el balón y la muñeca (Diálogo de Reyes Magos).

Más allá de conquistas cívicas o sindicales, la disparidad de sexos macho y hembra (que es genética y cultivada) sobrevivirá mientras sobrevivan los valores de campo de cada sexo, para entendernos: la separación de infancias entre el balón y la muñeca.

Quienes, bajo el poderoso influjo del marxismo, quisimos la igualdad social, nos apoyábamos en el feminismo como instrumento para superar el patriarcado con sus desigualdades prehistóricas (vale decir: pre económicas). Hoy, aprovechando que el marxismo está en horas bajas (horas bajas inducidas porque el análisis de El Capital sigue irrefutado), el feminismo consiste en que las niñas jueguen al balón y, los niños, a las casitas, pero el ominoso mundo del fútbol, con sus valores machos de fuerza, jerarquía, negocio y competitividad (por no hablar de la violencia) sigue como siguen las muñecas con sus valores hembra de cuerpo objeto, juventud y belleza, más o menos como en tiempos del carpe diem.

En este feminismo creerá quien crea en pedid y se os dará, que esto es la Democracia, y el Estado del Bienestar proveerá. Por eso, la influencia creciente del feminismo en los programas electorales de los partidos, incluso en los más fachas, en las confluencias o en las mareas o en los 8‑M o 25‑N que se vienen dando. Puro desfile de modelos a las urnas con tacones y boquitas pintadas.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s