el pesimismo del optimista.

1º Z
1º Zeta

Quedo con dos antiguos alumnos, inquietas briznas de mi esplendor en la hierba. Tema: la actualidad, qué podemos hacer. Hay que alejarse del cuadro si queréis verlo bien, les digo, pensar la deriva de vuestra generación como si no estuvierais embarcados en ella. Veríais el error que cometió el siglo 20 abrazando consignas del amiguito yanqui. No era tan malo el bloque soviético. No era tan malo porque, con sus defectos, supuso un contrapeso a la mercancía única que nos vendían desde el Pentágono. De octubre del 17 a noviembre del 89, que cayó el Muro, echad la cuenta: 72 años tuvo la experiencia hacia el socialismo (más no la dejaron vivir) y eso es muy poco para construir una sociedad nueva si, encima, tienes que dedicar la mitad del esfuerzo económico a una carrera armamentística que no da de comer al pueblo. A esos 72 años, echadles 6 (del 39 al 45) enfrascados en una Guerra entre potencias capitalistas que dejó chica a la Gran Guerra. Y todo para acabar Occidente sacando pecho y dictándonos lecciones de progreso y democracia. Por combatir el marxismo a la soviética, a la estúpida inteligencia estadounidense no se le ocurrió otra que inyectar religión a la región árabe. Fueron la Guerra del Golfo (1990/91), las Torres Gemelas (2001) y la Guerra de Irak (2003/2011), más la Guerra de los Balcanes (1991/2001) hasta desguazar la antigua Yugoslavia en nombre de la Onu y de la Otan con sus flamantes “misiones de paz”. Y el universo islámico en modo yihadista, se dice pronto. Ese es el amiguito que tiene sus bases en Rota y Morón, ese es el socio distinguido y el modelo a imitar. Saliros del cuadro y lo veréis más claro. Saliros también de la reacción Podemos que no ha reaccionado a nada. [Luego me entero de que Pablo Iglesias, empeñado en el copyright de su marca, anda contra Errejón, partidario de Ahora Madrid. Torpe y arrogante el manigero Iglesias, en otro tiempo, portada de un movimiento que encandiló a tres generaciones.] Saliros de la dialéctica del pedid y se os dará. Esa es la trampa, muchachos, quiénes son o somos el Estado del Bienestar, qué se paga con nuestros impuestos y Declaración de Hacienda, qué poder de decisión tenemos para no costear la Casa Real y las fuerzas armadas, la fiesta religiosa y la criatura down que se incorpora a la Sanidad Pública porque su entorno (no el mío) es contrario al aborto. Y echad también en falta una clase como la clase obrera que fue el soporte (como la Urss en política internacional) de la resistencia frente al liberalismo feroz de patronal y empresas que nos metieron en la crisis. A ver qué queda de clase obrera en Construcciones Aeronáuticas o Navantia, con esos Airbus Military y esas fragatas que van a dar a la mar, que es el matar y combatir el paro, a ver qué queda. Y elegidme un ismo, un movimiento, o un grupo social objetivamente interesado en ser sujeto protagonista de un cambio del modelo social. ¿Redes sociales?, ¿oenegés?, ¿estudiantes?, ¿profesionales?, ¿pensionistas?, ¿parados?, ¿las mareas?, ¿el feminismo?, ¿la cultura?, ¿la enseñanza?, ¿el arte?, ¿la ecología?, ¿la emigración? ¿comunidades o minorías?, ¿pensamientos mayoritarios? Al salir de la cafetería, la alameda bullía de carritos de bebé, galgos corredores y bicicletas que te tocan el timbre a nada que pises su carril. De vuelta a casa, me pedí asilo político en mi viejo bar. Y que me vayan dando.

/ a Pedro y Dayamor y a mi 1ºZ /


2 comentarios en “el pesimismo del optimista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s