pensionistas en el paraíso (doble moral de las pensiones: su solución).

Adán y Eva Alberto Durero Museo del Prado

Una versión dice: las pensiones van de la población activa a la pasiva y dependen de cómo marche la economía del país. Otra versión dice: mi pensión viene de lo que yo ya coticé mientras estuve en activo: es mi plan de pensiones (privado personal e intransferible puesto que cada cotización fue mía y de nadie más).

Vamos a verlo de otro modo, pensándolo al vacío y como la cigarra y la hormiga.

Cada uno de ustedes es Adán o es Eva, primera persona, primera generación que inaugura el sistema de trabajo, el modo de producción. Solo hay presente. Nadie antes había contribuido por usted y usted no está contribuyendo por nadie que venga detrás. En ese cuadro, hoy como ayer, usted sigue siendo la única fuente de riqueza mediante su trabajo.

Ahora viene Dios, patrón que no trabaja, que dice que por el bien de usted va a quitarle a usted parte de su nómina o su paguita con destino (1) a una seguridad social para reponerle a usted en su salud cuando usted se enferme (y así no falta usted a su puesto de trabajo) y (2) a una caja de pensiones para cuando usted envejezca y quede inservible. Si la patronal hace eso (como históricamente ha hecho), eso no cambia la naturaleza del trabajo y del origen de la riqueza. El dinero es suyo, Adán o Eva, y no de Dios, quien (de tanto que hizo) la verdad, la verdad, es que nunca hizo nada.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s