Etiqueta: Jose Marrodán

José M. Marrodán: quisiera ser un árbol.

Sunrise North Shore Port Lincoln South Australia Foto Commons Wikimedia
Foto Commons.Wikimedia

SIENTE TUS PIES HUNDIRSE

Siente tus pies hundirse
bajo la tierra
en silencioso crepitar de siglos.

Tu cuerpo se estremece
‑coraza al viento,
papel de enamorados‑
y corre por tus venas
la redondez de la sabiduría.

Ya tus brazos se elevan
y se alargan tus dedos
formando un cielo enorme
de hojas sobre el páramo.

En sombra cadenciosa y placentera,
el caminante anota:
Para otra vida,
quisiera ser un árbol.

 


José M. Marrodán para el Día mundial del árbol y la poesía
Bormujos, Delegación de Medio Ambiente, 2004


 

[eLTeNDeDeRo]

Pésame, Gambrinus.

jose-marrodan-verano-2007-07-19-carmona-el-bebedor-de-cerveza

PÉSAME, GAMBRINUS

/ a Jose Marrodán Montero /

Mi amigo Jose comprende
que no vaya al entierro
de su madre (mayor
como todas las madres
a nuestra edad,
van cayendo las pobres).
Yo, que a la mía, que
cumplirá ochenta y nueve,
hace tiempo ‑él lo sabe‑
la tengo en los altares.[1]

[1]

–Pésame, pésame mucho,
como si fuera, Gambrinus,
la última vez.
*

(Tachado en el original.)


viene de Falta justificada

de Lebrato contra Lebrato


.
enlace a Vía Crucis, relato de Jose Marrodán


VÍA CRUCIS

jose-marrodan-verano-2007-07-19-carmona-el-bebedor-de-cerveza


el bebedor de cervezaverano 2007 07 19 carmona

VÍA CRUCIS

cuento en 1.900 palabras de Jose Marrodán

vía crucis, camino de la cruz, es una locución latina que significa calle de la amargura, aflicción continuada. En Sevilla y en lenguaje tabernario ir de vía crucis es ir, solo o en compañía, de bar en bar o de ronda en ronda. Sobre esa costura, se pueden montar gloriosos paseos por la ciudad sin que falten cruzcampos, vinos y tapas de maravilla. Desconfíe de los sitios modernitos titulados gastrobares o gastrolugar con mucha pizarra, riojas muy caros y todo en nueva cocina. Un bar es una institución que tarda en arraigarse. En el barrio, en la gente, en la clientela que vuelva al cabo de los años. Un bar no depende de máster chefs ni de ajenos escrúpulos. Un bar arrastra todos sus inconvenientes: ruidos, suciedades, compadreos que podrían cambiarse por tratos más exquisitos. Pero difícilmente ese bar sería un bar de Sevilla, donde todavía algunos no tienen lavabo en el wc masculino ni wc femenino y donde las cáscaras de altramuces forman humus en el suelo. A esa clase de bares pertenece buena parte de los recomendados en 16 paseos por Sevilla. Unos cierran en domingo, otros en lunes o en miércoles pero todos están tan cerca que de día o de noche, en invierno o en verano, pueden juntarse hasta los catorce que, como estaciones, pide un vía crucis como Dios manda.

De tapa del día, la casa recomienda Vía crucis, un fabuloso relato de José Manuel Marrodán Montero, Jose Marrodán para los amigos y para El bebedor de cerveza.

Lean con moderación, es su responsabilidad.