seguridad a pedal, calzadas parte culos y máquinas de coser.

La DGT, dependiente del Ministerio del Interior, dependiente de Juan Ignacio Zoido, exalcalde de Sevilla, dependiente de Mariano Rajoy, va a hacer por la bicicleta en España lo que hizo el PP en Sevilla cuando Zoido fue alcalde: absolutamente nada. Aunque ‑eso sí‑ a ver si la siniestralidad se reduce un poco, que los telediarios están de escándalo de bicicletas muertas. ⇔ Aumentar las sanciones a conductores de coches es dar por hecho que las bicicletas van a seguir sufriendo atentados y atropellos.

1º.
Estas medidas a posteriori recuerdan las del Plan Bici de Sevilla ante el robo de bicicletas: ya que te la van a robar, guárdale en el manguito del manillar algún documento, o fotocopia, o ponle aquel marchamo metálico en el cuadro que pueda acreditar tu propiedad, en el caso improbable de que tu bici aparezca por el depósito municipal. ⇔ Nada como la matriculación voluntaria de bicicletas o con papeles en regla o tique de compra, lo que acabaría con el mercado de segunda tal como está: base del robo.

2º.
La confusión entre el ciclismo urbano, el de carretera y el deportivo, es nefasta y hay que distinguir. ⇒ La bicicleta urbana por calles estrechas de la ciudad histórica está pidiendo a bocinazos (para que no nos piten los coches) el derecho a contramano. Donde no caben dos coches, uno en cada sentido, sí pueden caber un coche y una bicicleta que le venga al encuentro. ⇒ Y, en vías de alta velocidad, nada mejor que el propio instinto ciclista: es gratis y no exige rádares ni más controles de policía. En vías rápidas y en territorio DGT, las bicicletas podrían circular por la izquierda, y a verlas venir. ⇔ Muchos accidentes por alcance o por absorción en los adelantamientos se evitarían así.

Ya es malo que haya esta clase política y ciertas asociaciones ciclistas que solo se hacen fuertes por zonas peatonales exigiendo como niños chicos más y más itinerarios bici (“El carril bici / quedó en acera; / de aquel carril / nadie se acuerda.”). Lo peor de unos y otros se demuestra pedaleando por las calzadas del callejero antiguo. ⇔ Si se le parte el culo por el empedrado o se descuajaringa su bicicleta, es que usted desoye el plan previsto: circule por la acera, hombre; mujer, con sillín bajo y pronto tacón a tierra, que frene en seco y no se nos caiga a tierra: viaja usted en una ¡máquina de coser! Otro día hablamos del estado de las aceras en ciudades como Sevilla.

Todo está inventado. La matriculación de bicicletas fue normal en España hasta los años 60 (años del desarrollismo a favor del automóvil). El interdit sauf vélo (prohibido salvo bicicletas) es normal en ciudades como Toulouse, donde se reconoce a las bicicletas el derecho a contramano. Y en carreteras de Estados Unidos, por ejemplo, las bicicletas circulan por la izquierda.

Tanto que se lleva la conservación de costumbres y patrimonio, no se entiende a estas asociaciones ciclistas que han acabado con el ciclismo de los abuelos y se creen que la bicicleta la han inventado ellas después de haber pasado por Ámsterdam o Berlín.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s