Ángel Monge


LA CÁRCEL : HORROR

Sorprende que altos jerarcas del Psoe tengan tanto miedo a que algunos de quienes ocuparon el poder del partido y del gobierno puedan entrar en la cárcel. Argumentos no les faltan, argumentos claramente manipuladores dirigidos a la población más ingenua e inocente de la sociedad, esgrimiendo que no se enriquecieron personalmente con sus conductas delictivas.

Como si el código penal con más de 500 artículos solo contemplara los delitos económicos y de apropiación patrimonial. Como si con la comisión de delitos contra la vida, las lesiones, las imprudencias y tantos otros delitos más, no hubiera miles y miles de presos cumpliendo condena cuando el enriquecimiento material y económico están ausentes.

También mantienen y defienden desde el Psoe que la sentencia en cuestión no es unánime sino que tiene dos votos particulares de absolución frente a tres votos de condena, considerando que es una sentencia cuestionable en su argumentación jurídica, obviando aquella otra resolución judicial del Tribunal Supremo donde el presidente Felipe González fue absuelto de un delito de terrorismo de Estado, caso Gal y secuestro del ciudadano francés Segundo Marey. Dos jueces del Supremo mantuvieron que había que procesar al Sr. González frente a tres magistrados que entendieron que no había que procesarlo. Argumentaron los señores del Psoe que las resoluciones del Supremo había que respetarlas porque en un estado de derecho la democracia es la democracia y la mayoría es la mayoría, dijeron.

Nada dicen del tiempo que el Psoe gobernó en Andalucía con la compra de voluntades con los más de seiscientos millones de euros defraudados:

—La legitimidad del poder la dan los votos, no la forma de obtenerlos -mantuvieron.

Que la cárcel no cumple los objetivos constitucionales de reinserción social, es algo que casi todos tenemos asumido. Que el cumplimiento de penas carcelarias es una respuesta represiva y de castigo del Estado frente a quienes delinquen, es muy difícil cuestionarlo.

Ahora bien, si las cárceles son horrorosas, no se entiende que el gobierno socialista que ha regido el país más de veinte años no haya creado otro sistema más humanitario para cumplir las penas, sino que lo ha mantenido igual que en la noche de los tiempos, y que se asuste y se escandalice cuando alguno de sus prohombres está a punto de conocer sus instalaciones por mandato del tercer poder del Estado, del poder judicial.

Sorprende que se aliente desde un partido socialista y progresista la aplicación de la figura del indulto que procede de una ley del siglo 19 que se hizo precisamente para salvaguardar a aquellos delincuentes de cuello blanco y delincuentes del poder político. ¿Dónde dejamos el principio de igualdad que proclama nuestra Constitución y que se jactan de recordar en cada mitin electoral?

La cárcel, para todos o para nadie.

Ángel Monge[eLTeNDeDeRo]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s