La pirámide de El Louvre

LA PIRÁMIDE DEL LOUVRE

Sin yo defender los adefesios, díganme los conservacionistas: las ciudades, ¿quién las para? Sevilla, ¿romana, mora, regionalista?

Quien opina “Las Setas, sí, pero en otro sitio”, no está respondiendo a la pregunta. A la perplejidad buscada, intencionada, que provocan Las Setas no puede responderse con: las setas en un descampado o como gasolinera vanguardista. En la provocación está el juego, de modernidad o posmodernidad, y de eso se trata.

Y con la estética va unida la especulación con todo lo que cabe en: ¿de quién es el suelo, el aire, las vistas, la vida, en fin, de las ciudades en sociedades clasistas? Quién se beneficia, quién decide y quién las disfruta.

Se admiten ideas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s