policías en la tele.

la_pareja_guardia_civil por eleazar.es
foto eleazar.es

Los cuerpos uniformados en España se cuentan por… tantos que no hay manera de averiguar su número. Sea cual sea la cifra, es fácil (y empresarial) calcular su grado de productividad. Desde los cuadrilleros de la Santa Hermandad, de 1476, y desde 1844, que existen las parejas de la Guardia Civil, la rutina de los cuerpos (estatales, autonómicos y locales) se organiza por patrullas o de dos en dos, cuando, en tiempo normal, un único agente se basta y sobra, como se demuestra cuando la seguridad se contrata por la privada, que hay que pagarla. Un motorista de la guardia civil, perfectamente armado y comunicado, ¿necesita su doble para que, mientras presta un servicio, no le roben la moto? Si ejército, policía y guardia civil, con su división de tráfico, se fusionaran en un solo cuerpo que asumiera, además, funciones de bomberos, salvamento y socorrismo y protección civil, ¿cuánto ahorraría España para usos sociales? Estamos hablando de sueldos duplicados, de escalas de mandos que se repiten y, múltiples, los gastos en instalaciones, cuarteles, intendencias y uniformes, cuando no de conflictos de competencias. A esos gastos corporativos, añadan el dinero que se derrama por mantener policialmente estatus políticos, legales o judiciales que podrían revisarse. Casos concretos: ¿Para cuándo la seguridad a cargo de sus convocantes en manifestaciones, eventos religiosos o deportivos? ¿Qué cuesta la guerra al narcotráfico, un fijo en los telediarios de verano, y a quién beneficia la prohibición? ¿Qué cuestan las fronteras valladas con Marruecos en Ceuta y Melilla y, con Reino Unido, en Gibraltar? ¿Qué cuestan las misiones de paz al mandato de Eé Uú, de la Onu, de la Otan y del negocio de la guerra y de la industria de armamento? ¿Para cuándo España, país neutral, con vistas a un día amortizar el ejército como han hecho otros Estados? En vez de someter esas preguntas a la consideración general, lo que se potencia son fuerzas del orden como estrellas máster chefs de la tele, víctimas del vandalismo o del crimen organizado, que piden continuamente más ayuda y más refuerzos. A quienes abrazaron la carrera policial por su supuesta vocación, poco menos que heroica, por servir a los demás, les vemos (el leísmo incluye varones y hembras) exigiendo protección (cuando tendrían que protegernos) contra ilegales, traficantes o delincuentes que no les dejan, Torrente, apatrullar en paz; policías que, con echarle la culpa a las mafias (del narco, de la inmigración), sostienen el discurso del Gobierno, y, normal, que el Gobierno les pague alto para el bajo nivel que se le exige a quienes juraron hacerlo Todo por la patria. Ocurre que, si el telediario recoge el testimonio de quienes pasaban al pie de la noticia del delito o del suceso, por demás te dicen que en España hace falta ¡mucha, mucha, polisía! Está to pensao, colega.

Otro día hablamos de cómo el final del servicio militar obligatorio, escondía fuerzas armadas mercenarias que, ya que lo hacen Todo por la pasta, podrían privatizarse y que las contrate quien sienta la amenaza interior o exterior. La mayoría no tenemos nada que temer ni de Marruecos ni de Portugal ni de Francia. Y desde China o Rusia tampoco es probable que vengan a quitarnos el sueño precisamente esta noche. Es verdad que un atentado suicidista podría sorprendernos el día menos pensado. Pero, si eso pasa, es que el aparato policial también se ha visto sorprendido. Ahorremos, entonces, la parafernalia de despliegues policiales que no sirven para nada e invirtamos en cuidados paliativos o políticas preventivas. A título esencial, son baratas dos medidas: en lo exterior, neutralidad absoluta de España como país no alineado y con renuncia a la guerra en el concierto de las naciones (ya fue así durante la Segunda República) y, en lo interior, el laicismo oficial público y notorio, en las calles y en la enseñanza, más absoluto. España neutral y sin cruces en la solapa dejaría de ser objetivo de extremistas.


□ enlaces:

Estados sin ejército en Quora y en Wikipedia

Países por grado de legalización de las drogas


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s