Yo lo flipo

YO LO FLIPO

“Escribo como hablo” fue el lema de Juan Valdés y de escritores en el Renacimiento. Gracias a que escribía como hablaba, nos siguen pareciendo modernas, y no medievales, las Coplas de Manrique. Cuando Bécquer escribió “la humanidad no sepa a dó camina”, ese ya era una trampa para conseguir las 7 sílabas, en vez de las 8 que hubiera dado donde. En Luis Cernuda el uso de tal por como (“tal un dios”), a muchos nos chirría hasta enturbiarnos su lectura, lo mismo en su prosa, Ocnos, como en sus versos. También hay quien se cree que con poner mas por pero (“mas murió allí mismo”) o decíase y hallábase, ya está usando un lenguaje literario o poético. No os lo creáis. Se llama afectación o falta de naturalidad, no estilo. Escribid siempre como habléis pero sin apuntaros tampoco a novedades y neologismos que a lo mejor no cuajan y un día futuro podrían quedarse inentendibles. A la Academia le pasó cuando aceptó en el Diccionario la palabra cederrón. ¿Qué falta hacía? Así, también, con mail, que es correo, pencil drive, que es lápiz (de memoria), y antes con mousse, que se quedó en ratón. La gente que se apunta a la última, en vez de actual, resulta esnob. (Del ingl. snob. Persona que imita con afectación.) Lo digo porque un novelista de última hora ya hace decir a un personaje “lo flipo”, sin duda queriendo imitar la última jerga juvenil o popular. Tened cuidado. El verbo flipar ha sido siempre intransitivo: soy yo el que flipo, el que alucino, el que me admiro de algo (no a ese algo, que sería su complemento directo). flipar. (Del ingl. amer. to flip, agitar, sacudir). Estar bajo los efectos de una droga. Estar o quedar entusiasmado. La gente flipaba con la música. Pronominal. Agradar o gustar mucho. Me flipan las motos. Pronominal coloq. drogarse. Se flipaba todos los días. Quienes “lo flipéis” podéis seguir flipándolo de palabra, pero mi consejo es que no lo flipéis todavía por escrito. Que las palabras vuelan, pero las escritas algo más se quedan. ¡Ah! ¡Y no os droguéis!

Daniel Lebrato, Taller de escritura de 1ºZ, 15 del 4 de 2015

Texto relacionado: Desnudar a la doncella, en WordPress

‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑‑

Y ADEMÁS…¡PONTE LOS CASCOS!

SEPA EL ORIGEN DE LA EXPRESIÓN:
–Hijo, qué de tonterías dices.
Que hizo célebre la madre de Daniel Lebrato.
Óigalo provocar las iras de Carol Marín y de Álvaro Martín
en estos dos programas de Sevilla Web Radio
dedicados a las fiestas de Sevilla,
Semana Santa y Feria (mayores 18 años).

Vínculo a Semana Santa
Vínculo a Feria de Abril

Y TAMBIÉN ESTRENO MUNDIAL DEL CORTO RESUCITADOS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s