ética contra Trump

La verdadera moral, como el verdadero amor, no se divide. Quienes dicen ¡Trump no es mi presidente!, sabrán que ‑como en cualquier concurso público‑ el mero hecho de participar incluía la aceptación de las bases. Salvo si la elección estaba amañada, que bien puede ser. Creer en Dios incluye creer en el Diablo. Su país libre y su democracia, ese mundo cargado de marines y misiles ¿no les horrorizaba antes? y ¿ahora, sí? ¿Qué ética es esa?

Quien llora por ver a Trump,
las lágrimas no le dejan ver a Clinton,
que es
de lo que se trata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s