
Entrar en la asamblea no era un juego, camaradas,
ni la lucha de clase. Burgueses por destino,
lo que sigue es el final de su propia burguesía
y a ver cómo se lo decimos a papá.
Elogian mi corbata, se fuman mis cigarrillos.
Y los tuyos, qué tal, chaval. Son los míos.

Elecciones generales Todo a cien (2009)

*


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s