los demás días.

Lola, premio fin de carrera

Recuerdo a Lola en su 3ºD, yo, su profesor de lengua y tutor en la Eso. Recuerdo el grupo, como si lo estuviera viendo, y su mascota: un poto, alguien lo trajo al aula y lo regaba y mantenía. Yo me empeñaba en que probaran a escribir con pluma estilográfica o caligráfica (el manga hacía furor) y que, en todo caso, exploraran nuevas escrituras: la más fina, la del Pilot 0,4 recién inventado. Por el segundo trimestre, estuve más de un mes de baja por esos quirófanos de dios y, al regresar, Lola y Paula, las delegadas, y en nombre de todo el 3ºD, me regalaron un juego de bolígrafos Bic ¡de punta gorda! Sabían que yo veía un Bic en el suelo y lo pisaba como a una cucaracha. El amor es así. Creció el poto y creció el grupo y don Pilot pasó. Mucho antes de la película Los demás días (el 17, en cines), que documenta la labor de una unidad de cuidados paliativos sobre enfermos terminales, aquellos Bics del grupo renacuajo me estaban diciendo: alégrate, profe, porque sigues escribiendo. Gracias, Lola. Y recuerda que nos gradúan un día; los demás días, tenemos que graduarnos solos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s