LA CRISIS, LA SALIDA

Nos pasa por hablar de la crisis.

crisis. Momento decisivo. Situación dificultosa o complicada. De las crisis (de amor), se sale, y así dice el PP, por amor al capital, que estamos saliendo de la crisis.

Mejor hubiera sido hablar de recesión. Depresión de las actividades económicas que tiende a ser pasajera. Pero lo de pasajera, diga lo que diga el Diccionario, esconde una idea de progreso que tenemos derecho a poner en duda en nuestras propias carnes y bolsillos.

¿Qué decir, entonces? Lo más correcto es hablar de ciclo económico. (Del griego círculo). Alternancia de las fases expansiva y depresiva en la evolución de una economía.

La economía española ni va salir de la crisis (como se apuntan el Gobierno y el PP) ni va a seguir en crisis (como sostiene el Psoe). De tanto olvidar el análisis de clases, y de tanto meter en el mismo paquete clases sociales que ya no luchaban porque se decretó el fin de la lucha de clases, los medios y los analistas más oficiales, los mismos que nos petardearon con la palabra crisis, nos van a marear ahora deshojando la margarita de un mundo plano. Desde la Ser a la Cope o Radio Nacional: ¿estamos o no estamos saliendo de la crisis?

Ni sí ni no, porque la pregunta está mal hecha. Desde el principio, la que llamaron crisis fue el inicio de ajustes muy complicados en la ciega (y nunca planificada) economía mundial capitalista. Ese capitalismo, que se mueve por interés o plusvalía (no por la patria ni por la creación de empleo, tampoco exactamente por su contrario: la extenuación y el esquilme, que llevarían a la destrucción del modelo), vio pura y llanamente que la mano de obra digamos española (o sujeta al régimen laboral en España) podía conseguirse más barata, en tres pasos: 1º, con mano de obra emigrante (quién no ha empleado a una extranjera que le limpie la casa o le cuide a su persona mayor); 2º, bajando sueldos y prestaciones, el salario social, y 3º, poniendo en fuga inversiones que han ido a países emergentes, hasta que la mano de obra de esos países se encarezca y los capitales emigren otra vez. Ese es el ciclo, Groucho Marx: ¡cambio de pareja!

Ese es el ciclo y España ni sale ni saldrá del ciclo, porque está en él. La mano de obra se ha abaratado, como querían demostrar, y los capitales, como las golondrinas, volverán a la Bolsa y a ganar. Si eso significa salir de la crisis, lleva razón el PP. Y, como la pérdida del bienestar (educación, vivienda, sanidad) deja un paisaje social desolador, también lleva razón el Psoe, quien confunde salir de la crisis con un ciclo que él, como partido, renunció a cambiar desde el momento que renunció a la lucha o, cuando menos, al análisis de clases.

Daniel Lebrato, Ni tontos ni marxistas, 28 de octubre de 2013

Un comentario en “LA CRISIS, LA SALIDA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s