Límites de la poesía

La magdalena de Sabina

Una canción anima a usar la prostitución. Atentos a los límites de los letristas:

«Si, a media noche, por la carretera  que te conté,  detrás de una gasolinera  donde llené,  te hacen un guiño unas bombillas  azules, rojas y amarillas,  pórtate bien y frena.  Y, si la Magdalena  pide un trago,  tú la invitas a cien  que yo los pago.»

La diferencia entre verso y letra es que la letra se canta. Atentos, entonces, a los límites de la poesía. Se admiten ideas.

La Magdalena, por Joaquín Sabina

La Magdalena, con Sabina y Pablo Milanés

letra completa


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s