Etiqueta: islam

tapada.

.

Me la encontré después
de algún tiempo sin verla,
tapada la cabeza,
sin pelo. Imaginé
la quimio: ya se sabe
cómo nos deja el cáncer
(de útero, sin hijos;
de mama, con prejuicios
y calvas), pobrecita,
tan joven. 
–Quita, quita,
que, aquí donde me ves,
me ves de musulmana.
¿Salud ni moda? ¡Nada,
como cambiar de fe!

*


 

¿Por dónde cae el Palacio de Buckingham?

Cuando una dinastía o casa real se apropia de la jefatura de una nación, no deja a la nación democrática o republicana más opción que desear su propia muerte. Historia y derecho distinguen entre regicidios cometidos por atentados y regicidios por sentencias dictadas por un nuevo régimen. Notables regicidios fueron los de Carlos I de Inglaterra (1649), Luis XVI de Francia (1793) y Nicolás II de Rusia (1917). Gracias a aquellas ejecuciones, los zares no han vuelto e Inglaterra y Francia se inyectaron de democracia y nuevo estado que todavía les dura. Hoy día, y para evitar extremos de violencia y de sangre, se recomienda que las monarquías, si quieren presidir la jefatura, se pasen por las urnas como cualquier partido o candidato. Khalid Masood, 52 años, ciudadano británico de inspiración islámica, al volante de un 4×4 por el puente de Westminster, no tenía ni puta idea de por dónde cae el Palacio de Buckingham.

*

moda cristiana.

perez-reverte-monjas-crucero-foto-xlsemanal
Foto: XLSemanal

Como hay los hermanos musulmanes, hay las hermanas monjas. Ellas, con su vida de tapadas voluntarias, justifican y hacen bueno el tapado voluntario o involuntario de mujeres de peor vida. Unas y otras nos revientan el laicismo. Religión cero cero. Otro día hablamos de la moda.

monjas-foto-the-huffington-post
Foto: The Huffington Post

3 culturas.

Hace tiempo me declaré objetor de todo lo que suena a tres culturas, con Iglesia, Psoe y tapadismo islámico al fondo. La única concordia entre las tres orillas será la de una sociedad civil ya sin militares ni religiones que guarden las fronteras del reparto y sin políticos que nos vendan el producto. Todo lo demás me suena a falso.

danieL*Lebrato

ética para anti Trumps (la paja o la vida. 2)

Las primeras llamadas a la liberación universal debieron ser las predicaciones de órdenes religiosas al “todos contra la Bestia”, o el Diablo, y por el advenimiento de Cristo. Desde las cruzadas, cazas de brujas y guerras de religión, pasando por el allons enfants de la Marsellesa, hasta los frentes populares antifascistas de los años 30, no ha habido movimiento popular consciente que se haya salido con la suya.[1] Siempre es igual: en tiempos de paz amenazada, los de arriba convocan a los de abajo, los mandan a la guerra y, al final, en la nueva paz, siguen mandando los de arriba, ahora sobre un montón de cadáveres: absolutismos, colonialismos, bonapartismo, guerras mundiales. Democráticos frentes populares prosperaron en España (1936) o en Chile (1970), y ya vieron cómo acabaron Segunda República y Salvador Allende. Y ya ni siquiera hacen falta golpes militares con dictaduras. Se impone el golpe democrático institucional como hemos visto en Puerto Rico, Paraguay, Honduras, Brasil, Argentina, o está por ver en Venezuela. Las grandes, las unánimes convocatorias al todos contra uno se siguen saldando como cuando el milenarismo: detrás de Dios, lo que la buena, la pobre, gente se encuentra, es más Diablo.

Si, por ese lado, el todos contra Trump sería un déjà vu, guerra y paz tampoco son lo mismo. Habiendo armas de destrucción masiva, y con el debido respeto a las víctimas, lo que llamamos guerra, en Siria, por ejemplo, no es más que una convención, un choque de famóbiles y videojuegos aptos para el telediario de las tres. Contra Estados Unidos nadie puede pero ‑oh consuelo‑ tampoco EEUU puede iniciar la que sería tercera guerra mundial entendida como invasión militar ¿de qué país?, ¿de los nuestros? Lo que hay y habrá es guerra económica con apoyo logístico de diplomacia y prensa, ellas dictaminan los valores democráticos, los derechos humanos. Usted ‑que se los cree‑ bájese de la civilización, pónganse o quítense ‑según los casos‑ el pañolito islámico de por vida (el burka, si no siente nada a la primera) y verá cómo al día siguiente experimenta usted una notable mejoría en el tapadismo sobrevenido, en la occidentalitis aguda o en la bienestarpatía crónica que le están amargando la vida.

Es una coletilla a La paja o la viga.

[1] consciente se dice porque inconscientemente las revoluciones populares Rusa o China sí fueron propiciadas por estados de guerra.

religión cero cero.

Hace años hubiera tenido arreglo. Ahora no. Imponer coeducación a gente ya admitida y residenciada (que no integrada) sería retroactividad y siempre habrá abogados, jueces o gobiernos que (en nombre de los derechos adquiridos) darían la razón al islamismo segregador y sexista. Cuando ir para atrás es imposible, imposible volver al antes de la Alianza de culturas y civilizaciones (esto fue en la Onu a finales de 2007, pronto hará diez años), imposible decirle a la morita: mira que nos equivocamos, que -pensándolo bien- mejor os quitáis el velo y os vestís a lo occidental, por vuestro propio bien. Como un día será noticia y polémica burkini sí, burkini no, musulmanas deportistas convivientes con varones, familias que impiden a sus hijas tal o cual conducta mixta, no queda más que una solución hacia delante. Y ahí sí. Si queremos, podemos y el futuro es nuestro: peticiones en redes, movilizaciones digitales, presión a los partidos políticos y creación de un estado de opinión favorable a: fuera la religión (todas la religiones) de los espacios públicos, algo que se podría hacer pausada y pacíficamente en nombre de una convivencia mejor ya sin que nadie nos meta por los ojos en qué dios cree o a qué iglesia, religión o secta pertenece y, lo que es mejor: tratándolas, a todas las creencias, a todas, por igual. Nadie diría xenofobia ni racismo. Todos por igual vivirían la fe como experiencia única contra la que nadie atente.

Y ahí nos encontramos con las iglesias cristianas, que no están dispuestas a perder su cuota de poder en los Estados (por mucho que sean Estados laicos no confesionales); con la Iglesia de Roma, que ve en peligro el papa Francisco, estrella en la TV pública; con el capillita que se imagina sin su semana santa; con el concejal de fiestas que teme que sin día de la virgen o del patrón baje la economía de su pueblo, etcétera, etcétera. Y a nivel internacional toparíamos con Israel y los Estados confesionales islámicos (Mauritania, pero también Marruecos) que incomodan al no creyente con que hoy es sábado y no funcionan los autobuses, hoy Ramadán y no servimos de comer y en esta plaza cúbrase con kipá, que lo manda la ley judía. Lógicamente, esos son miedos alimentados: en tiempo de la República, las procesiones desfilaron acogiéndose al derecho de manifestación, por ejemplo, y hoy el Rocío no dejaría de ser una caravana organizada y con los papeles en regla.

Por eso, eLTeNDeDeRo tiene por costumbre no entrar ni salir en discusiones de pequeño formato. “Religión o Vida”, convénzase la gente de que la religión mata: hoy terroristas suicidas, suníes contra chiíes, pero ayer católicos contra protestantes; y que todos por igual, varones y hembras, grandes y chicos, mejoraremos en calidad de vida y en convivencia pacífica el día que se nos reconozca el derecho humano individual (el que yo tengo pero ha de asegurármelo el Estado en colectivo) a que nadie nos declare su filiación religiosa: ni el cura ni la monja ni la tapada.[1] Y el crucifijo de la cadenita, de la solapa, o del pendiente, si no les importa, que yo no lo vea. Poca molestia, para el alto nivel de vida que nos estaría esperando en un mundo de religión cero cero.

*

[1] Esta no declaración se recoge como derecho en la Constitución española para materias como el voto político o la inclinación sexual de la persona (art.14).

[enlace a niñas islámicas en las piscinas mixtas]

.