Etiqueta: Sanlúcar

Cajonera (Postal)

20150814_Cajonera de los caballos-ANIMATION

Google Photos hace por nosotros lo que no sabemos o nos da pereza hacer. La postal animada de hoy es un ejemplo. Primero, se instala Google Photos en dispositivos (PC y teléfono, que actúa de cámara). Después, se hacen cuatro o cinco fotos a cámara fija y GP las monta y convierte las fotos (extensión jpeg) en animación (extensión gif). El resultado lo tiras si no te gusta o lo compartes. En este caso, las fotos están tomadas sobre la cajonera de salida de las carreras de caballos de Sanlúcar. La cajonera, tirada por un tractor, va de recogida, en sentido izquierdo en línea con la playa y, de retirada también, la gente que pasa, en sentido contrario. Por cierto, ganó el caballo número 8, que se negó a entrar en la cajonera, tiró a su jinete al suelo y salió como una saeta de cuatro patas doradas en dirección a Chipiona. Todavía lo estarán buscando.

Las basuras de Hércules (Postal)

20150802_212402

El título se le ocurrió a Andrés García Díaz. Las basuras de Hércules. La foto habla sola. La playa vacía y los contenedores llenos. El final de la rampa o rampla, que de las maneras se oye decir, marca la frontera entre lo que sirve para mañana o ya, mejor, lo tiramos. Nunca falta una sombrilla desvarillada por el viento o una silla rota por la ley que más se cumple, la de la gravedad.

Bar Casa Perico

3MegaCam


SANLÚCAR SE COME

Bar Casa Perico

(Las verdades del cochero)

–Sanlúcar de Barrameda
tiene dos rutas preciosas
que no se ven en el mapa
mundi, decía el cochero:
del Barrio Alto hasta el Bajo
y de La Algaida a Bonanza,
Bajo de Guía y La Jara.
De tierra y mar, todo un poco,
tomates, papas, pimientos,
carne, pescado, marisco,
picos de aceite y helados
con sus tocinos de cielo,
y ¿manzanilla?, la tira.

–Compadre, su letanía
me ha recordado un pelín
a Pedro Hidalgo Angelín,
allí estuvimos un día.
¿Nos lleva usted, por favor?

–Sí. –Y ya son tres, y no dos,
las rutas que hay en Sanlúcar:
ida del Bajo hasta el Alto,
vuelta La Algaida La Jara,
fin del trayecto: Perico.

Relincharon los caballos
oliendo Doctor Gallardo (1):

«Casa Perico, ¡qué rico!»


(1) Bar Casa Perico, calle Doctor Salvador Gallardo, número 27
11540 Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

PODEMOS

PODEMOS

Me preguntan en Elcano por Podemos. Miren ustedes. El medio es el mensaje. Como expresión, cualquier fenómeno Podemos es interesante. Como organización, ya empezamos con los problemas: liderazgo, ejecutiva, financiación, escaños, militantes. Si el mensaje de Podemos no se impone al medio  que es la política convencional de territorio, elección y democracia, Podemos no podrá nada. La única estrategia de Podemos sería cuestionar el principio de representación que divide en dos a la ciudadanía, en electores y elegidos, cuestionar las fronteras, y las del mapa de España, y negar de una vez una administración (o democracia) que no responde a la estadística, y esto se vería en justa proporción a una población representada por riguroso, vinculante y transitorio azar. Cualquier política basada en unas ideas, en un programa y en unas personas, antes o después acaba pidiendo adhesiones, lo que se presta a manipulación y a culto a la personalidad. Hasta ahora, los partidos progresistas han querido insuflar en sus clientes naturales (mujeres, trabajadores, minorías) unas ideas tenidas por avanzadas. Pero la prueba del fracaso son las ideas convencionales, religiosas, marujonas o futboleras, de la mayoría de esa población, que por algo elige banqueros, actores, esposas, viudas o registradores de la propiedad para ponerlos al frente del Estado. Dejemos las ideas y vamos a hablar de números. En adelante, con que la política refleje lo que somos y cuántos somos, no lo que pensamos, con que ponga y quite de la cosa pública como ya se hace de las juntas de vecinos, jurados populares o mesas electorales, que van por toca, el resultado tendría la fuerza y la lógica suficientes para abordar la cuestión palpitante que, por supuesto, sigue siendo la economía y el reparto del tiempo libre y la riqueza. La política, como la amistad del socio estafador de los Faemino y Cansado, se la pueden meter por el culo.

Librería Elcano. Sanlúcar de Barrameda.

Daniel Lebrato, Ni tontos ni marxistas en Tinta de calamar, 2014
Próximamente, en Ediciones En Huida