cumpleanos, sí, cumple anos.

Quien sigue eLTeNDeDeRo de las ideas generales, salte al final, hasta donde dice cálculo[1]. Este preámbulo pide perdón por adentrarse en lo personal y en lo que menos importa y dice así: «Terminados los fastos por mi 63 cumpleaños, es para mí un honor no haber recibido ninguna felicitación de nadie de mi familia. Por ese y otros motivos, voy a crear una Fundación que lleve mi nombre; fundación cuya primera tarea será abrir ‑se está abriendo ya‑ un Centro de interpretación de Daniel Lebrato, a ver si con I+D yo mismo me entiendo. A quienes me felicitaron, otra vez, gracias con un soneto 63 y el que más abajo sigue con su cálculo.»


CÁLCULO

Era la vida un pájaro en su puzle geométrico y cubista. Cumpleaños feliz tan solo con rellenar mi biografía, mi foto y mi perfil en las portadas. Hasta unos rayos equis. Respire. No respire. No respiro. Me operaron de colon, de columna, de rodilla, de un huevo, que en quirófano es escroto (y estar hasta los huevos, hidrocele). No contaré la lucha de las piedras con el riñón, de los riñones con cada uréter, de cada uréter con cada esfínter, de cada esfínter con el váter, del váter con el bidé y contra las tapas, las tapas contra las tapas de los bares de cerveza y caracoles, los caracoles contra las piedras que traerán arena, la arena contra la piedra en los riñones. Del resto, bien está, vamos tirando. Y gracias, no me sonden ni me entuben por indebida parte ni, con las prisas, me incineren vivo.


CUMPLEAÑOS

Las cuentas son que en el armario tienes
más camisas que cuerpo en que ponértelas,
mil rayas que te huelen a pijama.
Si la obra es mala, fíjense el teatro.
La calva, radical y venerable.
Las gafas, de curioso impertinente.
Bastón de caña, lazo y panamá.
Qué tal, señor. Ya ves. Galán de barra,
y otra cerveza mientras, no nos saquen
el hígado a concurso de acreedores.
Mis libros, ese hueco, son la herencia.
Me dicen papi y más, que cumplas muchos.
Velas, las que me echen. Sopla. Soplo.
Vendrán más días y traerán pañales.

Daniel Lebrato, 31 de mayo de 2015

–También puede ver El legado del PP, de Rafa Iglesias

[1] CÁLCULO. Era la vida un pájaro en su puzle geométrico y cubista. Cumpleaños feliz tan solo con rellenar mi biografía, mi foto y mi perfil en las portadas. Hasta unos rayos equis. Respire. No respire. No respiro. Me operaron de colon, de columna, de rodilla, de un huevo, que en quirófano es escroto (y estar hasta los huevos, hidrocele). No contaré la lucha de las piedras con el riñón, de los riñones con cada uréter, de cada uréter con cada esfínter, de cada esfínter con el váter, del váter con el bidé y contra las tapas, las tapas contra las tapas de los bares de cerveza y caracoles, los caracoles contra las piedras que traerán arena, la arena contra la piedra en los riñones. Del resto, bien está, vamos tirando. Y gracias, no me sonden ni me entuben por indebida parte ni, con las prisas, me incineren vivo.

CUMPLEAÑOS

Las cuentas son que en el armario tienes
más camisas que cuerpo en que ponértelas,
mil rayas que te huelen a pijama.
Si la obra es mala, fíjense el teatro.
La calva, radical y venerable.
Las gafas, de curioso impertinente.
Bastón de caña, lazo y panamá.
Qué tal, señor. Ya ves. Galán de barra,
y otra cerveza mientras, no nos saquen
el hígado a concurso de acreedores.
Mis libros, ese hueco, son la herencia.
Me dicen papi y más, que cumplas muchos.
Velas, las que me echen. Sopla. Soplo.
Vendrán más días y traerán pañales.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s