festivales de excusas, bienales, esclusas y buenas intenciones.

Tras el 17 Festival de Cine Europeo de Sevilla (su crónica, en Félix Molina, El cine en tiempos de Covid), algunas ideas por si hacen avío para el 18.

Lo primero es: qué falta hace a Sevilla un festival de cine, teniendo ahí los de Huelva, que va por su 46 edición; Cádiz (Alcances, de cine documental), 52 ediciones, o Málaga, 23.

Con los festivales ha pasado como con las universidades: una ciudad sin campus ni festival de cine ni era capital ni era nada. El SEFF de Sevilla, solo por lealtad al Iberoamericano de Huelva, del gran José Luis Ruiz, no hubiera debido nunca convocarse y, menos, pisándole a Huelva sus fechas. Claro que ahí andaba la Seminci de Valladolid, 65 ya, y la agenda saturada.

Si abrir universidades a porrillo fue efecto de las autonomías y acercamiento de estudiantes, lo de los festivales (58 registra la wiki en toda España, más que provincias) es cantidad o calidad para, al final, San Sebastián seguir siendo San Sebastián. ¿Qué falta hacía a Sevilla el SEFF que antes fue de cine y deporte?

En cine, como en vacunas anti Covid (en lo que “vamos juntos” y “cabemos todos”), mandan productoras y distribuidoras que ponen a cada festival en su sitio. A ti te llamaré Venezia, a ti Cannes, a ti Berlín, a ti Donostia, y a ti ¿cómo quieres que te llame, festival mío?

La grandilocuencia del SEFF recuerda al Puerto de Sevilla, mantenido a base de dragado constante y a base de esclusas sin excusa, la nueva tan enorme y para barcos de tal calado que los arroceros de la marisma y estudios de impacto ambiental pusieron el pleito en el cielo por si el arroz saldría ya listo para la paella, salado, y con pescaítos de agua dulce de pronto salados por la entrada del mar hasta la mismísima. La Puerta del Mar, la bautizaron. Nunca ha justificado la inversión que se hizo, estando ahí los puertos de Algeciras, Gibraltar, Cádiz, Rota, Bonanza o Huelva. Claro que Gibraltar y Rota no son exactamente de España y que el corredor Sevilla Cádiz y Sevilla Huelva se hizo pensando en el Ave no en el transporte de mercancías. Muy inteligente en todo, para Andalucía, la inteligencia del Psoe de Andalucía.

Otro día hablamos de la insistencia en Festival como de la insistencia en Bienal de Flamenco en tiempos de pandemia y cómo ni uno ni otro presentan cuentas y balance para que el público sepa, no la entrada en taquilla, el evento en su conjunto cuánto es y quién lo paga.

Los aplausos, al atardecer.

Un comentario en “festivales de excusas, bienales, esclusas y buenas intenciones.

  1. Pues sí, te entiendo, Daniel. Sé por dónde vas. La ciudad de la apariencia descubrió estas cositas para darse lustre. Qué de acuerdo estoy.
    Lo que pasa es que con el Festival este tengo yo una relación de goloso-curioso del cine. Hay películas (buenísimas) que si no fuera por este, o por el antiguo SEFF, no habría visto en mi vida en una pantalla grande (porque te da para otro ‘Tendedero’ el hablar de la distribución (?) aquí en Sevilla del cine). Es un poco egoísta mi planteamiento, pero como al que le gusta el chocolate. Qué le vamos a hacer. Luego, sé que me gustaría (a lo mejor tanto como el chocolate) que las cuentas estuvieran claras. Me agradaría bastante, como ciudadano-pagador.
    Y a ver qué dice la gente. Abrazo (¡y gracias por el enlace!).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s