Etiqueta: glosa

LUNES SANTO (LA MIRADA)

Penitente
Penitente. Foto elperromorao.com

LUNES SANTO (LA MIRADA)

–Un penitente glosa versos de Antonio Machado
en su palacio de las Dueñas–

El ojo que ves no es
ojo porque tú lo veas,
es ojo porque te ve.

Quien habla solo espera
hablar a Dios un día.

buscando a Dios entre la niebla.

*

Detrás del antifaz,
contempla el hombre los misterios
o simplemente mira una pamplina.

Los pies buscan la losa.
No sabrá si rezar,
que es una forma de monólogo,
o si pensar qué hay de cierto
en el ojo que vemos etcétera.

Esa de ahí está buenilla.
Aprieta el paso y los esfínteres.
Otra parada. El cirio pesa.
La banda se repite con Amarguras.

Buscar hombre o mujer
entre la gente o sea.


 

DIDÁCTICOS Y SINCEROS ANTE LA LITERATURA

# 0-1 minuto

DIDÁCTICOS Y SINCEROS ANTE LA LITERATURA

Una lectura de las glosas silenses junto a la muerte de Umberto Eco, el mejor definidor de la posmodernidad ‑entendida como licencia para volver a decir lo que ya está dicho‑ ha llevado a eLTeNDeDeRo a bordear el área de la impostura literaria. San Juan de la Cruz, Cervantes, Pedro Salinas, Jorge Luis Borges apuntan un camino que nos sigue remitiendo al necesario comentario de textos, eso que en nuestras aulas se está perdiendo por darle prioridad al argumento. Hagan lo que hagan los planes de enseñanza, y lejos del yugo del didactismo que impuso la clerecía, queda a quien empieza a escribir y a leer enterrar para siempre el sé tú mismo de la sinceridad del obligado autobiografismo.


LA GLOSA COMO PARODIA

Pierre Menard

LA GLOSA COMO PARODIA
glosa (5)

La parodia (del griego, παρώδïα, παρα, en contra de o al lado de, y ώδή, oda) es una obra satírica que caracteriza o interpreta humorísticamente otra obra de arte, un autor o un tema, mediante la emulación o alusión irónica. Modernamente, la parodia no implica necesariamente la burla del texto parodiado. Parodiar es lo que hizo Cervantes con las novelas de caballerías, cuando imaginó a un enfermo lector, ese fue don Quijote, y lo encajó en un argumento que, al final, iba a ser otro libro más, el último, de caballerías. Es también lo que hizo Pedro Muñoz Seca (1879‑fusilado en 1936) con La venganza de don Mendo (1918), comedia con la que vino a reírse del viejo teatro poético que cantaba las glorias del pasado nacional. Fin de trayecto. Donde la parodia pisa no crece más la obra. Otro día hablamos de la glosa a la manera de Jorge Luis Borges en Pierre Menard, autor del Quijote (1939), que es parodia de otro costal. Costal (saco) es término, hoy diríamos regresivo, de costalero, llamados así en Andalucía por el que usan los porteadores para ponérselo sobre la cabeza y aliviarse el peso de los pesados pasos, mientras los señoritos y las beatas contemplan los pasos tan frescos. Harina de otro costal es cambio de asunto o asunto distinto al que se iba tratando y es lo que hago yo por decir lo que hizo Borges con el género literario, que fue inventarse un texto falso haciéndolo pasar por auténtico.


La voz a ti debida (la glosa como homenaje y continuación)

LA GLOSA COMO HOMENAJE Y CONTINUACIÓN
glosa (4)

Otro sentido de glosa nos dan la retórica y la música, para las cuales glosa es una composición a cuyo final o al de cada una de sus estrofas se hacen entrar rimando y formando sentido uno o más versos anticipadamente propuestos, o sea, una variación sobre un tema sin sujetarse rigurosamente a él. La glosa así entendida se llama también paráfrasis y puede hacerse a favor o en contra del texto glosado. En sentido amplio, podemos decir que La voz a ti debida (1933) de Pedro Salinas (1891‑1951) es una glosa homenaje y a su manera continuación de la Égloga III de Garcilaso de la Vega (1501‑36), que le sirve de inspiración o motivo.

Aquella voluntad honesta y pura,
ilustre y hermosísima María,
que’n mí de celebrar tu hermosura,
tu ingenio y tu valor estar solía,
a despecho y pesar de la ventura
que por otro camino me desvía,
está y estará tanto en mí clavada
cuanto del cuerpo el alma acompañada.

Y aun no se me figura que me toca
aqueste oficio solamente en vida,
mas con la lengua muerta y fria en la boca
pienso mover la voz a ti debida.


 

PUSILLUS GREX

Pusillus Grex

PUSILLUS GREX
glosa (3)

 Otra forma de glosar es trasladar o traducir. Habrán visto en iglesias y carteles de iglesia lo de PUSILLUS GREX [pusilus grex]. Según el Diccionario Etimológico grex grei es palabra usada para representar la congregación de fieles bajo un pastor. Qualis rex, talis grex, De tal rey, tal grey, De tal reyo, tal plebeyo, dicho en refrán macarrónico. Familia de grex son las palabras gregario, egregio, segregar, disgregar o congregar. Lo de pusillus algo tiene que ver con pusilánimes, pequeño de ánimo. Si pusilánime es la persona que anda corta de ánimo y valor, pusigrés sería como feligrés, hijo de la Iglesia, pero en pusilánime, y pusigresía sería como la progresía pero en gregario. Pusillus grex aparece unido en hermandades de penitencia a la celebración del Jubileo de la Misericordia que la Iglesia celebra durante el año santo extraordinario que comenzó el 8 de diciembre y concluirá el 20 de noviembre para celebrar el 50 aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II. En fin, que con motivo del Año de la Misericordia viene esta cita desde el latín al español de Sanlúcar: Nolite timere, pusillus grex, quia conplacuit Patri vestro dare vobis regnum. (Lucas 12:32-34, Biblia Sacra Vulgata.) Lo cual, según el párroco: No temas, pequeño rebaño, porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino. Como han leído. Palabra.


 

ELOGIO DEL TEXTO Y DEL COMENTARIO DE TEXTO

juan_de_la_cruz

glosas (2)
ELOGIO DEL TEXTO Y DEL COMENTARIO DE TEXTO
–El caso de San Juan de la Cruz (1542‑91)

 

  1. En una noche oscura
    con ansias, en amores inflamada,
    ¡oh dichosa ventura!
    salí sin ser notada,
    estando ya mi casa sosegada.
  2. A oscuras, y segura,
    por la secreta escala disfrazada,
    ¡Oh dichosa ventura!
    a oscuras, y en celada,
    estando ya mi casa sosegada.
  3. En la noche dichosa
    en secreto, que nadie me veía,
    ni yo miraba cosa,
    sin otra luz y guía,
    sino la que en el corazón ardía.
  4. Aquésta me guiaba
    más cierto que la luz del mediodía,
    adonde me esperaba
    quien yo bien me sabía,
    en parte donde nadie parecía.
  5. ¡Oh noche que guiaste!
    ¡Oh noche amable más que la alborada:
    oh noche que juntaste
    Amado con Amada.
    Amada en el Amado transformada!
  6. En mi pecho florido,
    que entero para él sólo se guardaba,
    allí quedó dormido,
    y yo le regalaba,
    y el ventalle de cedros aire daba.
  7. El aire de la almena,
    cuando yo sus cabellos esparcía,
    con su mano serena
    en mi cuello hería,
    y todos mis sentidos suspendía.
  8. Quedéme, y olvidéme,
    el rostro recliné sobre el Amado,
    cesó todo, y dejéme,
    dejando mi cuidado
    entre las azucenas olvidado.

 

Glosar es también comentar palabras y dichos propios o ajenos, o sea, armar un texto sobre otro texto. Las glosas más famosas de nuestra literatura son las que hizo en forma de comentarios Juan de la Cruz, antes Juan de Yepes, a su obra en verso, esas declaraciones en prosa donde el buen fraile pide ser leído e interpretado a lo divino: Iglesia por la Amada y Dios por el Amado. Y con este prólogo: «Canciones del alma que se goza de haber llegado al alto estado de la perfección, que es la unión con Dios, por el camino de la negación espiritual.» Juan de la Cruz está proponiendo un gran mentira para salvar el pellejo pues, en tiempos de Inquisición, qué hacía un fraile como él escribiendo semejantes versos. Por seguirle el juego a su coartada, generaciones de estudiantes han padecido a profesores que les hablaban de las tres vías místicas cuando en realidad de lo que habla el poema es de una noche de amor en tres fases, como todas: antes (coplas 1‑4), durante (5) y después (6‑8) del amor. Dicho lo cual, el papel activo de la mujer, que es quien sale y va al encuentro, bebe directamente de El cantar de los cantares, frente a la lírica autóctona de las jarchas y las cantigas o canciones de amigo, donde quien sale y se mueve y va en busca de la mujer es el hombre. No es poco matiz. Claro que también al Cantar lo maquillaron sus puretas comentaristas a lo divino, glosa o traslado, negación también, de un texto humano, demasiado humano para los cándidos oídos de los reverendos padres, que salieron con la patraña de la vía purgativa, la vía iluminativa y la vía unitiva, que merecerían acabar en la judicial. Y, si no, que hubieran inventado el lenguaje ya divino de primeras y dejado en paz el pobre lenguaje humano, que era, después de Babel, el único que nos quedaba.


glosas

Glosa Silense

–LAS GLOSAS–
un ejemplo de cultura

 

glosa. Del latín tardío glossa, palabra oscura, término que necesita explicación, y este del griego γλῶσσα, glôssa, lengua. Explicación que se pone al margen como aclaración de un texto escrito. ¶ Las glosas más fecundas del castellano son las silenses y emilianenses (siglo 10), anotaciones al margen de un texto latino que los frailes necesitaban que les aclarasen. He aquí algunas glosas de las que cita la Wiki, primero el latín clásico del texto original y luego su glosa en latín vulgar ya camino del romance:

 

latín                        romance latín                        romance
adulteria                 fornicio absente                   luenge stando
cadabera                 elos cuerpos auguria                   agüeros
ceteris                     conos altros caste                       mundamientre
conbentu                conceillo coitu                       semen
deducantur             lieben adduitos coniuges                 mulieres
ederit                      manducaret deuorandum [por manducaret]
et mostruose          qui tingen lures faces esse                        sedere
femus                     stiercore exercent                 qui facen
habeat                    aya habeantus               siegan
ignorans                 qui non sapiendo igni comburatur      kematu siegat
inerficere                matare in saltatione            ena sota
insistant                  ke siegan infirmis imbalidis    débiles, aflitos
limpha                    aqua legitiman                streita
non liceat                non conbienet nec audeat              non siegat osatu
osculum                 salutatione omnia exercere : manda pro fere totas cosas
prius                       anzes per semed ipsum    per sibi eleiso
pudoris                   de la vergonia proelio                    punga
reliquens                 elaiscaret qui prebent             ministrent, sierben
strages                    occisiones, matatas saltare                     sotare
usque ad finen        ata que mueran tempestates            bientos malos

 

continúa en glosas (2)