EL ORO DE LOS TIGRES (el tigre y la cabra y el chaval de Montcada)

Borges en el zoológico de Cuttini. Fundación Internacional J. L. Borges (1)

(Borges en el zoo de Cuttini. Foto Fundación Borges)

EL TIGRE Y LA CABRA Y EL CHAVAL DE MONTCADA
El oro de los tigres

Érase una vez un tigre en un campo de safari ruso. Era la hora de almorzar y el tigre tenía mucha hambre. El menú de aquel día cuidadosamente servido por sus mantenedores fue una pobre cabra. Y he aquí que el tigre no solo no se la comió, sino que se hicieron amigos la cabra y el tigre. Érase otra vez un chaval de Montcada, Barcelona, Sergio, de veinte años. El joven salió un día en defensa de otro chaval que estaba siendo víctima de una paliza y la paliza se la dieron a él. Encima, la pelea era una broma, un juego de rol, y ahora está en coma profundo. Entre Sergio y sus agresores, la cabra y el tigre, nos quedamos con Sergio y con el tigre. La humanidad es una categoría mutable. Occidente está hecho polvo y las moralejas andan locas. No es probable que nadie levante una pancarta diciendo (como todos fuimos Charlie Hebdo o ahora todos quieren ser París), no Todos somos Sergio (que sería muy fácil), sino Todos hemos pegado patadas en la cabeza a Sergio, que es lo que hemos hecho en tanto cómplices de esta sociedad basura y de los valores que se despachan. Yo he pegado a Sergio. No soy más humano que el tigre, el preferido de Borges.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s