apostillas a Natalidad y se os dará.

APOSTILLAS A NATALIDAD Y SE OS DARÁ

Cuanto antes se digan las barbaridades, antes podremos callarnos.

  1. Los varones padecen paternidad y maternidad. Y lo que no es herencia, es narcisismo: el del idiota que, mirándose en el espejo, creyó que el mundo estaría mejor con otro idiota igual que él. La maternidad varonil es imitación o concesión: esos padres a los que solo les falta dar de mamar. Se les ve por ahí con el carrito, o con el carrito de dos yemas, más falso el gesto que el del hidalgo del Lazarillo.

  2. Familia es también lo que empieza una noche de sábado en el asiento de atrás de un coche. En prevención de esos hijos de penalti, de la sobra de hormonas y de la falta de cabeza, convendría al Estado no venir con apoyos a la familia, sino a una maternidad consciente y placentera.

  3. Algún día los niños, en vez de con un pan, vendrán con un contrato bajo el brazo: documento firmado por madre, padre, abuelos, parientes o instituciones del Estado que se comprometen a hacerse cargo, y en qué proporción, de la persona por nacer. En caso de divorcio, ese convenio de maternidad serviría de regulación de separación, y no haría falta acudir al juzgado de familia más que por incumplimiento de alguna de las partes.

  4. Cubierta jurídica y económicamente la maternidad, la unidad familiar quedaría desactivada como unidad económica. Estaríamos en pie de igualdad legal solteros y casados, homos o héteros, y el matrimonio sería un mero apunte estético.

  5. Lo único que nos justifica a los varones como padres es el amor, que no es poco. El amor que sentimos por mujeres con las que ya no tenemos las noches locas de la primera pasión y, por eso, y por nuestra propia seguridad sexual, pactamos con ellas la pareja. Ahí empiezan a infiltrarse los hijos. Cuando, mi amor, ya no follamos tanto.

  6. Eliminado el factor varón, hay que eliminar la contaminación entre lo público y lo privado y no mezclar natalidad y población. Mientras la población la vemos con ojos de economía y de hacienda (pirámides y flujos de población, inmigración y emigración, población activa, en paro, recaudaciones y pensiones), la natalidad se quiere ver como un derecho individual incluso previo al nacimiento o como un bien común que merece nuestro apoyo, o sea: pura ideología. Esa ideología se niega a ver la maternidad como un hecho de carácter económico. Y no es lo mismo parir un príncipe heredero que otra boca más que alimentar.

  7. Maximizar la natalidad minimiza otras políticas demográficas colaterales: la política de adopción y la política de inmigración en familia. Piensen el caso del niño de la maleta. Gobierno y telediarios a su servicio han pintado el caso como asunto de mafias y tráfico de personas, cuando el tema es lo que sufren inmigrantes por juntar y juntarse con los suyos.

  8. Como adoptar no es parir y es natural que las españolas quieran ser madres, un buen cálculo sería un hijo por mujer, dos por pareja. Fijar ese canon de familia de cuatro: madre, padre y dos descendientes (naturales o adoptivos), resultaría más social y equilibrado que estimular familias numerosas de tres o más, donde hay mujeres que no pueden, dignamente, ni tener uno.

  9. El Plan de apoyo a la familia no hará volver la antigua maternidad de las mujeres que parían mano de obra para el campo o la fábrica y chiquillas para ayudar en casa o bien casar (Como agua para chocolate). El Plan busca a una clase media urbana sustento del voto y sensible a discursos emocionales. Españolas pariendo apacigua a las fieras del no al aborto y del ¡Arriba España! Que haya más españoles que inmigrantes, más nativos que extranjeros. Piensos Sánders.

  10. Antes de entrar (en un mundo superpoblado), dejar salir. Si usted resolvió sus cuentas con su cuerpo y con su edad, y con su soledad o con su pareja; si quiere hacer por la infancia, no busque más el hijo ni se apunte a Save the children. Hágase caso: adopte a un niño o a una niña. Lo están deseando.

            Daniel Lebrato, Ni cultos ni demócratas, 9 del 6 de 2015.

            Relacionados: Pastores y borregos, Ni tontos ni marxistas

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s