izquierda y derecha

mendiga
mendiga

IZQUIERDA Y DERECHA

Un reciente encuentro en la Red con Javier Salvago, a quien admiro, me lleva a hacer un breve sobre la izquierda y la derecha, la riqueza y la miseria. Veamos.


La buena vida es de derechas. La persona que vive bien, una de dos: tendrá ideas sociales, favorables a quienes viven peor, o tendrá ideas individualistas, cerradas a perder sus privilegios. Las ideas sociales se llaman de izquierda o de izquierdas, y las ideas individualistas, de derecha o de derechas. Oído a lo que nos dijo Isabel Álvarez de Toledo, duquesa de Medina Sidonia, una señora muy rica militante de las ideas: Cuando llegue la hora de la igualdad, perderé lo que tengo, pero, con lo que me quede, tendré bastante.

Izquierda y derechas son ideas, son abstractos mentales. Y esas ideas las tienen personas con estudios, con tiempo para pensar. Pasa que la derecha, para jodernos o desprestigiarnos, acude al juego sucio de las alusiones personales: ¿Comunista, ése? ¡Menudo coche tiene, menuda casa, menudo ritmo de vida! Saben que esos argumentos hacen daño inmediato entre la gente que no tiene ese ritmo de vida. La derecha, por creer en el dinero, cree en dos hipocresías. Una es la caridad, la limosna, en las que la izquierda no cree (al revés), y otra el ponernos de modelo a quien lo dio todo a los pobres o vivió como un pobre, como hicieron los santos o santones de su religión, desde san Pablo el Ermitaño hasta Teresa de Calcuta, pasando por Mahatma Gandhi. Pero si en esa renuncia consistiera ser de izquierdas (si Gandhi y los sabanitas como él fueran de izquierdas), el mundo (la India) sería de izquierdas, puesto que en el mundo hay más renuncias que opulencias, más pobres que ricos. La gente que nos viene en pateras ¿es de izquierdas? ¿Son de izquierdas la miseria, la pobreza del tercer, del cuarto y del quinto mundo? Si no lo son, ¿por qué quieren que quien piensa en los miserables sea también un miserable?

Mientras tanto, quienes fuisteis tocados por la varita mágica de la buena vida (casa, familia, estudios, trabajo, sueldo, tampoco hace falta mucho más: la buena vida consiste en llegar a fin de mes sin mirar qué día es) engalanaos con las ideas de lo social, de lo común, de lo que debería haber. Solamente los idiotas creen que es bueno lo que hay. No seáis idiotas. Y amad el dinero sin complejos, porque sin dinero no tendríais tiempo ni paciencia para leer este breve ni para pensar si sois de izquierdas o de derechas.

Daniel Lebrato, Ni tontos ni marxistas, 5 del 5 de 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s