La leyenda del invisible

Invisible.jpg

EL INVISIBLE

.

No es lo mismo dar la vuelta al mundo que darle la vuelta al mundo, pensó el  hombre mirando el mapa de arriba abajo y de norte a sur.

El Norte, disciplina de ganancia y sacrificio y, el   Sur, a aprender o a mamar del sí, boana.

El hombre miró de lado a lado.

Y   vio el Este, de culturas de colores, de  dioses diferentes.

Y vio a su madre ‑tan guapa‑ tan tapada y a su padre ‑tan  galán de ojos azules‑ haciendo de Lawrence de Arabia.

Miró al Oeste.

Se imaginó en la enésima fiebre del oro o    de misionero en las misiones y, francamente, le dio pereza.

Metió las  manos en los bolsillos.

Sus abuelos, el  campo y el ganado.

Miró hacia afuera.

El hijo.

Unas crónicas dicen que se quedó donde estaba y, otras, en el centro, señor.

Hay quien, por eso, le atribuye la   invención del sismógrafo y quien, contra toda lógica, sostiene (versión que nos parece la más fantasiosa y la menos creíble, famélico el Estado del Bienestar) que el hombre se hizo de pronto funcionario.

/ a Alejandro Elías Villalobos /

­


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s