Etiqueta: páginas amigas

ella es mi hijo.

La sociedad afgana no permite a las mujeres ser tan libres como los hombres. Los hombres pueden hacer lo que quieran, pero las mujeres no tienen libertades personales. Si naciste mujer en Afganistán, tienes que seguir unas reglas muy estrictas hasta el fin de tu vida.

Origen: Ella es mi hijo- Videos de RT

the celtic spirit

Castro de Castrolandín.JPG

THE CELTIC SPIRIT

por Antonio Delgado Cabeza
01/12/16

Aprovechando el tibio sol de otoño, te escribo desde el asentamiento celta de Castrolandín, una aldea fortificada del final de la Edad de Hierro en la Galicia profunda, a mitad de camino entre Santiago y Pontevedra. Arqueológicamente recuperado hace poco, como otros cientos, este poblado forma parte de la denominada cultura castrenxe que se extendía entre los ríos Duero y Sella y que se dio por terminada cuando los romanos decidieron anexionar también a su imperio el noroeste la Península Ibérica.

Algunas familias procedentes de cercanos castros sobrepoblados osaron afincarse en este otero aún a sabiendas de que el trabajo iba a ser brutal. Explanaron la cima de la colina y con el material extraído construyeron parapetos defensivos y un foso alrededor. Fortificaron la loma con una doble muralla circular usando la roca más abundante en la zona, la piedra caliza, la misma con la que levantaron sus redondas casas.

Cada choza tenía anexos un espacio oval para el grano y otro para el ganado, con planta de piedra hasta media altura -que es lo que se ha conservado-, rematados con vigas de madera y una argamasa frágil de forma cilíndrica en los laterales y cónica en la techumbre de ramajes entretejidos, sujetado todo por un tronco central. En el interior, un rústico lar a ras de suelo para cocinar y calentar.

El motivo de establecerse aquí precisamente, se puede adivinar todavía hoy. Un espacio en alto, desde el que se domina toda la región, fácilmente defendible, con el frondoso valle del río Gallo por delante y un caudaloso arroyo por detrás, franqueado de bosques de robles, castaños, nogales y, sobre todo, encinas. La harina de bellota era la base de su alimentación. Había abundante caza mayor, menor y pesca. Existían ya explotaciones auríferas, férreas y plúmbicas. Qué más se podía pedir.

En la época no existían ni por asomo la unidad política ni la homogeneidad cultural ni religiosa, lo que concedía a los castros una independencia y autonomía difícilmente imaginable en el actual mundo globalizado. Las endebles estructuras defensivas y la ausencia de armas en las excavaciones, hacen pensar en unos habitantes pacíficos dedicados a la agricultura, la ganadería, la cantería, la minería, la metalurgia y algunos oficios más sofisticados y artísticos como la cerámica, la escultura y la joyería.

No hay edificios mejores que otros, ni tampoco templos ni cementerios y eso nos lleva a suponer una sociedad igualitaria, clanes muy poco jerarquizados y la ausencia de sacerdotes. Los ancianos eran la voz de la experiencia y en consecuencia sus opiniones eran sabias y respetadas. Que la transmisión fuera hablada permite especular mucho sobre los celtas, habiéndose llegado durante el romanticismo a inventar mitos y leyendas de los que a la gente le gusta oír y creer, con druidas, hadas y meigas de protagonistas, pero sin ninguna base científica.

Pero no he venido por cuarto día consecutivo a sentarme en las murallas de estas ruinas para contarte su historia. No. Lo que quiero transmitirte son mis sensaciones desde que crucé la puerta de entrada por primera vez. Eso es lo realmente inquietante, lo que me moviliza, me excita y hace meditar. El poblado está lejos de donde vivo. Qué fuerza magnética me atrae hacia aquí. Qué energía esotérica se apoderó de mí al entrar. Por qué me embarga esta emoción tan intensa desde que entré. Por qué tengo la sensación de haber estado antes aquí, de sentirme familiarmente como en casa. Por qué percibo presencias y sin embargo no tengo miedo en este lugar alejado y solitario en mitad de la nada.

Quizás, las respuestas la sepan las únicas testigos que han sobrevivido milenios y siguen aquí a mi lado revoloteando, silenciosas y expectantes. Las aves, que la espiritualidad céltica relacionaba con el regreso de las almas de los muertos.

.



Marcos Ana (1920-2016)

Buena está la muerte en 2016. Mueren los buenos, de viejos o cansados, todo se muere mientras el mal no se inmuta. El poeta Marcos Ana, que pasó 23 años encarcelado por el franquismo, ha fallecido a los 96 años. Sus versos reflejan sus años de cautiverio y los ideales por los que luchó durante toda su vida.

Origen eldiario.es: Poemas para recordar la lucha de Marcos Ana


 

footing y running no son lo mismo

La palabra footing es la más utilizada por la gente que sale a correr.En realidad hacen jogging, que es correr al aire libre de una manera relajada.

Origen: El footing y el running no son lo mismo

Luchan las palabas running y footing (yooging, según quien más sabe de esto). A día de hoy en Google hacen running 76.200 personas y, footing, 78.000. Que ustedes lo hagan bien.

the telegram

2465

THE TELEGRAM

por Antonio Delgado Cabeza
17/10/16

                        Llegó a principio de los setenta huyendo de la guerra de Vietnam. Un anuncio en el San Francisco News Daily puso fin a veinte años de pintura, sexo, drogas y rocanrol. Atrás quedaban su galerista, su amigo íntimo y su hijo, que seguiría sus pasos para evitar el servicio militar en una contienda que ambos consideraban que defendía unos intereses ajenos a ellos.

                        Arrendó una finca en un precioso pueblo interior desde el que se divisaba el mar en la lejanía. Se integró rápidamente, repudiando desde el principio los guetos que los anglosajones emigrados acostumbran a formar entre nosotros. Era un hombre culto, moderno y abierto y le interesaba muchísimo la cultura autóctona. Sentía que no había marcha atrás, que había dado con el lugar idóneo para lo que buscaba: serenidad para ordenar sus ideas y paz para pintar.

                        Papá, me quedo, voy a hacer la mili en Saigón. Ni el telegrama ni las posteriores conversaciones telefónicas convencieron al padre de aquel repentino furor patriótico que no había estado nunca sobre la mesa. Pero no podía hacer nada para evitarlo. La impotencia ante esta renuncia unilateral imprevista, le produjo un desgarro que le acompañará el resto de su vida y que somatizaría años más tarde en forma de una grave enfermedad.

2466

Terminado el contrato inicial, buscó, hasta encontrar, la casa de su vida y en cuanto la vio de lejos supo que era aquella: un palacete de verano derruido rodeado de una huerta a las afueras de un pequeño pueblo blanco, en el valle de un arroyo casi siempre seco. Gastó los ahorros que le quedaban en reconstruir aquella ruina a su imagen y semejanza, pero respetando el estilo noble y andaluz de sus gruesos muros.

                        En la soledad de su fabuloso estudio de la planta superior, pasó las mejores horas de su vida. Creaba con facilidad, pintaba con soltura, se inspiraba, como siempre, en las viejas fotos de la caja que le regaló su querida abuela. Con unas sutiles pinceladas blanco sobre sepia, hacía surgir del lienzo sus personajes icónicos apenas insinuados. El resto lo ponía el espectador que con su fantasía completaba la propuesta del artista, imaginando personalidades o escenas no definidas en el cuadro.

                        La propia cuadrilla de albañiles, a la vez que le daba la forma deseada a la construcción, era su escuela de idiomas y gastronomía. A todos recompensó generosamente con obras cuya lectura no acababan de comprender. Pero agradecían el gesto de aquel guiri raro que ponía en valor pequeñas cosas en las que nadie reparaba ¿Qué sentido tenía poner cada mañana violeteros con flores del campo en las ventanas?

                        Esta afabilidad, este carácter ameno, dicharachero y cariñoso hizo que su círculo de amigos creciera rápidamente entre artistas, médicos, abogados, profesores y gente del pueblo. En poco tiempo, la adaptación a su nueva vida, se había completado con éxito. Recibía visitas de todo el mundo, organizaba fiestas y saraos, paellas y reuniones siempre con un ambiente agradable alrededor de una copa.

                        Todo iba bien. Hasta que empezó a recibir llamadas periódicas, dolorosas y monotemáticas. Su hijo, no solo no había cumplido con la patria, si no que había ido estafando sistemáticamente a todos sus amigos empresarios, que eran muchos. En nombre de su padre lo contrataban, trabajaba un tiempo hasta ganar su confianza y entonces desaparecía con la caja.

                        El viejo truco de los yonquis.

2457

no me hablen de patriotismo

 

no me hablen de patriotismo | rafa iglesias

rafa-iglesias-por_una_corruppcion_sostenible

Que no me hablen de patriotismo.

No tengo ya espacio para una ingenua credulidad.

Me dice Patria el chocheante rey que vino con una mano delante y otra detrás a tomar el trono que le dejó atado y bien atado un dictador genocida, golpista y sangriento.

El representante de una monarquía bananera que justifica su desvelado públicamente dinero en Suiza por ser una herencia.

El mismo argumento curiosamente, exactamente idéntico, al de un conocido político y patriota catalán, que traslada la ubicación de sus ahorrillos a otro sitio un pelín más cercano: Andorra.

¿Y esos ministros principales, con cuentas también en otros paraísos naturales y fiscales, como Panamá?

Hacienda somos todos, sí.

Pero unos, más que otros.

De los sindicatos mayoritarios y sus camaradas directivos, mejor ni hablamos.

Que dar discursitos sobre la precariedad laboral, uno con el culo pegado al sillón del puesto como si fuera vitalicio, y el otro con un Rólex de su colección en la mano mientras proclama la lucha de la clase obrera, queda fatal, oiga. Tánguese un pelín al menos.

Me dicen Patria políticos, de diestra o siniestra, mientras se refriegan toooodos, en la inmundicia y el barro de corruptelas apestosas.

En Valencia, Madrid o Andalucía.

En otros lares, también.

Pero se esconden mejor.

Que no me hablen de la nobleza y gallardía del español, cuando el machismo aquí campa a sus anchas y la violencia de género es la cotidianidad, soterrada o clamorosa, y hacen a más de uno avergonzarnos de llamarnos hombres.

Con sucesos escandalosos como los supuestamente protagonizados en Córdoba o Euskadi por esos niñatos sevillanitos, que se denominaban a sí mismos la manada, aunque quizás fuera más apropiado la piara, creo.

Afortunadamente, algunas veces al menos, a cada cerdo le llega su San Fermín.

rafa-iglesias-aqui-yace

Que no me hablen de patriotismo.

No tengo motivo alguno para sentir cercano orgullo o identidad compartida con el trozo de tierra donde casualmente me ha tocado vivir.

No me queda ya lugar para mentiras, hipocresías ni sofismas.

Ni tiempo siquiera para mandar a la mierda a quién me mencione la palabrita.

Mejor que marca España, díganle marca Espuña.

Es más coherente, creo.

El animal que simboliza a esa Patria y a sus patridiotas no es el muy noble toro, no.

El que se haya más a sus anchas, en ese entorno de guarrería, de podredumbre moral y ética, el que define mejor a esos referentes del estado anteriormente mencionados, es el cerdo.

Uno de nuestros productos nacionales.

Si no es el mejor, sin duda alguna es uno de los más numerosos y reconocidos. Fijo.TeVeo todoxlapasta

no me hablen de patriotismo | rafa iglesias

balance del plan bici en Sevilla

BALANCE DEL PLAN DE LA BICICLETA DE SEVILLA 2007-2010
Fuente, bibliografía y notas: BiciEscuelaGranada 2016

El Plan de la Bici de Sevilla consistió en la construcción de 142 kilómetros de vías ciclistas segregadas, prácticamente todas aceras bici de doble sentido (bidireccionales), con un ancho de 1,25 metros y cuyas intersecciones con la calzada se harían por pasos de peatones. La construcción de la red costó 35 millones de euros (250 mil por kilómetro) y la gestión del Plan en cuatro años ascendió a 6,7 millones, de los cuales el 9,8% ha ido a mantenimiento y el 2,4, a aparcamientos para bicicletas. Objetivos: aumentar el número de usuarios de la bicicleta, reducir el uso del coche y disminuir la siniestralidad ciclista.

Secreto a voces. En cinco años se ha producido un descenso del 15% en el uso de la bicicleta en Sevilla, con cifras inferiores a las de 2006, antes del Plan. Mientras en todas las ciudades del Estado, con o sin políticas de promoción, se está produciendo un incremento exponencial, en Sevilla está ocurriendo todo lo contrario, probablemente por la infraestructura elegida para la bicicleta: estrecha (se colapsa fácilmente), sin distancias laterales de seguridad, conflictiva con los peatones, lenta (limitada a 15 o a 10 por hora) e incapaz de potenciar la bici como medio ágil de transporte. Un argumento para las vías ciclistas segregadas era que personas vulnerables, incluyendo a las mujeres, se animarían a usar la bicicleta y, sin embargo, solo el 32% del total de usos de la bicicleta en Sevilla corresponde a mujeres, dato equivalente al de Madrid, donde no hay Plan. Resulta que la bicicleta solo ha ahorrado un uno por ciento de desplazamientos en coche, 4.730 coches menos de 2006 a 2010. Falta por averiguar cuánto de esta reducción se debe a la crisis económica, a la restricción del tráfico en el centro y a la eliminación de aparcamientos en superficie, acción que se presenta como una disyuntiva. Eso sí, de 2013 a 2015 ha disminuido la siniestralidad ciclista.

Visto lo cual, queda un balance ya imposible entre el Plan Bici y un Plan Ciudad o Plan Sevilla; plan que hubiera adaptado las nuevas promociones de bicicletas a la ciudad y al ciclismo de siempre, el que se ha venido haciendo desde que la bici es bici. Parece mentira. Se ha cuidado más del lince ibérico que del ciclismo de los abuelos, cuando se sabía que las vías ciclistas segregadas no garantizarían un mayor uso de la bicicleta, pues el paso de un medio de transporte a otro guarda más relación con la ordenación del territorio y con aspectos culturales, sociales y educativos, que con el tendido de una alfombra bici que no ‑porque esté ahí‑ va a hacer que yo, el adicto al coche, cambie de vehículo. La regla dice: Si es fácil ir en coche, ni la mejor red ciclista lo va a impedir.

Queda lo que hubiera sido un carril bici por la calzada, no por la acera, a base de brocha y pintura por la derecha de calles y avenidas, carril de uso preferente para vehículos lentos. Qué hubiera sido actuar sobre husillos, bordillos y alcantarillas. Refilar los adoquinados en bruto y agresivos. Pavimentar a un mismo ras (cota o nivel) aceras y calzadas de calles estrechas con vistas a una real peatonalización del casco antiguo. Queda que han hecho casi desaparecer el ciclismo por la calzada, convertido en residual, especie a extinguir. Queda qué siniestralidad habría si conductores de automóviles se hubieran acomodado con normalidad a un número creciente de bicicletas dentro de un tráfico compartido más templado y con peatones más felices. Queda el mal humor y el mal rollo en conductores, taxis, autobuses, motos, bicicletas, coches de caballos, carros y carritos y personas andando incapaces de hacerse a la idea de que no hay carril para cada diversidad o con la idea fija de que siempre hay alguien que molesta o que va fuera de su sitio. Y queda la gran paradoja: al quitar las bicicletas del tráfico general, uno menos, dice el coche: más carril‑coche. Justo lo que se quería evitar.

Todo, por cuatro concejales recientes padres con mujeres mayores pero más jóvenes que ellos, que les dijeron: –Yo, por ahí (señalando al tráfico) no me meto, ni se mete mi niño, eso que tú lo sepas. Un día fueron a Ámsterdam o a Berlín y alucinaron: –Lo tengo, mi vida. Ya verás cómo el domingo los tres nos vamos en bici. El urbanismo Psoe de rotondas y señalizaciones verticales, de bolardos y carriles reservados, puso lo que faltaba: el carril‑tranvía por la ciudad íntima. Estamos hablando de toda una época en municipios y ayuntamientos que rechina y sigue tocándonos los pedales.

biciescuelagranada

Una versión de un trabajo de BiciEscuelaGranadaBiciEscuelaGranada


Elena Ferrante

No sabían seguirle el rastro literario pero han sabido seguirle el rastro económico.

Por su cuenta corriente la han conocido.

Reflexión y paráfrasis:

.

versión Gustavo Adolfo Bécquer (1836-70)

.

En el carro de los muertos
ha pasado por aquí;
llevaba una mano fuera,
por ella la conocí.

.

.

ELENA FERRANTE
versión eLTeNDeDeRo

En el carro del misterio
ha pasado por aquí;
llevaba un dinero fuera,
por eso la conocí.

Origen: «Dejad en paz a Elena Ferrante»

.

Un año de Rusia en Siria

Tras solicitarle Damasco su ayuda a Moscú, el Kremlin acudió a la defensa de Siria hace ahora un año. En un año la situación está al revés. Ahora son los yihadistas los asediados en Alepo y de ahí la continua manipulación de la realidad ofreciendo imágenes de guerra donde siempre dejan caer que son los rusos y los sirios del régimen quienes bombardean a los inocentes barrios yihadistas. Nunca dicen que antes de cualquier raid aéreo se informa con octavillas a la población civil que, impedida por los yihadistas en sus movimientos, los ponen de escudos humanos para luego acusar a rusos y sirios leales de ensangrentar a civiles.

Lo cierto es que cuando se reconquiste el resto de Alepo el negocio de la guerra en el norte y centro de Siria irá a menos. Y si finalmente cae en manos gubernamentales, todos cuantos colaboraron a desestabilizar a Siria perderán la apuesta que hicieron creyendo que cortándole a China, Rusia e Irán la Ruta de la Seda, sus grandes movimientos energéticos desde Asia Oriental hasta Europa pasarían por las tiranías árabes del Golfo Pérsico para seguir siéndolo aún más.

Alguien no ha hecho bien su trabajo en Occidente. Pero Rusia, para sorpresa de muchos y hasta ahora, ha sido el Estado más respetuoso con la legalidad internacional en el conflicto por mucho que les pese a otros.

TOMÁS NAVARRO. Un año de Rusia en Siria . La tribuna .

Origen: Un año de Rusia en Siria

impuestos culturales

39_escalones1

¿Y cuál es la renta del espectador medio que acude al cine? Las familias con el 20% de renta más alto, gastan anualmente casi 500 euros al año en cine y otros espectáculos escénicos, más de tres veces más elevado que los de ingresos bajos. Esto significa que subvencionar implícitamente al cine a través de un IVA reducido, representa una subvención implícita a los espectadores con rentas más elevadas. Rogelio Velasco.

Impuestos culturales . Tribuna Económica . Rogelio Velasco repasa la evolución de la reforma del IVA y detalla cómo afectó la presión fiscal al cine, teatro, danza y otros espectáculos que soportaron un aumento del 8% al 21% de las tasas.

Origen: Impuestos culturales, artículo de Rogelio Velasco.

Islamofobia: El burkini: la traición. Blog De Algeciras a Estambul

ilya-topper

Si el islamismo no se hubiera adueñado del discurso sobre la inmigración musulmana, no haría falta prohibir el burkini: todos seríamos conscientes de que se trata de un símbolo político de opresión.

Artículo completo: Islamofobia: El burkini: la traición. Blogs de De Algeciras a Estambul