Alberti, el segundo de la clase

rafael alberti con daniel lebrato cádiz 16 12 1996 libro quién como yo dos fotos
Daniel Lebrato recibe un sobre de Rafael Alberti. La botella de agua fue protagonista.

ALBERTI, EL SEGUNDO DE LA CLASE

A galopar hasta enterrarlos en el mar

El 2, de Géminis y de Caín y Abel, es el número de la literatura española. Dos son los personajes de las grandes obras: Quijote y Sancho, Zifar y Ribaldo, Calixto y Melibea, Lucanor y Patronio, Lazarillo y el ciego, el galán y el gracioso, la dama y la criada, Tenorio y Mejías, Belarmino y Apolonio, Fortunata y Jacinta, Leandro y Crispín, Cipión y Berganza, Max Estrella y Don Latino, Rubén Darío y el marqués de Bradomín. De a dos se nos presentan autores como el Arcipreste y don Juan Manuel, San Juan y Santa Teresa, Góngora y Quevedo, los Argensola, los Moratín, los Machado o los Quintero; o, en el 27, Lorca y Alberti. A uno que hubo que fue único, le salió un doble: Avellaneda, de Cervantes. Y siempre nos ha parecido que hay que elegir entre dos: entre el arte mayor y el menor, clerecía o juglaría, entre el verso y la prosa, entre la izquierda y la derecha de las dos Españas, entre arraigados y desarraigados, entre apocalípticos e integrados. En el caso de Alberti, la operación de denigre consistió en compararlo a peor con el asesinado García Lorca, con quien Alberti sale fotografiado en el homenaje a Góngora, Ateneo de Sevilla, 1927. Pero que hablen las obras por fechas, y juzguen, si Alberti o Lorca, quién dio primero:

LORCA (1898‑1936) ALBERTI (1902‑1999)
Granada El Puerto, Cádiz
1 popularismo Romancero gitano (1928) Marinero en tierra (1924)
2 surrealismo Poeta en Nueva York (1930) Sobre los ángeles (1929)
3 elegía Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1935) Verte y no verte (1935)
4 teatro La casa de Bernarda Alba (1936) El adefesio (1944)
5 pareja actriz (1) Margarita Xirgu (1888‑1969) Núria Espert (n.1935)
  • Las dos, catalanas. Es curiosidad.

La tabla indica que en 1 y 2 Alberti fue por delante de Lorca; en 3, a la par y en 4, por detrás: dos victorias, una derrota y un empate, lo cual es una tontería decirlo así pero por los tontos se dice y se escribe. Los tontos que medio justificaron la muerte de Lorca y luego argumentaron que su temprana muerte le había hecho un favor, al convertirlo en leyenda, para, por contraste, hundir la obra y la figura de otros poetas vivos, principalmente Rafael Alberti, quien, es cierto ‑y normal, en una biografía casi centenaria como la suya‑, tuvo desmayos y caídas poéticas espantosas, una vejez fea como todas las vejeces, con la desfachatez de casar a sus 88 años con una de 44 y que, para colmo, militó en el Partido Comunista, alentó la lucha del exilio y desde su exilio se atrevió a preguntar ¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora? (1953), que cantó Aguaviva, como su Galope, de 1938, se haría en Paco Ibáñez, A galopar (1967).

Alberti y Pasionaria 13 de julio 1977

Hombre de fotos, Rafael Alberti integraría con Dolores Ibárruri, Pasionaria, la mesa de edad que presidió las primeras Cortes democráticas (13 de julio de 1977). Quedamos, Rafael. ¡Hasta enterrarlos en el mar!


Artículo relacionado: La foto del 27.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s