los valores del sur.

Las piruetas mentales para criticar el poder sin cuestionar las bases del poder, que son capitalismo y democracia armada,[1] llegan a extremos. El último en descubrir América o en vendernos la burra es Amador Fernández-Savater, sí, el de la Ética para Amador que le dedicó su padre y que hubo que mamar en el bachillerato. Como obligado a bibliografía y a cierta prosa de altura universitaria, Savater hijo trufa un artículo o ensayo filosófico, La revancha de los valores del sur,[2] con esta perla: «La política es una disputa entre diferentes formas de vida, sensibilidades, ideas de felicidad. La toma del poder no sirve de nada si no se proponen mundos alternativos.»

Que la política sea una disputa, tiene un pase, aunque todos los partidos democráticos juegan la misma liga de la representatividad.[3] Pero que la disputa sea entre diferentes formas de vida, sensibilidades o ideas de felicidad… ¡Y eLTeNDeDeRo que creía que la disputa era entre clases sociales y por los dos verbos que mueven el mundo, que son poder y tener! Ahora resulta que lo que distingue a Amancio Ortega de una limpiadora de Zara es su sensibilidad y su idea de la felicidad. Leeros a Savater, dichosa juventud, y apostad por el verbo ser.

La segunda afirmación ya es de cárcel intelectual. Que la toma del poder no sirve de nada. ¿Cuántas tomas del poder conoce este hombre, se han dado en la historia? ¿No confundirá toma del poder con investidura, la penúltima la de Macron en Francia? Las tomas del poder, en la Wiki estarán contadas. De 1789 hasta acá, no citaremos la Comuna de París, Rusia, China o Cuba; tampoco, la República Española ni Allende en Chile, qué fue de ello, ubi sunt. La toma del poder no sirve de nada, claro, porque el capitalismo armado ha aplastado en todas partes cualquier experimento en nombre, por supuesto, de la democracia.

Una duda final: entre los rasgos del sur, ¿se incluye también el ser sumisos o medio tontos? Porque graciosos ya somos, o eso dicen.

[1] Economía, política y fuerzas armadas como formas de vida que la ciudadanía interioriza y hace suyas.

[2] Diario.es, 30/06/17.

[3] Desigualdad de partida: división entre electores y elegidos.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s