empresarios y emprendedores.

Sokar

EMPRESARIOS Y EMPRENDEDORES, MONJES Y MONGES


Algún día será cierto que el dinero no da felicidad. Porque la economía mandará en nuestras vidas.


FEDEME son las siglas de la Federación de Empresarios del Metal, de Sevilla. Fedeme fue la primera patronal que se organizó en España, antes que la Ces (Confederación de Empresarios de Sevilla), la Cea (de Andalucía) y la Ceoe. La historia de Fedeme va unida a la Transición Española, momento clave para la economía duramente castigada por la crisis del petróleo y las decisiones del Gobierno central de entonces. El clima de tensión aumentó la conflictividad laboral en las fábricas que se trasladó a las calles, con las poderosas Comisiones Obreras del Metal. En 1975, la tensión laboral en el sector era insostenible: cierran empresas, aumenta el paro y la inflación alcanza el 25%. Ante aquella situación, un grupo de empresas decidieron pasar a la acción. Fedeme 1El impulsor del proyecto fue Juan Salas Tornero, representante de Isa, quien junto a Rafael García Hernández Ros, de Abengoa, organizó una reunión en el desaparecido bar Los Corales de la sevillana calle Sierpes, junto a otros empresarios, quienes decidieron constituirse en patronal el 29 de septiembre de 1976. La principal razón de Fedeme, que representaba el 80% del empresariado, era negociar los convenios colectivos. Cuarenta años después, y en un clima social bien distinto, la revista digital Fedeme publica una entrevista con Fernando Monge Villalobos, hijo de Pilar Villalobos y de Ángel Monge, el mismo que ayer en eLTeNDeDeRo clamaba contra el oro disparatado que ganan los futbolistas del Balón de Oro. Fernando Monge Villalobos figura como CEO de la empresa sevillana Sokar Mechanics, siendo CEO el acrónimo de chief executive officer, oficial ejecutivo en jefe, o sea el jefe o director general, además, en su caso, de fundador de la firma. Lo cual nos lleva a distinguir entre las dos caras de la empresa, cualquier empresa: la cara emprendedora, que investiga y se esfuerza por producir bienes creando empleo, muy distinta del capitalista que invierte equis para ganar equis más equis y puede llegar, como el balón de oro, a amasar fortunas a costa de lo que sea (fabricando armas o lamiendo culos). En la entrevista de Fedeme con FMV ni una sola vez aparece la palaba ‘emprendedor’, hoy tan en uso como eufemismo del se ve que desprestigiado ‘empresario’. Y es que de tanto hablar de las maldades del dinero y de tantas negras historias de corrupción económica alrededor del dinero, se nos olvida que a veces, solo a veces, las primeras víctimas del dinero son quienes parece que corren más tras él. Y no es verdad. Lo mismo que yo, el funcionario de ideas comunistas, rechazo a quien me critica por mi nivel de vida y mi aspecto y mis gustos de buen burgués, así también, en el mundo de la producción de bienes, el dinero (en sueldo, en primas o en cotizaciones) no es más que la traducción en euros o en dólares de actividades tan nobles como escribir poemas o tocar violín pero infinitamente más requeridas por la sociedad y más necesarias para poder vivir: la fabricación de bienes materiales, muy materiales, objetos prosaicos y nada poéticos, eje y norte de la investigación más desarrollo (la I+D). En el pasado, la revolución consistió en la lucha de una clase (la obrera) contra otra (la patronal). A esa lucha (Comisiones Obreras ‑ Patronal), respondió Fedeme.Fedeme 2 Hoy la revolución apunta a políticas de igualdad que borren la división social del trabajo que privilegia a unos y castiga a otros a ser obreros o empresarios de por vida, división social, y es lo más sangrante, que, encima, permite a unos vivir del sector trabajo y a otros del sector ocio, como artistas y balones de oro. ¿Qué mérito económico, productivo para el bien común, tiene meter un gol? Cero cero. Pero también, ¿qué mérito social freír croquetas para tu marido o que te folle un pez?, por decir dos supuestos oficios (ama de casa y prostitución) que, según algunos, habría que retribuir. Sokar y Fernando Monge Villalobos nos espabilan y nos ponen al día en que sigue ahí y sigue haciendo falta el homo faber, el que fabrica objetos, el que nos da las piezas (si es en 3D, y si son piezas biomédicas, ya ni les cuento) que le faltan a nuestra vida. Algún día será cierto que el dinero no da felicidad. Porque la economía, contra el monje bienestarista y contra la monja mentalidad del 15‑M, mandará en nuestras vidas. Y el tiempo libre lo podremos dedicar a escribir prescindibles artículos como este sobre los Monges.

enlaces:

entrevista

Sokar

El balón de oro

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s