Etiqueta: Julio Domínguez Arjona

de partir el bacalao a que te den la bacalá.

El Bacalao 1922 1976 foto Julio Domínguez Arjona
El Bacalao (1922·76) Foto: Julio Domínguez Arjona

 

De mejor a peor, lo suyo es partir el bacalao, que es ser el jefe, después conocer al bacalao, aunque venga disfrazao, que es ser espabilado o astuto y, lo último, que te den o que te metan la bacalá, que es que te han engañado. Para poner el bacalao en tanta frase hecha, hay que imaginar el bacalao rey de las salazones de pescado (como el jamón, de la carne) en un mundo sin frigoríficos donde la sal (por algo, el salario) y la salazón o la salmuera eran conservantes más que vitales para dar de comer a mucha gente sin que se estropease el rancho. El bacalao debió alcanzar tanto valor de uso, que hasta serviría como valor de cambio, como cuando decimos ¡y un jamón! podríamos decir ¡y un bacalao!, aunque no consta. bacalao está en español desde 1519, dice el Corominas. Una teoría asegura que cortar el bacalao viene de las plantaciones de las colonias españolas del Caribe y América del Sur, África o Filipinas, donde el bacalao servía como alimento a los esclavos y quien corta[ba] el bacalao era el capataz o encargado de la plantación. Otra hipótesis pone su origen en los tiempos del hambre en España, donde el bacalao era alimento básico y de los más baratos y cuando tiendas de ultramarinos o colmados colgaban un bacalao entero y hacia abajo (igual que un jamón) como anuncio o reclamo del establecimiento. En Sevilla, la Cuesta del Bacalao era, y es para los mayores, Argote de Molina, en cuya esquina con Placentines estaba la tienda El Bacalao. Antonio Burgos relaciona el bacalao de los soldaditos de Pavía, de las tortillitas de bacalao y del bacalati con tomati; el bacalao de los estandartes de las cofradías y el bacalao cuaresmal. El bacalao debía ser cortado con un cuchillo largo y afilado, tarea reservada al propietario o encargado del comercio, no al aprendiz que pudiera haber. Entre el artisteo, también se oye decir ¡Cómo está el bacalao!, por significar que el espectáculo está todo él saliendo genial. En te conozco, bacalao, aunque vengas disfrazao, la palabra bacalao puede estar ahí meramente por su rima pero, por lo que sea, entra en una relación de mérito entre lo que vale y lo que no vale y, de ahí, a meterle a alguien la bacalá no hay más que un paso.

El Diccionario del Argot de McGraw-Hill recoge la bacalá como aparato genital femenino. A la Francisca le güele la bacalá un montón. comer el bacalao es hacer cunnilingus. Juan José Antequera Luengo, en sus Modismos comparativos de Andalucía (Sevilla, 2007), recoge el dicho más mierda que el coño de la Bacalá, oído por Juan de la Plata, quien a su vez lo recogió en su Vocabulario jerezano (Jerez, 1991), donde también figura el dicho más mierda que el coño de la Bernarda, siendo la Bacalá una pobre mujeruca de la calle, con fama de sucia, que debió morir alrededor de 1980. bacalada llama el diccionario (desde el de Autoridades) a un bacalao curado, definición que, observa la Academia, no es aplicable entre los pescadores del Sur, donde la bacalada o bacalá es una especie de brótola o pijota, de menor calidad, que secada al sol y puesta en salmuera es muy apreciada por los pescadores. De ese aprecio vendrá el soltar la bacalá, que es soltar dinero. En Jérica, Castellón, la bacalá consiste en el reparto a todos los asistentes, sentados en círculo, de pan, vino, nueces y bacalao. Y forma parte de las fiestas de la Divina Pastora (tercer domingo de septiembre) y patronales de Santa Águeda (5 de febrero), con vaquillas, toro embolao, misa, procesión, ofrenda y bacalá. Que ustedes partan el bacalao y no les den nunca la bacalá.

Páginas consultadas:

Expresiones y refranes . com

Blog 20 minutos . es

Página de Antonio Burgos


 

el vía crucis cervantino por Sevilla

071123 bicicultura

EL VÍA CRUCIS CERVANTINO

de © Julio Domínguez Arjona
El Galeón / La Sevilla que no vemos

Una guía fotográfica
por los 17 azulejos
que la ciudad de Sevilla
dedica a la memoria del paso de
Cervantes por Sevilla.

Vía crucis cervantino en tres etapas

El vía crucis cervantino 1
El vía crucis cervantino 2
El vía crucis cervantino 3

Bibliografía:

Rafael Raya Rasero, Sevilla en dos centenarios cervantinos 1916‑2016

reseña de P.García en ABC

artículo de Paco Correal en Diario de Sevilla

En bicicleta, la ruta se hace en una mañana de 9:00 a 14:00 horas.

Andando, la ruta se hace en dos mañanas o medias jornadas.

Ruta de Cervantes por Sevilla (andando o en bici, plano detalle)

Las menciones a Sevilla en Cervantes fueron registradas en azulejos cerámicos muy bellos que un puñado de notables influyentes por medio del Ayuntamiento mandó poner en la ciudad coincidiendo con el trescientos aniversario de la segunda parte del Quijote y de la muerte de Cervantes, acaecida un 23 de abril de 1616. Esos azulejos, en número de diecisiete, se visitan en el vía crucis cervantino de Julio Domínguez Arjona, quien los tiene minuciosamente fotografiados e ilustrados con las citas literarias correspondientes. De los diecisiete, alguno está en sitio discutible y discutido; otros, faltan espléndidamente, como el de El Jueves, mercado establecido en Omnium Sanctorum en 1292 por el rey Sancho IV el Bravo y que se cita en Rinconete y Cortadillo. LAUS BICI.

SITIO REFERENCIA
de
Sevilla
REFERENCIA
de
Cervantes
los 17
azulejos
01 Plaza Carmen Benítez, Iglesia de San Roque Cristo de San Agustín Rinconete y Cortadillo
02 Encarnación, calle Alcázares Corral de vecinos y comedias
03 San Juan de la Palma, Feria, O.Sanctorum El Jueves Rinconete y Cortadillo
04 Alameda, Trajano, Amor de Dios Calle y Cine Cervantes  
05 Relator, Pumarejo, San Luis, iglesias Sta. Marina, S.Marcos, S.Isabel  
06 Santa Paula Casa y Convento La española inglesa 1
07 Santa Inés, San Pedro, Iglesia de la Anunciación Antigua Universidad Coloquio de los perros 2
08 Plaza Cristo de Burgos, calle Pérez Galdós Casa natal de Velázquez  
09 Alcaicería, Alfalfa La Alfalfa Rinconete y Cortadillo 3
10 Calle Huelva Antigua de la Caza Rinconete y Cortadillo 4
11 Cuesta del Rosario Pescadería y Costanilla Coloquio de los perros 5
12 Plaza del Pan Plaza del Pan Rinconete y Cortadillo 6
13 Entrecárceles, Sierpes Estatua, Cárcel, Casa Papin Varias obras 7
14 Plaza de San Francisco Arquillo del Ayuntamiento Novelas ejemplares 8
15 Joaquín Guichot Antigua calle de Tintores Rinconete y Cortadillo 9
16 Puerta del Perdón, Catedral, Giralda Gradas Rinconete y Cortadillo 10
17 Plaza Virgen de los Reyes Corral de la Jacarandina El rufián dichoso 11
18 Triunfo, Santo Tomás, Arco de la Plata Postigo del Alcázar Rinconete y Cortadillo 12
19 La Moneda, Caridad, calle Núñez de Balboa Puerta de la Aduana Rinconete y Cortadillo 13
20 El Arenal, El Baratillo Malbaratillo, Bodega el Punto Rinconete y Cortadillo 14
21 Betis, Casa de las Columnas, calle Troya Casa de Monipodio Rinconete y Cortadillo 15
22 Contratación, Archivo de Indias Sitios de la Sevilla Imperial  
23 Barrio de Santa Cruz Don Juan, Sta.Teresa, Murillo  
24 Puerta de la Carne, Diputación Antiguo Matadero Rinconete y Cortadillo 16
25 San Bernardo, calle Portaceli, Buhaira Huerta del Rey Rinconete y Cortadillo 17
26 Kiosco de la Buhaira Jardines y Palacio del Rey  

A las 9:00 de la mañana se concentrarán los participantes en la plaza de Carmen Benítez, sector Puerta Carmona. En la iglesia de San Roque está la réplica del Cristo de San Agustín, crucificado a quien la vieja Pipota de Rinconete y Cortadillo confiaba sus velas y devociones. De Carmen Benítez se sale para entrar en el distrito 3 por Puerta Osario hasta la Encarnación, por donde buscaremos en la calle Alcázares una casa corral de vecinos como los teatros de tiempos de Cervantes. Vía San Juan de la Palma, nos adentraremos por calle Feria, donde a los pícaros Rincón y Cortado les recomienda su guía no faltar en día de Jueves. Por Feria se puede, vía Alameda y Trajano, ir hasta el Cervantes, único cine de los de antes que queda en Sevilla, cerca de la calle Cervantes, detrás del instituto San Isidoro. De nuevo en la Alameda, por Relator se encaminará la comitiva hasta el Pumarejo. San Luis adelante, se llega hasta San Marcos y de ahí a Santa Paula, primer azulejo cervantino: La española inglesa. Por Sol, a San Román y Doña María Coronel hasta San Pedro y la Anunciación, antigua Universidad, Cipión y Berganza, y hasta la plaza del Cristo de Burgos, casa natal de Velázquez, y a la Alfalfa, plaza de la Mina, donde entramos en fase peatonal para ver los siete azulejos que desde calle Huelva hasta Joaquín Guichot están en un palmo de ciudad. 10:30. Puede ser la hora de un café o desayuno. Quienes no quieran descansar, pueden hacer en este tiempo una mini vuelta por el centro de Sevilla que les enseñe a unir Plaza Nueva, Magdalena, Campana, Encarnación, Alfalfa, San Francisco, y otra vez Plaza Nueva. A las 11:45 se reanuda la marcha por la escénica calle Hernando Colón hasta dar con la Puerta del Perdón de la Catedral y de ahí por Alemanes hasta Virgen de los Reyes, donde El rufián dichoso recordaba en verso el corral de comedias que ahí había, de la jacarandina. Dejaremos el distrito 4 cruzando la Avenida por el Postigo del Aceite y entraremos en el distrito 1 para cumplimentar los dos azulejos que están en el Arenal, zona de la Caridad y calle Adriano. Las 12:30 en la Bodega San José, de finales del 19, declarada bien cultural, es buena hora para cumplir con el aperitivo. Todavía queda, por Adriano, cruzar el Puente de Triana y por Betis ganar Troya, donde estuvo la casa de Monipodio y volver por San Telmo a los lugares de Indias y al Barrio Santa Cruz, para ganar la Puerta de la Carne, donde estuvo el Matadero y, hacia la Buhaira, el último azulejo: el que recuerda la paliza que en Rinconete le dio el chulo Repolido a Juliana la Cariharta. En los jardines de la Buhaira, pasadas las 14:00 horas, despedida y cierre.

SITIO REFERENCIA de
Sevilla
REFERENCIA
de
Cervantes
los 17
azulejos
01 Plaza Carmen Benítez, Iglesia de San Roque Cristo de San Agustín Rinconete y Cortadillo
02 Encarnación, calle Alcázares Corral de vecinos y comedias
03 San Juan de la Palma, Feria, O.Sanctorum El Jueves Rinconete y Cortadillo
04 Alameda, Trajano, Amor de Dios Calle y Cine Cervantes  
05 Relator, Pumarejo, San Luis, iglesias Sta. Marina, S.Marcos, S.Isabel  
06 Santa Paula Casa y Convento La española inglesa 1
07 Santa Inés, San Pedro, Iglesia de la Anunciación Antigua Universidad Coloquio de los perros 2
08 Plaza Cristo de Burgos, calle Pérez Galdós Casa natal de Velázquez  
09 Alcaicería, Alfalfa La Alfalfa Rinconete y Cortadillo 3
10 Calle Huelva Antigua de la Caza Rinconete y Cortadillo 4
11 Cuesta del Rosario Pescadería y Costanilla Coloquio de los perros 5
12 Plaza del Pan Plaza del Pan Rinconete y Cortadillo 6
13 Entrecárceles, Sierpes Estatua, Cárcel, Casa Papin Varias obras 7
14 Plaza de San Francisco Arquillo del Ayuntamiento Novelas ejemplares 8
15 Joaquín Guichot Antigua calle de Tintores Rinconete y Cortadillo 9
16 Puerta del Perdón, Catedral, Giralda Gradas Rinconete y Cortadillo 10
17 Plaza Virgen de los Reyes Corral de la Jacarandina El rufián dichoso 11
18 Triunfo, Santo Tomás, Arco de la Plata Postigo del Alcázar Rinconete y Cortadillo 12
19 La Moneda, Caridad, calle Núñez de Balboa Puerta de la Aduana Rinconete y Cortadillo 13
20 El Arenal, El Baratillo Malbaratillo, Bodega el Punto Rinconete y Cortadillo 14
21 Betis, Casa de las Columnas, calle Troya Casa de Monipodio Rinconete y Cortadillo 15
22 Contratación, Archivo de Indias Sitios de la Sevilla Imperial  
23 Barrio de Santa Cruz Don Juan, Sta.Teresa, Murillo  
24 Puerta de la Carne, Diputación Antiguo Matadero Rinconete y Cortadillo 16
25 San Bernardo, calle Portaceli, Buhaira Huerta del Rey Rinconete y Cortadillo 17
26 Kiosco de la Buhaira Jardines y Palacio del Rey  

EL VÍA CRUCIS CERVANTINO

DECÁLOGO DE CONDUCTA EN BICICLETA

Más allá del carril bici, la ciudad bici significa usar y compartir responsablemente la estrechura de las ciudades históricas. La Bicicultura es una actividad corporativa y auto convocada por todos y cada uno de los socios participantes, entre sí solidarios y uno a uno responsables de su seguridad y de sus actos.

  1. La bicicultura se hace en régimen de auto convocatoria, respetuosa con el tráfico y sin ánimo de molestar. Los menores vendrán acompañados y bajo responsabilidad de sus padres.
  2. La bicicleta es una jerarquía. Puede, frente a los mayores, burlar obstáculos, automóviles, autobuses y camiones; puede aprovecharse, sin molestar a los peatones, de los pasos cebra; puede permitirse con prudencia, con los frenos en prevención y el pie dispuesto a tierra, algunas libertades.
  3. La bicicleta no puede, en cambio, circular veloz por zonas peatonales; al autobús urbano se le cede siempre el paso; personas mayores, carros de niño y de minusválidos son sagrados. Con los coches de caballos nos consideramos a la par.
  4. A la bicicleta no le sirve de nada tener razón, ni llevar prioridad, ni fiarse a ciegas de semáforos verdes. En bicicleta, carrocería y parachoques son el propio cuerpo y donde está el cuerpo está el peligro.
  5. El lema de la bicicultura es no sudar: la ropa, la de un día de bonito; la actitud, la más elegante y gentil. En zona peatonal, manillar en mano y pie a tierra. Prohibidas demostraciones y carreras, hacer el caballito o la mountain por la aceras.
  6. Atención a la altura y comodidad del sillín (por las calles adoquinadas), presión de ruedas y estado de frenos. Antirrobo, yendo en grupo, no es preciso. Se prohíben antiestéticas cadenas o pitones en bandolera.
  7. Recomendado el uso del casco y prohibido el alcohol en lo que dura la marcha. Convienen macutillo, botella de agua, bimba, gafas de sol y guantes. Valen también teléfono móvil, máquina de fotos, plano de la ciudad y mínimo recado de escribir para tomar notas. La ropa, cómoda, adaptada al quitaipón por el cambio de temperaturas: del frío de las primeras horas al poderoso sol de mediodía.
  8. Los puntos de control marcados en el itinerario servirán doblemente: de reagrupamiento de la marcha y de recogida de nuevos socios.
  9. La marcha se organiza siguiendo al responsable o bicicleta guía. Ante los semáforos, cabeza y cola de la marcha pondrán buen cuidado en andar agrupados y no romper el pelotón. Si alguien se pierde o se queda atrás, la norma será esperar a que vengan por nosotros esperando en el último punto conocido.
  10. Para evitar colapsos de tráfico o la intervención de la Policía Local, el pelotón no debe exceder de veinte ciclistas, dividiéndose si hiciera falta y dejando un espacio prudente entre los grupos.

En todo caso, manda el sentido común y el buen hacer de caballeros y damas ciclistas, espejo y ejemplo de una ciudad que también se mira en sus bicicletas. Feliz bici.

icono-bicicultura