LÓGICA DEMOCRÁTICA

# 5 minutos

LÓGICA DEMOCRÁTICA
nociones elementales o clase magistral

1 (sálteselo si ya se lo sabe)

tres poderes. Legislativo, ejecutivo, judicial. El poder judicial, independiente, lo dejamos aparte. Receta o fórmula magistral. El poder reside en el pueblo. El pueblo vota y elige a sus representantes en el parlamento (poder legislativo). El parlamento vota y aprueba las leyes y encarga su ejecución a un primer ministro que nombra y se rodea de otros ministros, por áreas de administración, en consejo de ministros (poder ejecutivo). El mecanismo es circular: del pueblo a los representantes, de los representantes a los gobernantes y de los gobernantes al pueblo. Nota estilística: ministro vale, lógicamente, por ministro o ministra. Primera conclusión: no existe el poder representativo, poder que se atribuyen monarcas y presidentes de república que ocupan la jefatura del Estado. La jefatura del Estado reside en el primer ministro y su representación en quien él delegue: ministros y cuerpo diplomático. Todo rey es un usurpador.

  1. (sálteselo si ya se lo sabe)

responsabilidad. La responsabilidad consiste en hacerse cargo de actuaciones que repercutan sobre los demás: responsabilidad personal, civil o penal, responsabilidad familiar sobre menores a nuestro cargo, responsabilidad civil subsidiaria tratándose de deudas que haya que saldar mediante la devolución o pago de la deuda contraída por persona o personas de nuestro círculo o sociedad.

CONCLUSIONES:

–Los partidos elegidos no deberían acudir a un rey no elegido ni a su ronda de contactos. Las negociaciones debería llevarlas el presidente del Congreso, Patxi López.

–Los partidos y sus manzanas podridas. Los partidos se quedan cortos (y casi orgullosos de su depuración interna) por echar de sus filas a los militantes corruptos o judiciados por delitos económicos. Qué fácil. Por su responsabilidad subsidiaria, los partidos tendrían que devolver de inmediato a Hacienda lo robado o defraudado por sus militantes y luego hacer lo que quieran: actuar contra los corruptos, perdonarles la deuda o ponerles una medalla.

–La Casa Real y sus manzanas podridas. La Casa Real tendría que devolver subsidiariamente a Hacienda lo robado o defraudado por la infanta Cristina y por su esposo Urdangarín, miembros de la Familia Real ahora y cuando cometieron sus delitos. También es fácil para Juan Carlos, como cabeza de familia, decir que su hija y su yerno no pertenecen ya a su familia. No ni ná.

–Doctrina Botín. Bueno estaría que el amaño que sirvió en 2007 para exculpar de responsabilidades a un rico banquero sirviera en 2016 para exculpar de responsabilidades a una infanta. La Doctrina Infanta, como precedente, sí que crearía una jurisprudencia de consecuencias legales imprevisibles. Para que la justicia (el poder judicial, que por algo lo habíamos dejado aparte) siga siendo independiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s