La ciudad y las bicis (2)

Captura de pantalla 2016-07-13 18.00.12

LA CIUDAD Y LAS BICIS (2)

-un repaso a la legislación-

En relación a la reivindicación del movimiento ciclistas por la calzada, escribe jordi@afoot.es, de Ciudad Ciclista: «Las ordenanzas municipales de Sevilla[1], Barcelona, San Sebastián, Valencia, Zaragoza (ciudades en las que se ha impuesto el modelo de segregación ciclista) establecen el carril bici como vía de uso obligatorio en aquellas calles donde exista. Legalmente, por encima, también el artículo 36.1 del Reglamento General de Circulación establece que los ciclos circularán por la vía específica que exista para ellos; en caso de que no haya, por el arcén y, en caso de que este tampoco exista, lo harán por la parte imprescindible de la calzada.[2] En el caso de que esa obligación legal no exista sigue habiendo una presión de algunos automovilistas que pitan o gesticulan de forma desagradable a aquellos ciclistas urbanos que vamos por la calzada porque no queremos circular por carriles bici y aceras bici. Algunos sueñan en ser encerrados; otros por suerte, nos resistimos a aceptar esta segregación. Los peatones andan por las aceras bici, los ciclistas no las usamos, ambos incumpliendo la ley, pero haciendo lo correcto.»

Leído lo cual, incumpliendo puede que no vayamos a ninguna parte, pero menos aún si seguimos dependiendo de la alfombra roja que nos pongan munícipes y asociaciones ciclistas contrarias a la libre circulación de las bicicletas, vehículo, en el fondo, en el que no creen y por eso marean tanto la perdiz de por aquí, por allá, todo el mundo escribiendo su carta a los reyes magos de la bicicleta, a ver qué modelo de bici les traen los reyes, cuando está todo escrito. La propuesta de Jordi y de ciudad ciclista me parece genial porque recuerda una desobediencia civil contra la que es muy difícil luchar: ¿quién podrá sancionar a ciclistas que hacen masa crítica donde más lo necesitan, estrechos pasos, puentes y calzadas de los centros históricos, esas calles donde no cabe más plan que la convivencia? Y a los peatones, ¿sancionará algún ayuntamiento a las personas andando que invadan aceras bicis? Como dice Jordi, haciendo lo correcto.

 ­  

[1] Ordenanza de peatones y ciclistas para Sevilla, 22 mayo 2008. «Artículo 35. Las bicicletas circularán por los carriles bici cuando estos existan, sin perjuicio de que les esté permitido circular en caso contrario por la calzada ordinaria.» Nótese que la ordenanza dice “circularán por los carriles bicis”, no “circularán obligatoriamente por los carriles bicis”, con lo que le gusta obligar a la autoridad, ni dice aceras bici, que es el eje de la agregación o segregación de las bicicletas. Para hacernos una idea, en Sevilla, ciudad de referencia para otras, carril bici de relieve solo hay el que circula por Paseo de las Delicias en dirección Avenida de la Palmera, el resto son aceras bici y, por tanto, no es obligatorio circular por ellas. La única acera bici obligatoria es la de la Palmera, debidamente señalizada su obligación para las bicicletas. No hay más. Sevilla sigue siendo de las bicicletas y lo mismo Barcelona, San Sebastián, Valencia o Zaragoza, ciudades en las que se ha impuesto el modelo de segregación. La clave es: sin carril carril‑bici, es imposible segregar y es imposible sancionar, así que con no dejarse las bicicletas agregar a los peatones tienen bastante. El Reglamento General de Circulación está de parte de las bicicletas como vehículos, aunque eso traiga algún inconveniente aparente, solo aparente (el casco, la alcoholemia), normas que trae el siglo 21 a las que es difícil poner objeciones, la población no las entendería.

[2] La información de Jordi es buena pero de aplicación en carretera, que no es de lo que hablábamos. «Sección 3.ª Arcenes. Artículo 36. Conductores obligados a su utilización. 1. Los conductores de vehículos de tracción animal, vehículos especiales con masa máxima autorizada no superior a 3.500 kilogramos, ciclos, ciclomotores, vehículos para personas de movilidad reducida o vehículos en seguimiento de ciclistas, en el caso de que no exista vía o parte de ella que les esté especialmente destinada, circularán por el arcén de su derecha, si fuera transitable y suficiente para cada uno de éstos, y, si no lo fuera, utilizarán la parte imprescindible de la calzada. Deberán también circular por el arcén de su derecha, o, en las circunstancias a que se refiere este apartado, por la parte imprescindible de la calzada, los conductores de aquellos vehículos cuya masa máxima autorizada no exceda de 3.500 kilogramos que, por razones de emergencia, lo hagan a velocidad anormalmente reducida, perturbando con ello gravemente la circulación. En los descensos prolongados con curvas, cuando razones de seguridad lo permitan, los conductores de bicicletas podrán abandonar el arcén y circular por la parte derecha de la calzada que necesiten. 2. Se prohíbe que los vehículos enumerados en el apartado anterior circulen en posición paralela, salvo las bicicletas, que podrán hacerlo en columna de a dos, orillándose todo lo posible al extremo derecho de la vía y colocándose en hilera en tramos sin visibilidad, y cuando formen aglomeraciones de tráfico. En las autovías sólo podrán circular por el arcén, sin invadir la calzada en ningún caso. Excepcionalmente, cuando el arcén sea transitable y suficiente, los ciclomotores podrán circular en columna de a dos por éste, sin invadir la calzada en ningún caso. 3. El conductor de cualquiera de los vehículos enumerados en el apartado 1, excepto las bicicletas, no podrá adelantar a otro si la duración de la marcha de los vehículos colocados paralelamente excede los 15 segundos o el recorrido efectuado en dicha forma supera los 200 metros.»

  ­


 

Anuncios

Un comentario en “La ciudad y las bicis (2)

  1. Hola:

    Gracias por la aclaración que desvela el matiz que diferencia una acera bici de un carril bici. Probablemente el legislador no haya caido en esta diferencia y gracias a ello se abre un resquicio con el cual defender el derecho de los ciclistas a seguir circulando por la calzada de calles sevillanas con acera bici.

    Por otro lado, el artículo 36.1 del RGC, aunque hable de los arcenes, esto no quiere decir que este artículo sea de aplicación solo en vías interurbanas (aunque sea en estas donde generalmente están los arcenes). El título en el que está inserto este artículo es el el lugar en la vía (de cualquier vía, urbana e interurbana).

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s