contra Un toro es un toro

Ortografía manifestación pro toros

apostillas a

Juan Antonio Rodríguez Tous. Un toro es un toro:

«EL Pacma[1] ha cosechado casi trescientos mil votos en las pasadas elecciones generales. Es el partido extraparlamentario más votado en España. Es decir: el animalismo se ha convertido en una opción política significativa. De hecho, su apoyo electoral es mucho mayor: la lucha por la mejora de las condiciones de vida de los animales -especialmente de los domésticos- se ha convertido en una causa transversal con la que simpatizan muchos ciudadanos, aunque voten otra cosa. Curiosamente, este aumento progresivo en número de simpatizantes no ha moderado las tesis iniciales del Pacma. Más bien al contrario: las ha radicalizado hasta convertir el animalismo en una ideología rígida inmune a las críticas externas y extremadamente prohibicionista. El Pacma propugna la liquidación de la tauromaquia en todas sus formas y la prohibición de la caza y pesca deportivas. Pero no sólo: en un futuro, también debería acabarse con la dieta carnívora e, incluso, con los derivados animales para consumo humano[2]. No es broma: circula últimamente por la red una campaña animando al consumo de leches vegetales con el argumento de que la leche de vaca es para vacas-bebé (sic)2.

»El animalismo no está exento de contradicciones internas. La primera contradicción está en el mismo concepto de “derecho” aplicado a los animales. Y es que los animales no reclaman, ni conocen, ni ejercen sus derechos. Los que tienen o puedan a llegar a tener son otorgados por el único animal que sabe que no es un animal, es decir, el Hombre. La lucha animalista contra el “especismo” (que es como llaman los animalistas al dominio que ejerce el homo sapiens sobre todas las demás especies animales) es también especista. No puede ser de otro modo: la historia de nuestra relación con el mundo animal es una sucesión incontable de prosopopeyas o personificaciones. Los animales son lo que hemos decidido que sean[3]: dioses benefactores, espíritus malignos, compañeros de fatigas, alimento rico en proteínas. El animalismo reduce la complejidad de nuestra relación con el mundo animal a una única hipérbole sentimental basada en la experiencia humana del sufrimiento. En esta hipérbole reside su segunda contradicción. Los animales -se dice- sufren como nosotros porque son como nosotros. Luego sólo cabría una ética respecto a los animales: evitar su sufrimiento, dejarlos en paz. Pero los animales, ay, no son como nosotros: ellos no se dejan en paz entre sí[4]. Se atacan, se devoran y se inflingen unos a otros sufrimientos incontables. De hecho, mostrar la brutalidad de la vida salvaje incomoda bastante en esta época: dudo que Félix Rodríguez de la Fuente hubiera triunfado hoy en el mundo de los documentales naturalistas. Demasiada sangre, demasiada violencia animal, demasiado regodeo visual y verbal en la muerte.

»En realidad, no existe una única ética relativa a los animales, sino muchas éticas, todas contextuales y diferentes, todas dependientes del tipo de relación que establecemos con ellos. Así, hay una ética cinegética y otra agropecuaria. Hay una ética del animal doméstico y otra del animal salvaje. Sobre nuestra relación con los insectos, nuestra ética es una minima moralia: por ejemplo, animalistas y no animalistas exterminan alegremente a una de las más bellas especies que pueblan el planeta, las cucarachas4. La domesticación es aberrante para un amante de la vida salvaje, pero es la condición necesaria para disfrutar de la compañía de perros o gatos. Y, por supuesto, también hay una ética de la tauromaquia, o tauroética, como escribió acertadamente Fernando Savater. Así, no es equiparable la ética de la domesticación, propia de los animales de compañía, con la ética de la lucha, propia de la lidia. Según la primera, el abandono de un animal doméstico es éticamente reprobable. Para la segunda, el ensañamiento con el toro también lo es. Son contextos diferentes y códigos éticos asimismo diferentes. Un toro es un toro y un perro es un perro.

»La tauromaquia existe por derecho propio[5], con sus códigos y rituales, sus virtudes y vicios. Es un arte difícil, sin duda contrario a uno de los pocos instintos que conservamos[6] de nuestro pasado animal, que es el instinto de supervivencia. Razonablemente, el torero debería huir del toro, un animal formidable que casi lo decuplica en peso y que está poderosamente armado. Pero el torero no sólo debe contener su miedo, sino transformarlo en una búsqueda -muchas veces infructuosa- de la emoción estética. En eso consiste la lidia. Llamar asesinos a los toreros es tan desaforado como afirmar que Adolf Hitler era un tipo guay porque fue un gran amante de los perros.»[7] [Juan Antonio Rodríguez Tous en diarios del Grupo Joly, 07.08.16. In memóriam Ramón Soto Vargas.][8]

NOTAS de eLTeNDeDeRo

[1] Si para enterrar a los muertos cualquiera sirve, cualquiera, menos un sepulturero (León Felipe), para hablar de los toros cualquiera sirve menos taurinos y antitaurinos, puesto que ambos enfocarán el tema interesadamente. No se consulta a los reos ni a los verdugos la pena de muerte.

[2] No es serio. Nada de eso figura en el Programa del Pacma.

[3] La afirmación es comparable a la que, en la actual situación política, dice que es la que los españoles han decidido, con olvido de que cada votante vota un solo partido y es, por tanto, ajeno a si el resultado arroja un amplio abanico parlamentario o si ganó uno por mayoría. Los animales no son lo que hemos decidido que sean. ¿Hemos decidido que los mosquitos nos piquen y nos transmitan la malaria?

[4] ¿…? Se diría que el articulista pica en filósofo y le va la marcha de enredar por enredar.

[5] La tauromaquia es un hecho, una consecuencia, y no un derecho, qué confusión.

[6] ¿Ese plural conservamos me incluye a mí? Incluirá entonces al Pacma, aun a pesar del Pacma.

[7] Diga lo que diga el articulista, el mundo avanza contra los malos tratos, lo cual incluye (aunque no en primer plano habiendo seres humanos que sufren) contra el maltrato animal. También se avanza ‑contra los polis blancos que matan negros y contra el tapadismo islámico‑ por la senda de la igualdad de trato entre razas y de hembras y varones. Un educador que no transmita esos valores no debería tener permiso del Estado para educar.

[8] Termina el artículo y ni una palabra del mundo del dinero y de la sociología de los toros. Nada de latifundios y latifundistas. Nada de gañanes o jornaleros muertos de hambre buscadores de fortuna. Nada de concejalías de turismo. Nada de subvenciones públicas. Ninguna hipótesis de alcance sobre cosos taurinos tan bellos como el Coliseo de Roma, atiborrado de visitas más que la Maestranza, sin sangre ya ni de animales ni de gladiadores, ni vencedores ni vencidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s