MASCULINISMO

El tercer género
El tercer género

MASCULINISMO

Distinguimos machismo de masculinismo en que el masculinismo puede darse en hablantes que tengan asumida la perspectiva de género. Tomemos el accidente de autobús en Tarragona. Los trece muertos todos eran muertas y, sin embargo, la tele pública estuvo todo el santo día dando avances de la noticia con el rótulo sistemático de 13 muertos y el equis número de heridos. Recordemos que la regla de oro de la prevalencia de un género sobre otro es la economía del lenguaje. ¿No resulta más económico titular Trece universitarias muertas que Trece estudiantes muertos para luego tener que añadir que los muertos eran todos (¿o todas?) mujeres? Otros casos se dan en oficios mayoritariamente desempeñados por mujeres, como secretarias y enfermeras. Por la misma economía que una mujer médica quieren que pertenezca ‑nosotros no‑ al cuerpo de médicos, un varón secretaria o un varón enfermera tendría que aceptar ser llamado secretaria o enfermera, o limpiadora, oficio el de la limpieza también asociado al sexo femenino. La prueba de que la prevalencia no es de un género sino del género masculino son los grupos los que o el que que deberíamos cambiar por quienes o quien en frases como Los que salgan de puente este fin de semana o refranes como Al que madruga Dios le ayuda. No. A quien madruga, varón o hembra. Al otro lado, quienes se pasan son quienes dicen que En España hay 46,77 millones de españoles y españolas. Mire usted, habría que decir 46,77 millones [de personas] entre españoles y españolas, si no va a parecer que en España hay 46,77 de españoles más 46,77 de españolas: 93,54 de población. Quien lo dude atienda la frase tres toros y vacas que no diríamos nunca porque no sabríamos si son seis reses en total o si son tres, dos y uno o una (en algún sitio sobra la ese del plural). Con lo fácil que es dos toros y una vaca o dos vaca y un toro. Economía, sí. Pero a favor del femenino cuando el femenino es mayoritario y sin pasarnos de desdobles políticamente orientados a ganar el voto de mujeres que no somos tontas. Y a ver cuándo el español de la ‑e.


 artículo de Gabriela Wiener relacionado


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s