A de Alberti (Roma, peligro para caminantes)

Alberti Roma, peligro para caminantes en la revista Litoral 1974

A DE ALBERTI
Roma, peligro para caminantes

En 1974 la revista Litoral, de Málaga, publicó por primera vez en España Roma, peligro para caminantes, que había visto la luz de la imprenta en México, por Joaquín Mortiz, en 1968. Alberti estaba en Roma en 1957 pero no se instaló hasta 1963 cuando tras su largo exilio argentino decidió retornar a Europa. En Roma pasó con María Teresa León catorce años (1963‑77): «El día 28 de mayo de 1963, después de casi veinticuatro años de exilio en la República Argentina, hacía mi entrada, a través de la inmensa puerta del cielo, en la ciudad de Roma. Yo tenía entonces sesenta y un años. Y unas ansias, unos deseos angustiosos, de sumergirme, de perderme, de estrecharme, hasta desaparecer en aquel complicado y peligroso laberinto de plazuelas y callejones del barrio que elegí como vivienda, el romanesco Trastevere, alegre capital, dentro de Roma, de los gatos». (Discurso en la entrega del Premio Cervantes 1983). Primero viven los Alberti en la vía Montserrate, y luego en la vía Garibaldi: «Fue en Italia donde estudié a fondo la gráfica, los grabados, la litografía, el aguafuerte, donde aprendí a grabar el plomo, una técnica rarísima, que usa muy poca gente, y donde creo que maduré este estilo mío que une la palabra al trazo pictórico. Allí he trabajado muchísimo, y también en una pequeña casa que tenía en un pueblo muy bonito, en donde he hecho prácticamente toda mi obra gráfica y he hecho muchos libros de arte, entre ellos uno muy importante con Miró». (Nostalgias del mar de Cádiz, p. 202)


En 2011 el Ministerio de Cultura digitalizó la edición Litoral de 1974 de Roma, peligro para caminantes y la ofreció en pdf (vale decir en facsímil) en un portal en el que, en principio, no se nos ocurriría buscar un libro: la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica, o sea la revista Litoral en el mismo saco que los diarios de la prensa o publicaciones clandestinas como números del Mundo Obrero. Razón tenía el digitalizador. Roma, peligro para caminantes se publicó el Litoral, como revista, bajo ISSN (International Standard Serial Number, número internacional de publicaciones seriadas: revistas, periódicos, etc.) y no, como libro, con ISBN (International Standard Book Number). Lo cual que, gracias al ISSN, la obra escapa al dominio de los titulares del copyright de Alberti, entre María Asunción Mateo, última viuda del poeta, y su hija Aitana Alberti León. Con ayuda de la Wiki, recordemos que el ISBN fue creado en el Reino Unido en 1966 por las librerías y papelerías W. H. Smith y adoptado como estándar internacional (ISO 2108) en 1970. eLTeNDeDeRo debe el curioso hallazgo de Roma, peligro para caminantes a una consulta casual de nuestro amigo el fotógrafo Aitor Lara. Va por él y para todos ustedes Roma, peligro para caminantes (Litoral, Málaga, 1974) con otros enlaces de su interés.

–Introducción de Ester Hernández Palacios Mirón

–Artículo de Cristina Rocha

–Página del Ies Vallecas, con algunos poemas, fotos e ilustraciones

Cronología de Rafael Alberti en Cervantes Virtual

¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora? (1953) cantada por Aguaviva (1975)

Crónica de una descarga anunciada (cómo se hace)


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s