Emilio Durán

IMG-20151011-WA0000

(Emilio Durán leído por Juan José Perales,
homenaje en Portugal, verano 2015)

EMILIO DURÁN

1.
Era nada más que un hombre,
sucia resaca,
estiércol municipal,
yaciendo en las aceras
de la prisa y el consumo.


 

2.
Traía el ciego mendigo entre sus manos
el sangriento cetro de Tiresias,
la roña milenaria del Mogreb
y la eterna tristeza de ser hombre.
Distante en lengua, en raza y en fortuna
sus ojos me gritaban la limosna
de unas monedas nunca suficientes.
Dios mandó la lluvia entonces,
la festiva lluvia del verano
empapando olivos, naranjos y caminos,
la lluvia que iluminó de gotas de arco iris
las cuencas oscuras de sus ojos,
el agua que igualó -¡olor a tierra!-
mi mano tan cerrada
y la suya suplicando
en las calles mojadas de Souk-el-Arba.


 

3.
La muerte me recuerda
su próxima visita.
Tan verde por el césped,
nos va dejando huellas de su paso:
la derribada hoja,
el anciano al sol,
esa paloma de quebradas alas,
mi memoria de un tiempo
que ya es todo ceniza.


 

4.
Soy pobre,
pues he perdido tu amor.
Toma mi corona de rey
y mis tesoros.
Te pido de limosna que me ames.

Emilio Durán
Emilio Durán, por José Cenizo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s